Despliega el menú
Aragón

García Becerril autorizó el pago de los sobrecostes de las naves de Plaza por consejo jurídico

El exgerente de Plaza ha respondido en calidad de acusado a las preguntas de la Fiscalía.

Ricardo García Becerril, a la derecha, con uno de sus letrados.
Ricardo García Becerril, a la derecha, con uno de sus letrados.
G. Mestre

El exgerente de la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza), Ricardo García Becerril, autorizó el pago de los sobrecostes de las naves industriales que construyó Codesport para Autocity porque se lo aconsejaron los servicios jurídicos.

Así lo ha manifestado este lunes durante la primera sesión de la vista oral del caso Codesport, que se sigue en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Zaragoza, por presuntas irregularidades en la urbanización de Plaza y en la venta de 119 naves en el periodo 2006-2008. García Becerril ha respondido en calidad de acusado a las preguntas de la Fiscalía, las defensas y las acusaciones particulares, excepto a la de UPyD.

"Me convencieron los jurídicos" de aumentar el pago de estas naves por que "no era una certificación normal", sino algo "extraordinario", ha declarado García Becerril, quien por otra parte ha reconocido que "firmaba todo", también el contrato de adjudicación de estas obras a Codesport, por su responsabilidad en la sociedad pública.

Ha indicado que el pliego de condiciones estipulaba que Codesport disponía de tres meses para redactar el proyecto y otros diez para ejecutar la obra, pero "tres o cuatro meses después de la adjudicación apareció Autocity con la intención de comprar todas las naves", a consecuencia de lo cual "empezó a variar ostensiblemente el proyecto" y se prolongaron los trabajos hasta los 43 meses.

El exgerente ha dejado claro que no hubo ninguna modificación contractual entre Plaza y Codesport, sino que cuando Autocity se interesó por comprar las naves y aumentar las obras llevó el acuerdo al Consejo de Administración y "nadie" propuso paralizar este acuerdo ni aprobar otro contrato. "Seguí el camino que creía que tenía que seguir y nadie, jurídicamente, me advirtió de otras posibilidades; nadie dijo nada" y se aprobó por unanimidad.

Ricardo García Becerril ha subrayado que no conocía el denominado 'Documento cero', que recoge la modificación del contrato inicial con Codesport para incluir a Autocity. "Yo no participe en la confección" de este documento, "ni sabía que existía", ha apostillado.

Cuando el exgerente tuvo conocimiento de que el precio de las obras se había elevado, intervino el director financiero y se presentó la propuesta al Consejo de Administración, que lo aprobó "por unanimidad", ha expuesto, añadiendo que Plaza intentó "colocar" los sobrecostes a Autocity.

En relación a los tres pagarés por valor de ocho millones de euros que García Becerril incluyó en el coste de las obras, ha expresado que negoció con Autocity y rebajó el precio. "Mi peor batalla fueron los precios que le pedíamos --a esta empresa-- y el resto de las claúsulas las dejé en manos de los abogados", ha apuntado.

"No hay incremento"

También ha declarado esta tarde el empresario --expresidente del Real Zaragoza S.A.D.-- Agapito Iglesias, quien ha aseverado que "no hay incremento" del coste del contrato que su firma, Codesport, cerró con Plaza.

"Codesport factura lo que tiene que facturar, ningún trabajo facturado ha dejado de ser ejecutado", ha dicho el empresario, quien ha explicado que primero facturó obras por un valor de más de 22 millones de euros y después interviene Autocity, solicitando obras específicas para determinados clientes, facturando estos anexos directamente a Plaza. "Eso está recogido en dos, tres o cuatro correos" electrónicos.

El empresario ha puntualizado que los únicos costes que no corresponden a la construcción de las naves son la revisión de precios y los gastos generales.

Iglesias ha hecho hincapié en que, tres o cuatro meses después de ser adjudicatario de la construcción de las naves, se incorporó "un nuevo factor", Autocity, y la dirección de Plaza, con el beneplácito del Consejo aprueba un nuevo acuerdo con esta segunda empresa con las modificaciones. "Yo no tengo que modificar ningún contrato", ha aclarado Agapito Iglesias.

Ha lamentado que Plaza propuso a Codesport abonar el coste de las obras ejecutadas en especie, con inmuebles, y no con dinero, "a lo cual nosotros nos negamos", agregando que cobró a los 18 meses por un problema de tesorería de la Plataforma Logística.

Las declaraciones de García Becerril y Agapito Iglesias han sucedido a las realizadas esta mañana por Carlos Escó y Miguel Ángel Pérez, quienes han negado que hubiera un sobrecoste fraudulento. El exviceconsejero de Obras Públicas ha afirmado que Plaza obtuvo un beneficio de 13 millones de euros con esta operación, mientras que el exdirector técnico de Plaza ha justificado el sobreprecio por las obligaciones extraordinarias del acuerdo con Autocity.

Testigos

La vista oral del Caso Codesport continuará este martes con la declaración de los testigos del Ministerio Público, representado por el fiscal anticorrupción Javier Checa, quien ha citado a 23 personas.

Entre otros, comparecerán los exconsejeros del Gobierno de Aragón Javier Velasco y Alfonso Vicente, extitulares de Obras Públicas, Alberto Larraz (Economía) y Mayte Verde (Ciencia, Tecnología y Universidad), así como el actual consejero de Economía y Hacienda, Fernando Gimeno, y el exsecretario general técnico de Educación, Agustín García Inda.

La de hoy ha sido la primera sesión de la vista oral del Caso Codesport, que enjuicia el tribunal presidido por el magistrado Carlos Lasala y del que también forman parte Rubén Blasco y Alfonso Ballestín.

Los acusados son Ricardo García Becerril, Agapito Iglesias, el exviceconsejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Carlos Escó y el exdirector técnico de Plaza Miguel Ángel Pérez. Según el juez titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragoza, Francisco Picazo, los cuatro cobraron un sobrecoste de 18 millones de euros a Plaza por la construcción de 119 naves industriales dentro de un proyecto que inicialmente era de 80 inmuebles y, con la entrada de Autocity, se amplió.

Por esta actuación, el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares les imputan los delitos de malversación, estafa, administración desleal y falsedad.

La acusación particular del Gobierno de Aragón, que ha representado el letrado José Luis Gay, ha solicitado 14 años para Escó y García Becerril y 13 para Pérez, mientras que el abogado de Plaza, Rafael Alcázar, pide 15 años para cada uno de los imputados. En representación de UPyD, Andrés Herzog ha pedido 16 años de prisión para Carlos Escó, 15 para Agapito Iglesias, otros tantos para García Becerril y 13 para Miguel Ángel Pérez.

Además, el Ministerio Fiscal ha solicitado que los cuatro encartados paguen a Plaza una indemnización de 15.356.368,91 euros más los intereses legales.

Los abogados de las defensas son Juan Monclús, que representa a Carlos Escó; José María Gimeno del Busto, a García Becerril; Miguel Ángel Alemán, a Agapito Iglesias y la letrada Carmen Cifuentes, de Miguel Ángel Pérez.

Etiquetas
Comentarios