Despliega el menú
Aragón

El PP critica el "sectarismo" del presidente y el PAR le acusa de lanzar "ocurrencias innecesarias"

Los grupos de la oposición critican al presidente socialista, Javier Lambán, su intención de incluir la "memoria democrática" en los colegios, acusándolo de querer imponer su propio punto de vista de la historia común de todos los aragoneses.

La pretensión del presidente aragonés, Javier Lambán, de llevar a las aulas un relato "veraz" que refuerce los contenidos históricos sobre la II República o el franquismo provocó la respuesta inmediata del PP, que criticó duramente el anuncio, al igual que el PAR, mientras que Podemos y Ciudadanos también pusieron reparos a la propuesta.

La portavoz adjunta del PP en las Cortes, Mar Vaquero, acusó al presidente de "sectarismo" por querer "imponer su particular visión de la historia común de todos los aragoneses". Consideró que hace una interpretación "manipuladora e interesada" de la Ley de Transparencia, que "no habla de introducir en el currículo educativo nada que tuviera que ver con estos asuntos", aclaró Vaquero. Y opinó que Lambán ha optado "por decir cosas como esta porque no se siente capaz de llevar a las Cortes unos presupuestos o de gestionar la Comunidad".

A juicio de Maru Díaz, portavoz parlamentaria de Podemos, las declaraciones del jefe del Ejecutivo son "un gesto que solo puede resultar eficaz si se enmarca dentro de un proceso ciudadano y participativo que posibilite la reescritura necesaria de lo que somos y lo que fuimos". Y defendió que el consenso político es "especialmente necesario en ámbitos como la educación".

Por su parte, María Herrero (PAR) tildó el anuncio de "ocurrencia innecesaria" y dijo que "hay muchas cosas más urgentes e importantes que reforzar en educación". "Hay otros contenidos más útiles, lo que no significa que no se hable de lo que pasó", agregó, al tiempo que expresó su confianza en la "profesionalidad e imparcialidad" de los profesores.

Para Ciudadanos, los aragoneses "esperan de sus políticos que solucionen problemas actuales como el paro, la sanidad o la educación, y que no busquen motivos para enfrentarlos". "La educación –insistieron– no debe ser un campo de batalla político".

Patricia Luquin (IU) se mostró de acuerdo con el punto de partida de la propuesta, pero pidió "más información sobre el contenido" del futuro currículo.

Mientras, el portavoz socialista, Javier Sada, comentó que "choca mucho que fuerzas democráticas consolidadas se sorprendan de algo que debería ser habitual", en respuesta a las críticas de este partido. CHA, socio de gobierno, respaldó "el fondo" de la iniciativa, que para Gregorio Briz "debe estar bendecida por la Academia de Historia y la Universidad".

Etiquetas
Comentarios