Despliega el menú
Aragón

¿Se ha dejado en el hotel un reloj de lujo o un cargador de móvil?

Las vacaciones marcan ese momento en el que rehacer la maleta se convierte en un deporte de riesgo para no olvidar nada.

Son muchos los objetos perdidos que nunca llegan a ser reclamadas.
Son muchos los objetos perdidos que nunca llegan a ser reclamadas.
HERALDO

El verano es esa época del año en la que hacer y deshacer maletas se convierte en un deporte de riesgo. Pendientes de llevar todo lo necesario durante las vacaciones, el momento crítico llega con el final de estas, cuando deben rehacer el equipaje con mil ojos para no perder nada por el camino. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta inevitable no despistarse provocando que los objetos personales terminen en el fondo de algún cajón del armario del hotel o en la estantería del baño del hostal.

Las prendas de ropa son las grandes protagonistas en estos olvidos hoteleros. Camisetas, abrigos o zapatos son los enseres más olvidados. Otros más despistados llegan a olvidar la ropa interior, finalizando las vacaciones con una carga menos en la maleta. “Pasé un fin de semana en un hostal fuera de Zaragoza, cuando volví a casa me di cuenta de que me había dejado toda la ropa interior, mucha era recién comprada”, afirma Víctor, un joven zaragozano que aprovecha cualquier oportunidad para salir de la ciudad.

Planchas de pelo, cables, joyas, peluches infantiles o libros acaban en cualquier punto de la geografía española con la esperanza de poder ser recuperados algún día. Desde el Hotel Palafox de Zaragoza aseguran haber visto objetos de todo tipo. “Relojes de lujo, sobres de dinero, llaves, gafas de ver”, comenta un trabajador del hotel.

En la mayoría de los casos, las pertenencias personales son olvidadas por despiste, pero son muchas las ocasiones en las que el olvido es intencionado: “Hemos encontrado de todo, bolsas de sangre, medicamentos e incluso drogas”, reconoce el trabajador.

Otro gran protagonista de los olvidos son los cargadores de móvil. Esos aparatos de los que muchos no saben vivir separados, puesto que les proporciona toda la conexión 2.0, suele ser lo más extraviados por los clientes: “Muchos cargadores se quedan enganchados en el enchufe y hasta que el personal de limpieza no entra a la habitación no nos damos cuenta”, explica el encargado del Hostal Temático El Peñón en Peñíscola.¿Cómo recuperarlos?

Recuperar estos enseres olvidados es muy fácil siempre y cuando el dueño ponga intención. Magnolia Hotel de Salou, una de las estancias más visitadas por los aragoneses durante las vacaciones, ofrece al cliente la oportunidad de enviar un mensajero para recoger el objeto. “Nosotros no nos hacemos cargo del envío, pero si un cliente nos avisa, nosotros guardamos en recepción el objeto para entregárselo al mensajero”, explican.

Sin embargo, son muchos los que nunca llegan a reclamar los objetos, tal y como explican desde el Hostal Temático El Peñón, que informa de que el 90% de los clientes nunca llegan a reclamarlos. El futuro de los objetos queda en el aire, por lo que hostales como el Santa Águeda de Tarazona tienen una base de datos con un registro exhaustivo de las pertenencias olvidadas por los clientes.

“Apuntamos el día, año y nombre del cliente, así como el número de habitación en el que han perdido algo. Redactamos una descripción del objeto que guardamos durante un año y si en ese tiempo nadie lo ha reclamado, las cosas que no son de valor se tiran”, explica María Moreno, encargada del hostal.

La siguiente pregunta sería, ¿qué pasa con el resto de objetos que no acaban en la basura? Hostal Santa Águeda lava las prendas y recoge el resto de cosas de valor para donarlas a Cáritas, con la intención de encontrarles un nuevo propietario. El que reclame algo extraviado deberá pagar los portes debidos del paquete enviado por el hostal.

Aunque los establecimientos hoteleros están preparados para encontrar cualquier cosa, los españoles no alcanzan el nivel de los ingleses. Una bolsa de caracoles, una espada de caballería, una réplica de una pistola Colt45, una oveja hinchable o una colección de discos de El Fary, son los artículos que algunos ciudadanos del Reino Unido han llegado a extraviar, tal y como informa la cadena de hoteles Travelodge.

Etiquetas
Comentarios