Despliega el menú
Aragón

Rivera apuesta por la regeneración, cambios en la economía y recuperar los valores cívicos

El líder de C’s ofrece en Zaragoza dos grandes pactos: educación y la racionalización de horarios. Aboga por la reforma constitucional para definir un Estado "con competencias exclusivas claras".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención.
guillermo mestre

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, basó su "proyecto común para España" en tres grandes bloques: regeneración democrática, cambios en la economía y en el modelo social y recuperación de los valores cívicos. Y dentro de "estos pilares" propuso suprimir las comarcas y diputaciones, equiparar las competencias autonómicas, un pacto por la educación, reforma del mercado laboral, desvincular el poder judicial del político y recuperar los valores cívicos de libertad, igualdad, unidad, solidaridad y modernidad.

A grandes rasgos, Rivera desgranó ayer en Zaragoza su propuesta de "modelo de Estado", con un programa de "cambio tranquilo", como él mismo lo definió, en un foro organizado por HERALDO DE ARAGÓN. En un guiño electoral, puso en valor la reconciliación y la transición iniciadas por Adolfo Suárez, la modernización y el estado del bienestar impulsados por Felipe González y el crecimiento y el progreso de la etapa de José María Aznar. Precisamente, con este reconocimiento abrió su intervención y marcó la equidistancia entre la derecha y la izquierda para reclamar el centro político español. El espacio que él considera imprescindible para "liderar un cuarto proyecto de España, en estos tiempos complicados en los que está amenazada la unidad y en los que cunde la corrupción".

Rivera, que hizo gala de su condición de catalán y español durante su discurso, consideró imprescindible para la regeneración democrática una nueva ley de partidos y otra ley electoral. Y apostó por reformas a fondo en el conjunto de la administración pública: suprimir las diputaciones y las comarcas, mejorar la financiación de los ayuntamientos y de las competencias autonómicas, para las que abogó una reforma de la Constitución que cierre el techo y equipare a todas las comunidades y configurar un Estado con competencias exclusivas claras. Estos cambios, aseguró, supondrían un ahorro entre 7.000 y 8.000 millones, lo que serviría "para rebajar el IRPF a la mayoría de los españoles".

Durante su intervención, reivindicó los principios de Montesquieu para apostar por cambios en la Justicia y hacer efectiva la separación de poderes entre el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Y seguidamente ofertó un "gran pacto por la educación" para "mirar hacia el futuro". Una inversión, añadió para "tener mejores profesionales, mejores empresarios y potenciar la capacidad de competir mejor. Es una palanca de cambio y es fundamental para ser libres e iguales".

En el ámbito económico fue directo al grano: contrato único, reforma del mercado laboral, complementos de mejora salarial, ley de segunda oportunidad, ayudas en I+D+i y un pacto para racionalizar horarios y lograr la conciliación de la vida laboral y familiar. El objetivo, matizó, es mejorar la calidad de vida y ganar en competitividad. Sobre los impuestos apuntó a homogeneizar el de Sucesiones y Donaciones en toda España, retocar el de Patrimonio y rebajar el IRPF, aunque no precisó más.

El tercer bloque del proyecto de Rivera está sustentado en la recuperación de los valores cívicos. "Hay que poner de moda la libertad, la igualdad, la unidad, la solidaridad y la modernidad", enfatizó. Hizo hincapié en que son "estos valores los que hay que poner frente al secesionismo, que en Cataluña se está utilizando para tapar la corrupción. Pero los independentistas no van a lograr nada. España no se rompe, no se negocia y no se juega. Es el momento de ir unidos, en España y en Europa, para avanzar y para combatir el terrorismo".

Sobre la masacre de París, Rivera, que se proclamó contrario a la guerra, admitió una "intervención como mal menor en el marco de la OTAN y de la ONU". Anunció que C’s se va a adherir esta semana a los pactos ya suscritos por PP y PSOEcontra el terrorismo y contra el yihadismo. "Hay que mojarse", dijo.

Asimismo, Rivera aseguró que no estará en un gobierno que no presida, pero apostó por los pactos y la estabilidad. Y concluyó diciendo: "Nada es imposible, ni sentar en la misma mesa a PP, PSOE y al resto de partidos", en clara alusión a sus opciones ante las generales del 20-D.

Etiquetas
Comentarios