Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Alain Rousset "Por Canfranc pasarían cada año 1,5 millones de toneladas de mercancía"

El presidente del Consejo Regional de Aquitania confía en que se reabrirá la línea internacional en 2020 con el esfuerzo de su región, el de Aragón y el de la propia UE.

El presidente de Aquitania, Alain Rousset, el viernes en Eysus, donde visitó las obras del tren Olorón-Bedous.
El presidente de Aquitania, Alain Rousset, el viernes en Eysus, donde visitó las obras del tren Olorón-Bedous.
luis correas/Gobierno de Aragón

El presidente de Aquitania, Alain Rousset, el viernes en Eysus, donde visitó las obras del tren Olorón-Bedous. luis correas/Gobierno de Aragón Aunque querría hacerlo en tren, Alain Rousset viaja en coche desde Burdeos hasta Eysus, en el corazón del valle del Aspe, para obsevar el estado de las obras del tramo Olorón-Bedous. Rousset es el principal defensor de la reapertura y cree que es el momento de sumar las voluntades con Aragón para llevar a la UE el proyecto de Bedous-Huesca y el túnel internacional. Aunque el Consejo Regional de Aquitania financia este tramo con 103 millones de euros, la visita de obras fue organizada por la SNCFReseau. Los ferroviarios explicaron los trabajos a representantes de Aragón y del Bearn en cuatro puntos elegidos sobre la línea ferroviaria. Al presidente no le queda muy lejos de su casa de campo en otra localidad próxima, en Lescún. Su gabinete llevaba semanas preparando un acto sobre la colocación del primer raíl, pero no podían cruzarse las agendas del ministro de Transportes, Alain Vidalies, con las de su homóloga Ana Pastor o la del subsecretario de Fomento, Mario Garcés.

El mes pasado firmaron un contrato del plan Estado-Región 2014-2020 en presencia del primer ministro Manuel Valls, pero al final ¿quién paga los 103 millones del tren Olorón-Bedous?

Sobre el tramo del ferrocarril Olorón-Bedous, lo paga casi en su totalidad la región de Aquitania, casi en un 95%. Hay alguna dotación del Gobierno francés para la desviación de la carretera por los pasos de nivel conflictivos, en torno a 1,5 millones, y otros 3 millones que pone la región de Pirineos Atlánticos.

El empuje de la región de Aquitania demuestra que Francia se cree la reapertura, pero en la embajada francesa en Madrid derivan la financiación de la UE sobre el último tramo Bedous-Canfranc al plan Juncker. ¿Sin Europa no llegarán?

Las administraciones centrales no han demostrado mucho interés en la reapertura. Solo la voluntad política del Consejo Regional de Aquitania y la colaboración de Aragón la están empujado. Hasta el momento no se ha presentado con suficiente insistencia, pero ahora tenemos que llevar juntos un dosier a Bruselas para acceder a los fondos europeos en esta línea ferroviaria y en otras actuaciones. 

¿A qué desafío se enfrentan?

Hay cuatro frentes para este desafío de gran envergadura a los que nos enfrentamos. Primero sería la COP-21, que es el acuerdo para que puedan pasar los camiones de la carretera al transporte ferroviario de las mercancías. El segundo frente es que se trata de un patrimonio ferroviario magnífico y único en toda Europa. Además pasa por un paisaje emblemático, como ocurre con el tren amarillo turístico en Perpignan con 300.000 visitantes, y asimismo generar empleo y economía en Aragón y la Aquitania. Y en cuarto lugar, pero muy importante, es el transporte de mercancías porque vemos que en la carretera nacional RN-134 está pasando un camión cada minuto.

¿Cuántas mercancías podrían pasar por la línea Pau-Canfranc? ¿Pueden equiparse hasta la Hendaya-Irún para rebajar los camiones en las carreteras?

Al menos, o como poco, podrán pasar 1,5 millones de toneladas de mercancías por el tren de Canfranc al año. Sería en vagones a granel más que en contenedores. Serviría, por ejemplo, para el transporte de maíz que desde el Bearn sale en camiones hacia la empresa Sidal en Zaragoza y que también lleva Silos de Canfranc a una empresa en Manresa.

Antes de empezar el último tramo tienen que pasar la encuesta pública entre los vecinos del valle para que aprueben la obra pública. La consulta tiene un coste de dos millones. ¿También lo pagan ustedes?

Por supuesto, todo lo paga el Consejo Regional de Aquitania.

Cuando reducían las regiones en Francia dijo que ustedes pagan el tren, pero no mandan porque no están en el consejo de administración de SNCF...

El modelo centralizado de Francia es un desastre.

Usted es compañero del presidente François Hollande. Son del mismo Partido Socialista, ¿por qué no le hace caso?

Es un buen amigo, fuimos juntos al colegio y estamos de acuerdo en muchas cosas. Pero hace falta la reforma legal para la descentralización en Francia y el nuevo estado de las regiones. Pero el aparato del Estado es mucho más fuerte que los políticos, excepto en las regiones.

Este proyecto de la línea Pau-Canfranc depende mucho de que usted gane en las elecciones regionales de diciembre...

No. Este es un proyecto simbólico. Aquitania ha sido la única región que ha marcado el aniversario del tratado entre Francia y Alemania en el Elíseo. Hemos creado un instituto profesional francoalemán para la COP-21 (Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en París) en diciembre. Este es el proyecto más importante que va a liderar Francia y lo llevará nuestra región con esta línea ferroviaria internacional entre Pau y Canfranc.

En 1944 sonó la Marsellesa en la estación de Canfranc cuando los franceses y aragoneses echaron de allí a los alemanes...

Antes de dejar la presidencia de Aquitania me gustaría cantar la Marsellesa en la estación de Canfranc.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión