Despliega el menú
Aragón

Baja el consumo de gas y se disparan las ayudas para pagar el recibo

La necesidad de ajustar la factura de la calefacción ha hecho que repunte el consumo de butano y otros sistemas.

El gas bajará un 8,5%
Baja el consumo de gas y se disparan las ayudas para pagar el recibo

Con la llegada del frío muchas familias aragonesas estarán empezando a hacer cálculos sobre su gasto en calefacción durante los próximos meses. Y a todas luces parece que, en muchas casas de la Comunidad, se ha acabado el hábito de tener la calefacción encendida a todas horas.

El consumo de gas natural en Aragón volvió a descender el año pasado y todo apunta a que lo seguirá haciendo durante el presente 2015. Y, aunque algunos representantes del sector liguen parte de este efecto con la mejora en eficiencia energética de muchos hogares y nuevas opciones en alza como calderas de biomasa o las bombas de calor, la gran mayoría señalan que se ha reducido notablemente el consumo con el ánimo de rebajar también el recibo.

En concreto, durante el año pasado el gasto de gas natural de los hogares se redujo en un 10% hasta quedarse en 2.607 gigavatios hora. Un porcentaje que aunque pueda no parecer excesivo -ya que puede fluctuar en función de las temperaturas- es el cuarto año consecutivo que se produce. Y todo ello contando con que las mejoras de muchas viviendas y la llegada del gas canalizado a nuevos núcleos ha elevado la cifra de clientes en Aragón de 184.000 en 2009 a más de 215.000 en la actualidad.

Asociaciones y colectivos sociales indican que esta situación repercute especialmente en las familias con menos recursos, para las cuales la falta de dinero para calentarse y pagar el recibo de la luz se ha convertido en un problema que llega ya a situar las ayudas que se solicitan por este motivo como las segundas solo después de las de alimentación. Ya a finales del año pasado un estudio realizado por la Cátedra Zaragoza Vivienda situaba en más de 26.000 el número de familias que sufrían pobreza energética, y las cifras parecen no haber caído durante lo que va de año.

“A falta de cerrar los últimos solicitantes y lo que pueda venir en diciembre, nuestra percepción es que se ha avanzado poco en este aspecto, que se ha revelado como un nuevo tipo de exclusión durante la crisis económica”, explican desde Cáritas, organización que el año pasado solo en la provincia de Zaragoza entregó 2.193 ayudas para suministros (luz, agua, gas), un 44% más que en 2013, y constató la “presencia significativa de hogares con imposibilidad de hacer uso del sistema de calefacción de gas por no poder hacer frente al pago de su consumo”.

A este respecto las ayudas de urgente necesidad que entregan los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza también se han disparado, especialmente en lo que va de año. Según los datos ofrecidos por el consistorio, hasta el pasado miércoles el Ayuntamiento había otorgado a 814 familias ayudas para pagar el gas por un importe total de 112.099 euros, casi un 220% más que las concedidas durante todo el 2014.El consumo de butano vuelve a subir tras años a la baja

Y en todo este paisaje aparece un antiguo conocido naranja que parecía estar condenado a un uso cada vez menor. Las ventas de botellas de butano han vuelto a crecer en los últimos tres años en Aragón después de caer de forma continuada desde que el gas o nuevas opciones más seguras le ganaran terreno.

El año pasado por ejemplo se vendieron casi 10.200 unidades, la cifra más alta desde 2010. Un aumento que las asociaciones acostumbradas a colaborar con familias es riesgo de exclusión vinculan a un repunte de su uso en algunos hogares para ahorrar un gasto mayor.

“Pese a que el precio de la bombona ha bajado mucho durante los últimos años, a la larga no supone tanta diferencia con respecto al gas, lo que sí es seguro es que por su formato te permite controlar mucho mejor el gasto. La bombona dura lo que dura y la puedas abrir o cerrar de forma cómoda”, explica José María Marcén, presidente de la Asociación Provincial de Fontanería, Calefacción y Afines (APEFONCA), quien recalca no obstante que ahora mismo el gas canalizado es el sistema más cómodo, e indudablemente también más seguro que el butano.

En torno a esto la seguridad es otro de los factores importantes. Según un estudio de la Fundación Mapfre, en los últimos dos inviernos han fallecido en Aragón once personas en incendios en sus hogares, en la mayoría de casos por sistemas de calefacción deficientes. “Con la llegada del frío tenemos salidas por escapes de gas o problemas con el butano de forma continuada, aunque también hay que decir que en muchos casos son falsas alarmas que han sido avisadas por los inquilinos”, explican desde Bomberos de Zaragoza.

Repsol Butano, en huelga en Navidad

Precisamente serán los usuarios de butano los que tendrán que hacer acopio -y sus distribuidores- durante las próximas fechas.

Fitag-UGT ha convocado un calendario de huelgas en Repsol Butano ante la incertidumbre sobre cómo puede afectar la reducción de plantilla anunciada por el grupo a la división para las fechas del 24 de diciembre al 11 de enero, del 25 de enero al 15 de febrero y del 21 de marzo al 4 de abril.

El motivo de la huelga se debe a que Repsol ha decidido enajenar al 75% de los clientes del gas canalizado, lo que "supone una merma en su capacidad de almacenamiento y de movimiento del propano de más del 50% y esto conlleva una reestructuración de plantilla muy importante", según explican fuentes sindicales, que concretan que en Aragón esto podría afectar a 22 empleados que siguen en plantilla de la división y más de cien empleos indirectos entre distribuidores y comercializadores.

Etiquetas
Comentarios