Despliega el menú
Aragón

Un superordenador y tres laboratorios en Etopia harán estudios científicos en torno al ciudadano

El Ayuntamiento y la UZ colaboran para hacer de la ciudad un bastión de experimentos colaborativos. La inversión, de dos millones de euros, permitirá la puesta en marcha de siete líneas de investigación.

La investigación pisa tierra en Zaragoza. Olvídese de la imagen del científico desmadejado, algo huraño y ermitaño, que pasa sus días encerrado en un laboratorio. Porque a partir de ahora, usted puede ser el factor más importante para sacar adelante estudios que lograrán cambiar la historia. Zaragoza se convierte en una de las sedes europeas de los experimentos científicos con la población y lo hace a través de Etopia.

A partir de enero, el Centro de Arte y Tecnología Etopia tendrá tres nuevos laboratorios dedicados a abrir la tecnología 3D (impresoras, drones o robots) a los aragoneses; a crear un vivero de estudiantes de postgrado y doctorado centrados en diferentes líneas de conocimiento y, además, contendrá un tercer espacio para involucrar a los ciudadanos de a pie en estudios sobre la propagación de enfermedades, la calidad del agua consumida o el índice de felicidad de una población, ya que formarán parte de experimentos reales en curso.

El desembarco de los laboratorios llegará acompañado de un supercomputador que se encargará de todas las operaciones y los cálculos que sean necesarios dentro de esta nueva división de Etopia. No obstante, el ordenador estará ubicado en el Bifi (el instituto universitario de Aragón centrado en la biocomputación y los sistemas complejos), y es un espaldarazo para sus proyectos y para actualizar su tecnología.

El aterrizaje de todos estos recursos tiene su origen en un convenio de dos millones de euros financiado al 50% por fondos Feder (europeos) y por la DGA, y del que la mayor parte del presupuesto (1,5 millones) se van a invertir en el supercomputador, que tendrá 4.000 nodos, cuatro veces más que el archiconocido Janus, que también opera en Zaragoza (tiene la potencia de 90.000 ordenadores juntos). Además, se ha adquirido otro ordenador para trabajar en la Nube (Cloud) del Bifi. Los 500.000 euros restantes serán para equipar Etopia y sus tres laboratorios de ciencia ciudadana.

Aparte de esta macroinversión, ayer se firmó el convenio que permitirá dotar de fondos al proyecto periódicamente. La Universidad aportará 60.000 euros al año para becar a los investigadores en formación (en principio, cinco becas y un contrato) y el Ayuntamiento pondrá otros 60.000 euros anuales para el responsable del proyecto y para financiar a estudiantes en formación.

Un punto de encuentro

Este plan, que coloca a Zaragoza en el mapa de la ciencia colaborativa, no hubiera sido posible sin la labor de los investigadores del Bifi y su enorme repercusión. El director de este instituto, Javier Sancho, explicó que Etopia se convertirá en un "punto de encuentro para estudiantes de instituto, universitarios, investigadores de postgrado y doctorado y profesionales". Además, se espera un efecto llamada en las empresas. El vicerrector de Política Científica, Luis M. García Vinuesa, destacó el programa de estancias de investigadores, así como las posibilidades de llevar la ciencia a la ciudadanía.

En total, habrá siete líneas de investigación: fabricación digital, electrónica, robótica, multimedia, informática, wet lab (laboratorio húmedo) y laboratorio de sensorización. El director de Etopia, Gerardo Lahuerta, explicó que "en el wet lab los estudiantes podrá llevar agua del río de su pueblo a analizar para ver qué protozoos tiene y al mismo tiempo servirá como soporte de investigación científica sobre la calidad de aguas fluviales". En el laboratorio de sensorización se podrá avanzar, por ejemplo, en cómo mejorar la comunicación con personas que tengan cualquier tipo de discapacidad.

Etiquetas
Comentarios