Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Otal estrena iglesia restaurada y acceso culminando dos históricas demandas

Los vecinos celebraron ayer por primer vez misa en el templo tras las obras de reconstrucción de la cubierta.

Los vecinos celebraron misa por primera vez en la iglesia desde que finalizó la restauración.
Los vecinos celebraron misa por primera vez en la iglesia desde que finalizó la restauración.
Heraldo

Un centenar de vecinos de Otal vivieron ayer un momento histórico: estrenaron la iglesia restaurada y la pista de acceso. Por primera vez, los antiguos habitantes de este núcleo deshabitado del Sobrepuerto, perteneciente a Broto, celebraron la fiesta de San Ramón en la iglesia rehabilitada, en la que se trabajó entre el 28 de agosto y finales de 2014 para reconstruir la cubierta con la ayuda de un helicóptero que trasladó el material de la obra y a los trabajadores, ya que el núcleo carecía de acceso rodado. Entre primavera y verano, también se ha acabado la pista.

Tres años después de que se derrumbara su techumbre, el Gobierno de Aragón invirtió 174.000 euros para rehabilitar la cubierta derruida de este templo de estilo mozárabe aragonés situado a 1.465 metros de altitud, datado entre los siglos X y XII y declarado Monumento Nacional en 1982 además de BIC. Una actuación que llegó 30 años después de la que la Asociación Amigos de Serrablo acometiera una rehabilitación para frenar su deterioro.

A la par de las obras de rehabilitación, en otoño se empezó a trabajar en la apertura de una pista forestal, que no ha estado exenta de polémica, pero que ayer se pudo estrenar. Con todo, aún no está terminada, ya que tras abrir el paso hay que esperar unos meses a que se asiente el terreno. En octubre, seguirán los trabajos para crear las cunetas, las salidas de agua y acondicionar los barrancos, según explica Jorge Castiella, concejal del Ayuntamiento de Broto, que impulsa el proyecto.

El proyecto ha mejorado la pista que parte desde el túnel de Cotefablo (N-260a) y que aprovecha en parte un camino construido en los años 70 para llevar maquinaria para investigar yacimientos petrolíferos. Son casi nueve kilómetros de trazado con un desnivel de 500 metros y una pendiente constante, excepto un par de tramos, de entre los 8 y el 10%.

Uso restringido de la pista

No obstante, no será una pista de libre circulación sino que su uso quedará restringido a los ganaderos, antiguos habitantes de Otal y agentes forestales para la vigilancia del monte. La regulación se definirá en una reunión entre el Ayuntamiento y la mancomunidad forestal de Linás y Broto.

Con todo, Jorge Castiella resalta que la pista es "fundamental" para los ganaderos, ya que da acceso a un monte de utilidad pública propiedad del Ayuntamiento, en el que se pastan unas 1.000 cabezas de una veintena de ganaderos de Oto, Sarvisé, Ligüerre de Ara, Oliván o Fiscal.

Por parte de los vecinos, "muchos tienen perspectivas de rehabilitarse la casa o una borda para pasar los días de verano". Tampoco se descarta la posibilidad de abrir a las visitas la iglesia, incluida en la ruta de Serrablo.

Llama la atención que se hiciera la inversión en los viajes de helicóptero en agosto cuando en otoño se empezó a abrir la pista. Castiella justifica que el Ayuntamiento ofreció a Patrimonio del Gobierno de Aragón que invirtieran en la pista el presupuesto destinado al transporte pero "nos hicieron caso omiso", lamenta.

La inversión en la pista ha rondado los 50.000 euros, para lo que han contado con la ayuda de la DPH y con el dinero que pagan los ganaderos por el aprovechamiento del monte.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión