Despliega el menú
Aragón

¿Qué se juega Aragón en la crisis económica de China?

Exportaciones, importaciones, turismo... Las relaciones entre la Comunidad y el gigante asiático suponen cada año cientos de millones de euros.

China devaluó el yen tres veces en unos días.
China devaluó el yen tres veces en unos días.
Afp

China anda revolucionando los mercados financieros mundiales desde hace días. El frenazo de la economía en el gigante asiático (las autoridades devaluaron el yen en tres ocasiones) ha hecho que los fantasmas de la crisis de 2008, que habían empezado a alejarse (tímidamente) tanto en Europa como en Estados Unidos, se dieran media vuelta expectantes ante las decisiones del Gobierno chino en materia económica. En esta delicada tesitura Aragón, como tantas otras comunidades autónomas, tiene sus intereses.

Aragón y China comenzaron hace años una relación comercial que aunque nunca se ha encuadrado en grandes cifras de exportaciones e inversiones conviene tener en cuenta. En los últimos 10 años, los inversores aragoneses han enviado hasta seis millones de euros al país asiático, según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio. Mucho menos dinero hizo el camino contrario: las inversores chinas en Aragón son anécdoticas y apenas suponen unos miles de euros cada ejercicio, nada significativo. A nivel nacional las cifras tampoco son extraordinarias: apenas 300 millones el año pasado.

Quizás la relación más sólida entre Aragón y China reside en las importaciones que se realizan desde la Comunidad a empresas del país asiático. En 2007 se adquirieron mercancías valoradas en algo más de 451 millones de euros y en 2010 se superó la barrera de los 500 millones. El pasado ejercicio, por primera vez, se adquirieron productos chinos por más de 1.000 millones. Entre los productos más importados, textiles, maquinaria industrial y agrícola, equipos de telecomunicaciones o aparatos de precisión, entre otros.

El turismo chino, en auge

El interés por lo aragonés ha ido creciendo en China a un ritmo vertiginoso en poco tiempo. Ya no resulta raro ver viajes organizados de ciudadanos chinos paseando por la plaza del Pilar de Zaragoza: entre 2013 y 2014 la cifra de turistas chinos se incrementó en un 473% llegando hasta los 29.818 y en los primeros meses de 2015 ya se había registrado la visita de 4.213 viajeros procedentes de China.

Tampoco extraña verles sumarse a las tradiciones de la Comunidad, pues hace tan sólo unos días que un grupo de periodistas chinos vivían de cerca las fiestas de San Lorenzo de Huesca y se dejaban ver por Loarre, Alquézar o Teruel.

Todas estas relaciones comerciales y turísticas pueden verse perjudicadas ahora por la ralentización de la economía china que ha devuelto el miedo a unos mercados que comenzaban a ver la luz al final del túnel de la crisis y ha activado todas las alarmas en el BCE, que este mismo miércoles se mostraba “dispuesto a actuar” si el devenir de los hechos así lo aconsejaba.  

Las exportaciones, en cifras históricas

El año pasado Aragón batió su récord histórico de exportaciones y a ello contribuyó el aumento del 19,2% de las ventas aragonesas a China. Las exportaciones aún se mueven en cifras discretas (suponen un pequeño porcentaje del total de ventas al exterior) pero en 2009 se inició una senda alcista que a día de hoy continúa. El año pasado se cerró con 193,4 millones de euros de ventas y hasta mayo de este año (último dato disponible) ya se han vendido 96,3 millones. Sobre todo se envían a China productos manufacturados, alimentos (en 2014 se exportaron 34 millones en carne) o bienes de consumo.

Entre las exportaciones figuran productos muy afianzados, como la alfalfa. El verano pasado los gobiernos español y chino firmaron un convenio para que 24 empresas pudieran vender este producto en el país asiático. La mitad de las empresas españolas que producen alfalfa deshidratada se localizan en Aragón, por lo que este acuerdo comercial significó un gran avance para el sector.

Actualmente son los productores de la D.O. Jamón de Teruel los que luchan por conseguir esta buena sintonía con las autoridades chinas. Hace al menos siete años que una decena de empresarios intentaron hacerse un hueco en el país oriental, un suculento mercado de unos 1.380 millones de habitantes, pero las numerosas trabas de las autoridades les hicieron desistir. Sin embargo, hace tan sólo unas semanas que la empresa turolense Rokelín ha rubricado un acuerdo de distribución con una empresa local y este podría ser el comienzo de una apertura definitiva y total del jamón de Teruel en China.

Etiquetas
Comentarios