Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La creación de becas autonómicas, uno de los retos del nuevo curso universitario

Este lunes comienza un año marcado por la mejora de las relaciones entre la Universidad y la DGA.

Alumnos de la Universidad de Zaragoza, en la facultad de Medicina
Alumnos de la Universidad de Zaragoza, en la facultad de Medicina
A. ALCORTA

Las puertas de la Universidad de Zaragoza se vuelven a abrir este lunes para dar la bienvenida a los más de 5.500 nuevos alumnos de grado -últimos datos facilitados por la Universidad de Zaragoza, cuando todavía quedan tres semanas para el cierre de matrícula-. Junto a ellos, también iniciarán las clases los estudiantes de otros cursos de grado y en las próximas semanas se incorporarán los de máster, estudios propios y doctorado. La cifra conjunta previsiblemente será similar a la del año pasado -35.092- puesto que según detallan desde el campus público, “la matrícula sigue un ritmo parecido”.

Sin embargo, este año el comienzo del curso universitario no está marcado por el número de alumnos, titulaciones o el plan educativo. El foco se encuentra en la relación entre la Universidad de Zaragoza y el Gobierno autonómico, que parece haber mejorado desde la llegada del nuevo Ejecutivo. De hecho, este martes se llevará a cabo la primera reunión entre ambos organismos para llegar a acuerdos en determinados temas. Financiación, infraestructuras, investigación e incluso la posibilidad de implantar unas becas autonómicas para permitir el acceso de todos los alumnos a la Universidad son algunos de los principales asuntos.

Tanto el rector, Manuel López, como el presidente de la DGA, Javier Lambán, dejaron claro en el acto de inauguración que la financiación es una de las piedras angulares del próximo curso. El primero explicó que el contencioso contra el Gobierno autonómico -puesto en marcha debido a que la DGA no le había pagado los 53 millones de euros que le adeudaba de un acuerdo de 2011- sigue en pie, “aunque con actitud dialogante”.

Por su parte, Lambán reconoció esa deuda como suya y afirmó que la intención del Ejecutivo es ir pagando “poco a poco”. En estos momentos, según los datos facilitados por la DGA, se han desbloqueado un total de 11,5 millones de euros, de los cuales 8 corresponden a gastos de profesorado y los 3,5 restantes son los fijados por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón como medida cautelar por el contencioso anteriormente mencionado. No obstante, todavía no se han abonado ninguna de estas cantidades.

La mejora o reconstrucción integral de algunas infraestructuras supone otro de los asuntos que es necesario abordar este curso. La DGA sostiene que la medida más inmediata pasa por actuar en la Facultad de Filosofía y Letras, aunque hasta este martes no habrá fechas concretas para el edificio. Otras de las obras que son necesarias en el campus público son el edificio Interfacultades y el colegio mayor Pedro Cerbuna.

Las tasas académicas han sido el caballo de batalla de los estudiantes universitarios, que durante los últimos cuatro años han invadido las calles aragonesas por esta cuestión en varias ocasiones. El primer cambio se ha producido este curso: el precio de los créditos de grado y máster se mantiene. Ahora, la intención del Gobierno autonómico y la Universidad de Zaragoza es lograr una “bajada gradual y progresiva” del precio de estos estudios.

Para paliar la falta de recursos económicos de muchas familias, que ha provocado que algunos alumnos hayan abandonado sus carreras, la DGA está estudiando la puesta en funcionamiento de un programa de becas autonómico que "complemente a las ofrecidas por el Estado". En estos últimos años, la cuantía que cada becado recibe se ha reducido en 250 euros anuales y la Universidad de Zaragoza se ha visto obligada a incrementar la partida dedicada a las denominadas becas Rector, cuyas solicitudes han aumentado más de un 20% en el último año. 

El apoyo a la investigación es otro de los nuevos retos que se deben afrontar en el nuevo curso universitario. De hecho, Lambán ya especificó que la intención es recuperar “las dotaciones dedicadas a la investigación", puesto que, según recuerdan desde el Gobierno autonómico, la Universidad de Zaragoza representa el 65% de la producción científica de la comunidad autónoma.

La Universidad, vertebradora del territorio

Otra de las intenciones es lograr una correcta vertebración del territorio, potenciando los campus de Huesca y Teruel y evitando las duplicidades de titulaciones. De este modo, se pretende poner en marcha el proyecto Programación Universitaria 2016-2019. El documento explica que “la implantación de las nuevas enseñanzas universitarias en Aragón deberá ser armónica y compatible con la oferta previa existente en los centros, campus y universidades del Sistema Universitario de Aragón, evitando en todo caso la duplicidad con las enseñanzas existente en Huesca, Teruel y La Almunia de Doña Godina”.

Asimismo, el departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno autonómico espera llegar a un acuerdo con la Universidad de Zaragoza para especializar y potenciar los campus de Huesca y Teruel. De momento, ya se ha anunciado la puesta en marcha de dos titulaciones dobles en Teruel para el curso 2016-2017 y la creación del programa de estudios propios en Medicina de Montaña.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión