Aragón

La DGA asume la ayuda a domicilio a dependientes con ocho años de retraso

Este verano han empezado a beneficiarse del servicio 21 personas en toda la comunidad.

La ayuda a domicilio es uno de los servicios recogidos en la Ley de la Dependencia
Heraldo

Tras ocho años de vigencia de la Ley de Dependencia, el Gobierno de Aragón ha empezado a cumplir sus exigencias en materia de ayuda a domicilio. En los últimos meses el ejecutivo autonómico ha empezado a ofrecer y a subvencionar este servicio a los primeros dependientes aragoneses a través de las entidades locales y comarcales. Eso sí, con cuentagotas. En mayo se confirmaron los primeros tres beneficiarios y en julio fueron 21 los dependientes que recibieron un servicio catalogado como esencial y de responsabilidad autonómica dentro del Sistema estatal para la Autonomía y la Atención a la Dependencia.

De esta manera, personas dependientes que hasta ahora solo recibían una ayuda complementaria de entre 2 y 10 horas a la semana a cargo de las entidades locales, pasarán a recibir una ayuda a domicilio adaptada a sus necesidades que se incrementa en algunos casos hasta las 70 y las 80 horas mensuales.

Entre enero y mayo de este año, el anterior Gobierno de Aragón firmó convenios con 22 entidades locales, entre ayuntamientos y comarcas, por los que les encomendaba la cobertura de una auténtica ayuda a domicilio a los dependientes que les derivase el Instituto Aragonés de Servicios Sociales. Cada uno de esos convenios estipula el número máximo de horas mensuales que está dispuesto a financiar el Ejecutivo autonómico durante el 2015 en cada territorio.

Cobertura limitada

En la comarca del Bajo Martín, por ejemplo, el convenio marca para el año 2015 un máximo de 295 horas mensuales de ayuda a domicilio a dependientes. En julio empezaron a recibirla dos vecinos de la comarca y en agosto un tercero. Dadas sus necesidades, entre los tres suman 150 horas mensuales de atención. La comarca tiene ya preparada la documentación de otras doce personas idóneas para recibir la prestación, pero dados los límites del convenio, este año solo podrá ofrecerse a tres personas más.

Algo parecido ocurre en la comarca de la Sierra de Albarracín, donde el IASS les ha derivado ya una persona a la que comenzarán a ofrecer el servicio de ayuda a domicilio a dependientes en unos días. Sin embargo, el convenio fija en este territorio un máximo de 66 horas mensuales y la comarca tiene una tasa de dependencia del 65,5%, por lo que es de esperar que muchos dependientes se queden sin la posibilidad de recibir una ayuda más intensa y económica que la que puede ofrecerles la comarca.

En la comarca de Tarazona y el Moncayo tienen más de treinta personas reconocidas como dependientes de grado II y III, además de todas las de grado I que se han incorporado este verano al sistema y que calculan que "serán bastantes". Aquí el convenio con el IASS fija un máximo de 374 horas mensuales y no parece suficiente porque muchos de estos dependientes necesitan más de dos horas diarias de ayuda en sus casas para poder realizar las actividades más básicas de la vida diaria.  "Sin el convenio la comarca puede ofrecer entre dos o diez horas a la semana como máximo y para los dependientes es claramente insuficiente", informan trabajadores sociales de la zona.

Llegar a todo el territorio

Entre los 22 convenios firmados con comarcas y ayuntamientos, el Gobierno de Aragón se ha comprometido a ofrecer un total de 8.372 horas mensuales de ayuda a domicilio en 2015, que si se divide entre unas 60 horas mensuales por persona (dos diarias), servirá para cubrir, más o menos, las necesidades de 139 personas dependientes en toda la comunidad. En Aragón, sin embargo, hay 31.550 personas que tienen reconocido el derecho a una prestación por dependencia y entre ellas solo 3.400 reciben atención en residencias y 1.140 en centros de día.

El Gobierno de Aragón actual se ha comprometido a seguir impulsando nuevos convenios para extender el modelo de ayuda a domicilio a todo el territorio y así poder ofrecer esta prestación a más personas dependientes.

Con el Ayuntamiento de Zaragoza no se ha llegado hasta ahora a ningún acuerdo y el anterior equipo municipal decidió resolver el problema enviando cartas a los dependientes con derecho reconocido a la ayuda en la ciudad en las que les invitaba "a contratar directamente a una empresa privada" de ayuda a domicilio y a pedir después una prestación económica vinculada al servicio.

Etiquetas
Comentarios