Despliega el menú
Aragón

El crecimiento de las pensiones anula la primera 'alegría' de la Seguridad Social

Los ingresos de la Seguridad Social vuelven a crecer por primer vez desde la crisis pero lo hacen 20 veces menos que las pensiones

La Seguridad Social gana 563.965 afiliados en 2018 y supera los 19 millones de cotizantes
El crecimiento de las pensiones anula la primera 'alegría' de la Seguridad Social
EP

Las cuentas de la Seguridad Social parecen estar notando al fin la recuperación económica, aunque al igual que a muchas familias y empresas, esta no es todavía suficiente para cuadrar los saldos.

2015 va camino de consolidar el aumento en los ingresos de la Tesorería de la seguridad social en Aragón por primera vez desde el comienzo de la crisis. Hasta el mes de septiembre, los entrada de dinero para sostener el sistema de pensiones ha conseguido un exiguo pero simbólico avance del 0,6%, principalmente gracias a la subida de las cotizaciones de los trabajadores en activo y parados que cobran prestación en la Comunidad.

En total,1.600 millones de euros obtenidos por esta vía que, sin embargo, siguen estando muy lejos de cubrir el déficit existente a la hora de pagar las pensiones y otros subsidios, cuyo pago supuso un gasto durante los nueve primeros meses de 2.859 millones.

La encrucijada es clara, y así lo analizan también los expertos, que achacan este problema a la devaluación salarial. En su análisis sobre los presupuestos del Estado para 2016, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), organización que publica regularmente análisis sobre el estado de las cuentas públicas, señalaba que la contención salarial ha supuesto “una penalización tanto por la vía de caídas en ingresos derivadas de una menor actividad como por unos mayores gastos asociados esencialmente al deterioro del mercado laboral”.

En otras palabras, que la mejora del empleo por la vía de contratos más bajos y con menos horas no da para cubrir un sistema cuyos gastos siguen creciendo. Algo a lo que además se suman bonificaciones como la tarifa plana para autónomos o la exención de cotizar por los primeros 500 euros en los nuevos contratos de trabajo de carácter indefinido. Todo ello redunda en que el Gobierno vaya camino de no cumplir con sus previsiones marcadas en los presupuestos de este año, donde vaticinaba un incremento de los ingresos por cotizaciones a la seguridad del 7% en toda España que, de momento, se ha quedado en apenas un 0,4%.El gasto en pensiones crece cuatro veces más que los ingresos

El caso de Aragón es un ejemplo claro sobre este efecto. De un año para otro, la Comunidad ha conseguido ganar más de 14.100 nuevos cotizantes, un repunte del 3% que no es equivalente al 0,6 visto en los ingresos por las retenciones a los trabajadores.

Por contra, el gasto en pensiones y otras prestaciones sí que continúa con su línea habitual y ha aumentado en 65 millones en lo que va de año. Una situación que es similar en las cuentas de todo el Estado, pero que se agrava en autonomías más envejecidas, como la gallega, la asturiana o la aragonesa y que está haciendo recurrir al Gobierno de forma reiterada a la llamada 'hucha de las pensiones', el remanente acumulado cuando los ingresos eran superiores a los gastos, algo que no ocurre desde antes de 2006.¿Cambio en el modelo de financiación?

Por eso desde el pasado verano el Gobierno Central ha vuelto a abrir la puerta a una posible reforma del modelo de financiación de las pensiones.

Hasta ahora, el sistema español se basa en la denominada 'solidaridad intergeneracional' que, grosso modo, implica que los trabajadores actuales sostienen las pensiones de los ya jubilados. Un modelo que se ha puesto en discusión en multitud de foros por su insostenibilidad en los últimos años.

Así, en una de sus últimas comparecencias, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, invitó a comenzar a plantear ante el Pacto de Toledo la posibilidad de que algunas de las pensiones contributivas dejen de sostenerse por cotizaciones para pasar a ser sufragadas mediante impuestos.

"Evidentemente, las pensiones de jubilación e incapacidad tienen condiciones para su mantenimiento como esencialmente contributivas. Se podría centrar el debate en muerte y supervivencia", aseguró el Secretario de Estado, haciendo referencia a que serían las de viudedad y orfandad, que en Aragón tiene un gasto aproximado de 45 millones mensuales, las que encontrarían en los impuestos su nueva vía de financiación.

Etiquetas
Comentarios