Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El proyecto de minicentrales del valle de Chistau amenaza áreas protegidas

Hidrodelta S. A. ya lo planteó sin éxito hace 28 años, cuando la empresa estaba vinculada a Marta Ferrusola.

La construcción de tres minicentrales y una línea eléctrica de evacuación en el valle de Chistau afectaría a zonas LIC y ZEPA y se situaría en las proximidades del Parque Natural Posets-Maladeta. El proyecto de la empresa Hidrodelta resucita el que ya planteó en los años 80 y que se paralizó por la oposición de los ayuntamientos. Casi 30 años después, vuelven a rechazar la instalación de este tipo de infraestructuras en un río virgen como el Cinqueta y en un territorio que hoy cuenta con un mayor grado de protección.

Las minicentrales de Viciele, Peña Susán y Seín se ubicarían en los términos de Gistain y San Juan de Plan, dos de los cinco municipios incluidos en el Parque Natural. El anteproyecto incluye una línea eléctrica de evacuación, con un tramo soterrado de 825 metros pero otro de 15.194 aéreo con 154 pilonas metálicas. Este tendido discurre principalmente por el municipio de Plan y afecta al desfiladero de la Inclusa, un enclave de gran interés paisajístico protegido como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y donde está la Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA) de Cotiella-Sierra Ferrera.

El expediente de concesión de aguas en el Cinqueta para el aprovechamiento hidroeléctrico está abierto en la Confederación Hidrográfica del Ebro desde 1987. Hidrodelta lo reactivó hace unos meses con la presentación de un anteproyecto en el Servicio de Industria e Innovación de Huesca. Esta administración lo remitió el 7 de julio al Boletín Oficial de la Provincia, y el 24 del mismo mes se publicó el anuncio de información pública y su estudio de impacto ambiental.

El que fuera en 1987 alcalde de Plan, hoy concejal, José Antonio López, cree que el único interés de Hidrodelta es obtener los derechos de concesión para venderlos. Entonces, aseguró, la compañía estaba vinculada a Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol, aunque actualmente no figura en ninguno de los cargos administrativos de la sociedad, radicada en Caldas de Montbui (Barcelona). El Ayuntamiento de Plan no entiende cómo se puede volver a plantear, cuando ahora ha aumentado la protección ambiental de la zona.

Al rechazo de Plan se suma el de San Juan de Plan, donde se instalaría una de las tres minicentrales. En su caso, la principal afección es la detracción de 5 metro cúbicos de agua por segundo, afectando al caudal ecológico del río. "No es un modelo de desarrollo que aporte nada positivo al territorio. Son proyectos ajenos, que llegan desde fuera y que no generan empleos directos ya que todo el proceso está automatizado", destaca la alcaldesa, Isabel Guillén, y recuerda la presencia del Parque Natural y la vinculación de los vecinos al turismo y la ganadería.

Según la primera edil, el anteproyecto plantea tres minicentrales "para cumplir la legalidad y no sobrepasar lo que marca la normativa", pero se trata de un proyecto de gran envergadura que incluye además una línea eléctrica de evacuación. "De minicentrales tienen poco", dice. Con ella coincide el teniente de alcalde de Plan, Miguel Lacambra. "No aporta nada al valle, solo destrozos", afirma.

Rechazo de la comarca

El único que no ha mostrado su oposición ha sido el Ayuntamiento de Gistain. La Comarca de Sobrarbe, que se ha sumado al movimiento de oposición y ha presentado alegaciones por el impacto ambiental en el valle de Chistau, pulsó su opinión. "El alcalde de Gistain dice que podría generar muchos puestos de trabajo. Pero no sé a qué empleo se refiere porque las que están en funcionamiento ya no dan trabajo", declaró el presidente de Sobrarbe, Enrique Campo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión