Despliega el menú
Aragón

​Pueblos en busca de familias

Abiego ofrece alojamiento gratuito y la gestión del bar a una familia con al menos dos hijos pequeños.

Bar de Abiego para el que se busca familia con hijos
Bar de Abiego para el que se busca familia con hijos
P.C.

La población de las zonas rurales aragonesas ha disminuido un 5,4% en los últimos años, siendo los municipios de menos de 500 habitantes los más perjudicados. En estos núcleos, la pérdida de población en la última década alcanza el 7,2% y llega incluso al 20% en 53 localidades.

Esta pérdida de población en las zonas rurales se ha traducido en el cierre de una treintena de escuelas en municipios que no tenían niños suficientes. Ante esta situación, los alcaldes de otros núcleos que empezaban a temer por sus colegios han optado por actuar por su cuenta para evitar males mayores.

Es el caso de Abiego, en cuya escuela hay matriculados ocho niños. Sin embargo, varios pasarán pronto a Secundaria y dejarán el cole para asistir al instituto de Barbastro. Su alcaldesa quiere atajar el problema antes de que se produzca y ha lanzado un anuncio en el que ofrece alojamiento gratuito y la gestión del bar de Abiego a una familia con un mínimo de dos hijos menores de nueve años y dispuesta a mudarse al pueblo.

Durante el primer año no pagarán ningún tipo de alquiler, a excepción 2.500 euros tras las ganancias de las fiestas patronales de agosto. A partir del segundo año, la familia pasará a pagar un alquiler de 200 euros.

La alcaldesa, María Purificación Conte, lanzó el anuncio hace apenas quince días y ya se han presentado 16 familias dispuestas a dejarlo todo por una oportunidad en Abiego. Según la alcaldesa, las solicitudes llegan incluso desde Madrid y Sevilla: "Muchos tienen trabajo pero prefieren la vida en un pueblo", aclara.

En Báguena lanzaron un anuncio similar hace poco más de un mes y se interesaron por él más de 50 familias. Báguena ofrecía la gestión del bar restaurante y de un albergue con 50 camas y el viernes pasado la adjudicó a una familia con tres hijos, dos de ellos en edad escolar. "Este año casi nos cierran la escuela porque teníamos solo tres niños matriculados, al final serán cinco", informan satisfechos desde la alcaldía.

La familia afortunada ha sido la de Verónica. Ella y su marido vivían en Novallas y eran parados de larga duración. No tenían nada que perder, decidieron aventurarse y la jugada les ha salido bien. Llevan instalados en Báguena tan solo unos días pero creen que, por la cantidad de clientes, han empezado con buen pie. "Nos está yendo muy bien. Sabemos que el invierno será más duro pero nuestros hijos están encantados, les encanta el pueblo y además evitamos que cierren la escuela. Todos ganamos".

Etiquetas
Comentarios