Despliega el menú
Aragón

El resurgir del festejo taurino

Tras un sexenio de claro retroceso en Aragón, crece el número de festejos populares y se mantiene el de espectáculos mayores.

Los festejos taurinos reviven
Los festejos taurinos reviven

Contra todo pronóstico, el número de festejos taurinos en Aragón no va a menos, sino a más. Así se recoge en los datos facilitados por el Gobierno autonómico sobre la recién concluida temporada, que muestran cómo este tipo de espectáculos han comenzado a remontar tras un sexenio de notable y continuado retroceso. 

La dosis de festejo popular ha alcanzado los 1.060 actos (11 más que en 2014). Por provincias, destaca el crecimiento de Zaragoza, que ha pasado de albergar 620 a 624, y de Teruel (398 por 413). Como contrapunto, Huesca, que ha experimentado un considerable bajón (31 por 23).

Por su parte, los festejos mayores (corridas de toros, rejoneo, novilladas con y sin picadores, festivales, espectáculos mixtos, becerradas y toreo cómico) se han mantenido en 49 actos. La provincia de Zaragoza ha crecido levemente respecto a 2014 (19 por 22), mientras Teruel (21) y Huesca (6) se mantienen prácticamente estables. 

Atrás quedan los tiempos previos a la crisis económica, allá por 2007, cuando en territorio aragonés tuvieron lugar 1.185 festejos populares, y los mayores sumaron más del doble (107) que en actualidad. Sin embargo, este 2015 ha puesto fin al desplome para dar paso a una estabilidad predominante en toda España, a pesar de ser un año marcado por las intenciones prohibicionistas de algunos partidos.

En la coalición de izquierdas que gobierna la Comunidad, el PSOE está solo en su "respeto absoluto a la tauromaquia, a las corridas de toros y a la libertad de cada ciudadano para decidir" frente a Podemos, CHA e IU, que han expresado por activa y por pasiva su contraria postura a los espectáculos con animales.

No menos compleja es la situación en los ayuntamientos de Zaragoza (ZeC, PSOE y CHA), donde el alcalde Pedro Santisteve aboga por la "modificación de la ordenanza municipal para lograr la prohibición de los espectáculos que no estén amparados en un ámbito legislativo superior"; y de Huesca donde, tras la investidura del socialista Luis Felipe (apoyado por Cambiar Huesca y Huesca Sí Puede), surgió una polémica que todavía perdura.

Solo el Ayuntamiento de Teruel (PP) se mantiene al margen de los continuos tiras y aflojas políticos en torno al mundo del toro, si bien la situación podría cambiar en función del nuevo alcalde. 

Etiquetas
Comentarios