Despliega el menú
Aragón

La península artificial frente a Helios sigue creciendo y estrecha más el cauce del Ebro

El espacio surgió tras las obras de la Expo y está ahora lleno de árboles de considerable altura. El club calcula que hay 3.000 m3 de sedimentos nuevos y alerta del peligro que supone en caso de riada.

Una selva frente a Helios.
Una selva frente a Helios.
José Miguel Marco

El bajo caudal del Ebro durante el verano permite estos días ver, en toda su plenitud, la enorme península que se creó y que ya se ha consolidado a las puertas del Club Natación Helios. Además, desde este año cuenta con una frondosa vegetación coronada por árboles de hasta cuatro metros de altura. Aunque parezca mentira, este espacio es de nueva creación. Hasta hace ocho años ni existía ni se intuía. Ahora, no deja de crecer en extensión y en volumen de vegetación, por lo que continúa estrechando el cauce del Ebro.

Desde el club llevan años alertando de esta situación. A Helios le supone un contratiempo, ya que los remeros y piragüistas no pueden embarcar allí debido al peligro que supone. Muchos acaban optando por hacerlo desde Vadorrey. Antes sí que podían hacerlo sin problemas desde Helios, ya que el río, aun en época de estiaje, llegaba hasta la puerta misma de las instalaciones, como se aprecia en la imagen de la parte inferior de esta página, de 2001.

Seguirá creciendo

Sin embargo, este no es el principal motivo de la reclamación del club deportivo. Según calcula Helios, la península supone la ocupación del cauce por parte de más de 3.000 metros cúbicos de sedimentos, una cifra que seguirá creciendo. El Ebro, al llegar a ese punto, se encuentra con una ‘barrera’ en la que va dejando gravas y sedimentos, estrechando aún más el cauce. La vegetación luego tarda poco en aparecer.

A juicio del presidente del club, Francisco Javier Arjol, esta situación es "un peligro para la ciudad" en caso de riada. Helios ha alertado de esta situación al Ayuntamiento, sin éxito, durante los últimos años. Ahora, ha remitido una carta al nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Raimundo Lafuente. En la misma, se califica de "irresponsabilidad" privar al río de esos más de 3.000 metros cúbicos por los que podría correr agua. Según apuntan, en la última gran riada de febrero-marzo, el Ebro alcanzó más altura que en la avenida de 2003, a pesar de que llevaba menos caudal. En la misiva remitida a la CHE, Helios sugiere incluir estas actuaciones en el anteproyecto que tiene de zonas "con potencial de extracción periódica de sedimentos en el tramo medio del Ebro".

¿Cuál es el origen de esta gran península ubicada entre los puentes de Santiago y de La Almozara? Los documentos gráficos dan una respuesta exacta. Antes de la Expo, no había ni rastro de la playa de gravas. Sin embargo, los meses previos a la muestra internacional, la sociedad que la impulsó necesitaba hacer un canal de navegación para permitir que pudieran navegar los Ebrobuses que el Ayuntamiento quería que prestaran servicio entre Vadorrey y la Expo. Para hacer el canal de navegación, cientos de camiones fueron depositando gravas en el lecho del río. El objetivo era crear una superficie que las máquinas pudieran utilizar para adentrarse en el cauce y alcanzar la zona donde se quería excavar el canal de navegación, como se ve en la segunda imagen de la página. Cuando terminaron de hacer el canal de navegación, nadie retiró de allí la enorme playa de gravas que se creó a las puertas de Helios. Desde entonces, el club deportivo ha reclamado que se limpiaran esos sedimentos. El Ayuntamiento nunca ha afrontado el proyecto, teniendo en cuenta la intensa polvareda que ha levantado cualquier extracción de gravas en el Ebro. El socialista Jerónimo Blasco, exconcejal de Medio Ambiente y responsable de Operaciones de la Expo, pidió en 2009 la evaluación de impacto ambiental para extraer 26.182 metros cúbicos. En 2013, Blasco aún no descartaba hacerlo. Sin embargo, nunca se acometió.

Ahora, parece aún más complicado que se haga, al menos por parte del Ayuntamiento. Zaragoza en Común se ha mostrado siempre radicalmente en contra de los dragados, y ha anunciado que no hará ni los necesarios para la navegación comercial. Helios, en cambio, opina que no es una operación como las que el Ayuntamiento acometía para el abrir el canal de navegación, al tratarse de gravas depositadas "por la mano del hombre".

Etiquetas
Comentarios