Despliega el menú
Aragón

La DGA reabre la excavación arqueológica en el yacimiento de los cascos de Aranda

El informe final de los especialistas, que terminarán el trabajo en los próximos días, podría acelerar el cierre de la instrucción del caso por el expolio, exportación y venta de las piezas celtibéricas.

Un yacimiento excepcional.
Un yacimiento excepcional.
Heraldo

Arqueólogos de la DGA están trabajando en el yacimento de Aranda de Moncayo relacionado con el caso de los cascos celtíberos expoliados. Según fuentes del Gobierno de Aragón, "las excavaciones terminarán en breve, en cuestión de días".

"En este momento, el caso está en fase de instrucción del juzgado de La Almunia de Doña Godina –añaden dichas fuentes–. El juez solicitó un informe pericial-judicial que la DGA acordó hacer. Para este, se requería una excavación de la que obtener información y que acompañara el informe. En un principio, esta excavación estuvo paralizada, pero se ha desbloqueado y está en marcha". Al parecer, y según otras fuentes, la paralización fue por razones económicas, porque no se disponía de presupuesto para la maquinaria necesaria en los trabajos. Una vez retomados, y al estar todo el caso bajo secreto, no se avisó del reinicio de las excavaciones al Ayuntamiento de Aranda de Moncayo, que hace unos días vio con sorpresa cómo una pala excavadora trabajaba en el yacimiento e incluso llegó a denunciarlo. Aclarado todo, los trabajos han continuado sin problemas.

Desde la DGA no se revela qué se está buscando en las excavaciones arqueológicas, pero se advierte que "cuando terminen y se envíe el informe a su señoría, esta cerrará la instrucción y se verá si hay un auto de procesamiento o un sobreseimiento". Es decir, que el informe de las excavaciones marcará una nueva etapa en todo el proceso. Sin embargo, según ha podido saber HERALDO, el informe de las excavaciones no va a ser suficiente, ya que el juzgado pidió a principios de verano algunas pesquisas a la Guardia Civil, algunas de ellas de cierta complejidad, como averiguar qué bienes de la colección de Alex Guttman tienen procedencia española, o conocer la identidad de todos los compradores de los cascos subastados en Alemania y Gran Bretaña.

En cualquier caso, la realización de excavaciones arqueológicas (que, según algunas fuentes, están arrojando "resultados muy interesantes") es la principal novedad o, al menos, la primera que trasciende, desde que en febrero pasado la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón presentara en el juzgado de instrucción número 2 de La Almunia el informe pericial sobre las operaciones policiales Helmet I y II, por el expolio de los cascos celtíberos.

El informe será uno de los instrumentos clave en todo el proceso. Es un volumen de 1.000 páginas impresas, con más de 200 gráficos, planos y mapas; y una memoria USB en la que se incluyen 9.264 páginas de información (una por cada una de las piezas incautadas) y 4.392 fotografías.Operaciones de la Guardia Civil

La presentación del informe en el juzgado se produjo apenas unos días después de que este decretara el sobreseimiento provisional de la causa abierta a raíz de la operación de la Guardia Civil denominada Helmet II.

Al parecer, la decisión del juzgado se basaba en que no se habían podido establecer suficientes nexos entre Ricardo Granada (el detenido en la Operación Helmet I y presunto descubridor de los cascos) y Mariano Ostalé, detenido en la Operación Helmet II. La decisión fue recurrida, y se estimó, con lo que todo quedó como estaba, pero venía a confirmar las dificultades de la DGA y el Ayuntamiento de Aranda para identificar y sancionar a los responsables del expolio; y, sobre todo, para recuperar las piezas.

El caso había tenido una vuelta de tuerca previa cuando, a mediados de diciembre pasado, un zaragozano que quería mantenerse en el anonimato entregó en el Museo de Zaragoza un casco celtíbero que presumiblemente pertenece al lote encontrado hace décadas en Aranda. La pieza, al parecer, se encuentra muy deteriorada y carece de la belleza y el acabado de las vendidas en Alemania, restauradas por profesionales expertos para el coleccionista alemán Axel Guttmann. El casco ha sido estudiado por los dos arqueólogos a los que la DGA ha encargado el caso (desde el informe a la actual excavación). Pero no han trascendido sus conclusiones; algunas fuentes señalan que la pieza "podría no ser original".

Mientras, en Aranda se ha trabajado en la recuperación del pasado celtíbero de la localidad e incluso se ha preparado un museo con reproducciones de armamento de la época siguiendo las técnicas que utilizaron los celtíberos.

Etiquetas
Comentarios