Aragón
Suscríbete

La mina de Borobia amenazó con demandar a la CHE por el retraso de los permisos

La empresa planteó iniciar acciones legales contra el expresidente De Pedro. El escrito sugería la posibilidad de reclamar 18 millones por el perjuicio.

Cinco de marzo de 2015. Magnesitas y Dolomías de Borobia S. L. se dirige al entonces presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, para protestar por la demora de las autorizaciones y concesiones solicitadas para poner en marcha una mina en la localidad soriana de Borobia –limítrofe con las comarcas de Calatayud y del Aranda–. La promotora considera el retraso "no solo contrario a Derecho" sino"palpablemente perjudicial" para la materialización de "cualquier legítimo proyecto industrial".

La empresa amenaza con "iniciar acciones legales" para defender sus intereses. Es entonces cuando plantea reclamar daños "por la imposibilidad de llevar a cabo una explotación absoluta", valorados en 18 millones de euros, y exigir 90 millones por "lucro cesante" en caso de tener que abandonar este proyecto.

Estas autorizaciones, recuerda el escrito, son "las únicas que restan" para que Magnesitas pueda iniciar la explotación minera. "Es evidente que el retraso en la resolución de los expedientes (cuatro años) está causando a esta parte cuantiosos daños y sobrecostes", apunta la misiva, incluida en el expediente abierto a consulta durante el periodo de alegaciones que terminó ayer.

Tras cinco años sin apenas avances en la tramitación por parte del organismo de cuenca, este mes abrió el trámite de audiencia, algo que cogió por sorpresa a los opositores a esta iniciativa y provocó su indignación por las fechas habilitadas, en pleno agosto.

En la misiva, la empresa decía encontrarse "en una situación de absoluta indefensión" supeditada a la voluntad personal de De Pedro. "Representan indicios suficientes para entender que se podría estar incurriendo en un claro caso de arbitrariedad y de desviación de poder", indicaba.

Magnesitas hacía referencia a un escrito remitido por De Pedro al comisario de Aguas el 27 de enero de 2015 en el que el entonces presidente de la CHE solicitaba ampliar datos sobre la concesión de aguas.

"Teniendo en cuenta que el otorgamiento de la concesión va a generar afecciones irreversibles al dominio público hidráulico (...), dado que el proyecto de explotación minera conllevará la alteración del acuífero en la zona de extracción y puede afectar a la disponibilidad del recurso, según los artículos 2 d) y 12 de la Ley de Aguas, lo procedente sería denegar la concesión por razones de protección del dominio público hidráulico", afirmaba De Pedro.

A este respecto, la empresa veía "inconcebible que, sin motivación ni justificación técnica ni jurídica alguna se separe del informe y formule precisiones que, en realidad, concluyen en sentido contrario". Y recordaba que el proyecto estaba "debidamente autorizado" por la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento.

Nada contra el nuevo presidente

José Antonio Yeregui, director de Magnesitas de Navarra, aseguró ayer que la carta pretendía hacer ver el sentir de la empresa en ese momento. Según dijo, el actual presidente de la CHE, Raimundo Lafuente, que sustituyó en mayo a De Pedro, "no ha participado de una forma directa a lo largo de los últimos años en este procedimiento", por lo que, a priori, descartan acciones judiciales en su contra.

Pese a carecer de las preceptivas autorizaciones de la CHE, la Delegación Territorial de Soria concedió en enero a Magnesitas un permiso para iniciar este año la explotación del mineral. La DGA –que interpuso en 2013 un contencioso– recurrió esa decisión, pero Magnesitas sigue adelante. El 10 de agosto llevó a cabo la primera voladura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión