Despliega el menú
Aragón

Francia había decidido antes del atentado aumentar los controles en los Pirineos para prevenir la amenaza terrorista

Más de 2.000 transportes diarios se pueden ver afectados solo en los pasos de Aragón.

El túnel de Bielsa vuelve a cerrarse durante  dos meses y medio por obras de mejora
El túnel de Bielsa vuelve a cerrarse durante dos meses y medio por obras de mejora
M. P.

A partir de este viernes, los transportistas, viajeros o vecinos que crucen desde Aragón hacia Francia se encontrarán con más controles de los habituales.

El Gobierno francés ya había decidido antes del atentado mantener esta medida hasta el 13 de diciembre los controles en sus fronteras con motivo de maximizar la seguridad durante la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático (COP21) que acogerá París dentro de dos semanas. Una cita a la que acudirán unos 120 presidentes de gobierno y jefes de Estado y que ha llevado al país galo a acogerse a una opción excepcional que prevén los acuerdos de Schengen con el objetivo de controlar de mejor modo la entrada en su territorio para prevenir cualquier riesgo, debido al “contexto de amenaza terrorista o riesgo de perturbación del orden público que podría empañar este gran evento internacional”, según explicó hace unos días el ministro francés del interior, Bernard Cazeneuve, a la agencia AFP.

Según explican desde el Consulado francés en Zaragoza, en la práctica esta medida se trasladará en que habrá bastante más seguridad en todos los pasos fronterizos, requiriéndose la documentación de forma aleatoria o sistemática, en función de cada momento, aunque los ciudadanos españoles podrán seguir cruzando la frontera, “sin ningún problema”, presentando el DNI en vigor.

La decisión augura sin embargo problemas por retenciones en los pasos fronterizos entre el país vecino y Aragón, donde en estas fechas pasan cada día entre 1.500 y 2.000 vehículos, un 15% de ellos camiones y, sobre todo, en los pasos por La Junquera, en Gerona, e Irún, la ruta que toman la mayoría de los transportistas que parten desde Zaragoza rumbo al sector central del país galo o a otros países de Europa, y por donde pasan más de 20.000 camiones diarios.

“Si los controles son exhaustivos y se pide la documentación a todo el mundo, lo más normal es que se produzcan retenciones importantes”, explica César Soriano, presidente de la Federación de Empresas del Transporte de Aragón, que explica que solo han recibido información sobre este proceso a través de otras organizaciones de transportistas de Francia y no por ninguna comunicación oficial.

En la provincia de Huesca y las comarcas altoaragonesas, donde existe un tráfico constante por los tres pasos del pirineo aragonés -los túneles de Bielsa y Somport y el Portalet- la sensación es similar. “Por el tráfico que hay en estas fechas y el que de normal tenemos en los pasos aragoneses hay que pensar que no debería haber mayor problema, pero sí que es llamativo que esta situación se alargue durante un mes entero”, comenta Fernando Oliván, presidente de la Federación Empresarial de Transportes por Carretera de la Provincia de Huesca, donde se cree que los inconvenientes se acrecentarán en cuanto comience la temporada de esquí, prevista en algunas estaciones para antes de final de mes y de forma especial durante el puente de la Constitución, cuando se espera que haya un importante flujo de transporte de viajeros tanto en coches particulares como en bus.

“Los que trabajamos en un túnel que conecta España y Francia tendemos a pensar que ya no existen fronteras, pero de vez en cuando nos recuerdan que las sigue habiendo”, reflexiona Andrés Olloqui, director del túnel de Bielsa, que aunque en noviembre no registra demasiado tráfico -unos 650 vehículos diarios- aumenta su tránsito con la apertura de las estaciones de esquí y las actividades de invierno.El acuerdo Schengen y sus restricciones

Firmados en 1985 por Francia, Alemania Occidental y el Benelux, los acuerdos de Schengen tienen la intención de eliminar los controles en las fronteras comunes y establecer un sistema de libre circulación de personas.

Su puesta en marcha llegó diez años más tarde, en 1995, creándose el Espacio de Schengen que comprende ahora 22 de los 28 estados de la Unión Europea -entre ellos España- y cuatro países de fuera: Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein. Su principal efecto es que se elimina todo control de la tierra, mar o aire de las fronteras entre los dos países que pertenecen a este espacio para el tránsito de personas, aunque entre sus cláusulas se recoge que, tal y como se ha acogido ahora Francia, un estado puede restablecer temporalmente los controles fronterizos en circunstancias excepcionales en caso de "amenaza grave para el orden público y la seguridad interna".

La decisión de Francia, pese a ser importante por su extensión, no es ni mucho menos nueva. De hecho, este mismo año el gobierno alemán también introdujo controles en sus fronteras entre el 26 de mayo y el 15 de junio, y, debido a la crisis de los refugiados el debate ha vuelto a estar sobre la mesa en varias ocasiones, aunque en este caso el Ejecutivo francés ha asegurado que la actual situación se debe exclusivamente a mantener la seguridad en torno a la Cumbre del Clima.

Para los transportistas aragoneses acostumbrados a tener que circular por los pasos del Pirineo oscense, las restricciones del próximo mes tampoco supondrán, según señalan, un problema mayor a los habituales cortes del tráfico que cada invierno suelen ser habituales en los túneles o en el Portalet. Sin ir más lejos, el pasado mes de febrero estos tres accesos estuvieron cerrados de forma simultánea por incidencias en el lado francés, obligando a muchos transportistas a recorrer más de 300 kilómetros hasta llegar a los pasos de Irún o La Junquera.

Etiquetas
Comentarios