Despliega el menú
Aragón

Las imprudencias también pueden salir caras al volar un dron

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea explica que estos aparatos no son juguetes sino aeronaves, y añade que su uso indebido acarrea multas de hasta 225.000 euros.

Uno de los usos de los drones es la ayuda que prestan en situaciones de emergencia. La fotografía la tomó un dron en la localidad de Asín (Zaragoza), durante el incendio del pasado mes de julio.
Uno de los usos de los drones es la ayuda que prestan en situaciones de emergencia. La fotografía la tomó un dron en la localidad de Asín (Zaragoza), durante el incendio del pasado mes de julio.
envuelo

Si usted ha comprado recientemente un dron en cualquiera de las tiendas especializadas que se encuentran generalmente en las grandes superficies comerciales, tiene que tener en cuenta que estos aparatos "no son juguetes, son aeronaves". Así de contundente lo expresa una nota de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, dependiente del Ministerio de Fomento, organismo que regula y controla el uso de estos aparatos.

La misiva de AESA advierte, además, de que la utilización imprudente de un dron "puede tener consecuencias. Las multas por su uso indebido pueden alcanzar los 225.000 euros". La normativa para el uso de los drones es muy clara a la hora de emplear estos aparatos para el ocio. En primer lugar, establece que si se utiliza como hobby o como vuelo recreativo no se necesita la habilitación de AESA de piloto. Además, siempre se tienen que tener a la vista y no superar los 120 metros de altura en el vuelo. La legislación establece que los drones solo se pueden volar en zonas adecuadas para ello, como áreas de vuelo de aeromodelismo o zonas despobladas. Por último, AESA recuerda que los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneje.

La institución del Ministerio de Fomento aclara en su nota lo que está prohibido hacer con los drones: no se puede volarlos en zonas urbanas, ni sobre aglomeraciones de personas, especialmente en parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones o procesiones. A su vez se prohíbe emplearlos por las noches y cerca de aeropuertos o aeródromos, ni en zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura (áreas para parapentes, paracaidismo o helipuertos).

El Gobierno central aprobó en julio de 2014 una primera norma que regula su uso. Cualquier utilización con estos aparatos exige un certificado profesional para poder pilotar.

En Zaragoza, Operadron es una empresa de drones que imparte cursos para obtener la correspondiente licencia. "Existen dos tipos de cursos, el básico, de 50 horas, y el avanzado, de 60", afirma Adolfo Gómez, piloto de líneas aéreas y responsable de los cursos de formación. Para obtener el permiso de vuelo hay que superar dos exámenes, uno teórico y otro práctico. Gómez comenta la nota de AESA: "La norma permite volar como hobby. Aunque la ley deja claro que no se puede pilotar sin licencia", asegura.

El uso civil de esto aparatos aéreos, no como ocio, sino a nivel empresarial, se está imponiendo cada vez más en el mercado nacional. Las aplicaciones de estos aparatos se desarrollan en múltiples sectores. En industria (revisión de instalaciones, líneas eléctricas y torres eólicas); transporte (vigilancia e inspecciones de ferrocarril, carreteras, ríos...); construcción (inspección de estructuras); agricultura de precisión; seguridad y emergencia; fotografía y vídeo; cartografía y topografía, etc.

Existen dos tipos de drones, los de ala fija y los denominados multirrotores. La principal característica de estos aparatos es que permiten obtener datos espaciales a precios asequibles, en corto espacio de tiempo y con una gran flexibilidad. Esto se realiza gracias a los equipos audiovisuales de alta definición que llevan incorporados, por ejemplo para seguridad, salvamento o agricultura. Estos drones, además, suelen llevar cámaras térmicas que permiten descubrir personas atrapadas en un alud o en las zonas que se quiera vigilar.

En el caso de la agricultura, utilizan cámaras infrarrojas que determinan el estado de clorofila de los cultivos para depositar las sustancias agrícolas necesarias para optimizar la producción.

Aragón cuenta con varias empresas en este sector. Seis de ellas participarán en el primera Feria Internacional de Drones de uso civil que se celebrará en Zaragoza los próximos días 24 y 25 en la Feria de Zaragoza, donde se podrán contemplar en vivo.

Etiquetas
Comentarios