Despliega el menú
Aragón

El autoconsumo en zonas remotas aumenta un 40% en Aragón en un lustro

Cada vez son más las granjas, empresas y huertos que utilizan este sistema en la Comunidad.

Un momento de la visita a la nueva instalación.
En marcha una planta fotovoltaica capaz de abastecer a toda la comarca
PATRICIA PUÉRTOLAS

2015 va camino de cerrarse como un año nulo para el avance de la energía fotovoltaica en Aragón. Tras varios años en los que la implantación de esta tecnología ha ido creciendo a un ritmo de un 10% anual debido a las facilidades dadas por los anteriores gobiernos para su instalación, la reforma energética llevada a cabo por el Ministerio de Industria ha comprometido la rentabilidad y, sobre todo, los tiempos de amortización, de aquellos que una vez apostaron por obtener energía para autoconsumirla o venderla a partir del sol.

Sin embargo, existe un campo que por su necesidad no ha dejado de crecer tampoco en las peores épocas. Cada vez son más las granjas, empresas y huertos que utilizan instalaciones fotovoltaicas aisladas para nutrirse de energía en zonas donde no llega la red eléctrica. Un método que aunque también es autoconsumo, no se ha visto lastrado por el reciente Decreto lanzado para Industria que, no obstante,sí que ha cargado con peajes a aquellos sistemas que además de obtener energía por vía solar, estaban conectadas a la red.

En los últimos cinco años, las instalaciones aisladas han crecido un 40% en Aragón, pasando de aunar una potencia total de 2.190 kilovatios en 2010 a 3.637 este año, especialmente por su aplicación en el mundo agrario, donde proliferan estos sistemas sustituyendo a lo que antes se lograba por gasóleo, tanto para obtener energía como para conseguir calefacción.

Un ejemplo de este tipo se encuentra en La Almolda, junto al Canal de Sástago, donde la Comunidad de Regantes de Montesnegros instaló hace tres años un sistema de placas fotovoltaicas que les permite ahorrar energía y agua que antes se perdía debido a los cortes del suministro eléctrico. Ahora, combinan la energía solar, que se almacena también en baterías, con la convencional de la red.

“Con este sistema lo que conseguimos es sobre todo ahorrar debido a que los regantes necesitamos una gran potencia, pero solo la utilizamos en los meses de riego”, explica el secretario de la Comunidad de Regantes, Carmelo Lorente.

Otro caso más reciente es uno que ha significado un récord europeo por su dimensión. Desde el mes de junio en Lucena de Jalón, en la Comarca de Fuendejalón, veinte hectáreas de frutales mantienen su sistema de riego por goteo mediante otra instalación de 252 panelas que lo hace completamente autónomo, convirtiéndose en el riego solar más grande de Europa.“El sistema no depende de nadie. Solo con la energía solar se consigue mantener el riego de todo el año”, explica Manuel Benedí, gerente junto con su hermano de la pyme zaragozana AMB Greenpower, que ha instalado este riego solar y ha vivido en sus propias carnes todos los cambios de regulación del sector.El resto de la fotovoltaica, paralizada

Y es que, en lo que coinciden tanto uno como otro, es que los cambios en la regulación energética en los últimos años ha paralizado en buena parte un sector que en Aragón había crecido considerablemente. “Un buen número de encargos se paralizaron cuando comenzaron los rumores de que se iban a imponer peajes y que el régimen retributivo para los parques solares iba a cambiar”, señala Benedí.

Prueba de ello es que durante el año pasado la potencia instalada en energía fotovoltaica en Aragón no creció tan apenas, quedando enmarcada en 170 megavatios. Una parálisis que también es similar en toda España, donde solo se instalaron 22 megavatios nuevos, unos datos que contrastan con los que se dieron en países como Reino Unido o Alemania, donde se han sumado 2.270 y 1.900 MW nuevos, respectivamente.

Etiquetas
Comentarios