Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los especialistas de las BRIF muestran sus nóminas para desmentir a Tragsa

La plantilla puntualiza que las percepciones anuales rondan los 16.000 euros y no los casi 18.000 que asegura la empresa.

Las BRIF mostraron la nómina de uno de los trabajadores de las diez bases de España para detallar la percepción anual de los brigadistas
Las BRIF mostraron la nómina de uno de los trabajadores de las diez bases de España para detallar la percepción anual de los brigadistas

El director de Recursos Humanos de Tragsa, José Hernández Marijuan, compareció el miércoles ante los medios de comunicación para reflejar la versión de la empresa pública sobre el conflicto laboral que mantiene con las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) y que suma ya 26 jornadas de huelga indefinida. Las declaraciones del directivo han crispado los ánimos de los brigadistas de las diez bases ubicadas en España (una en Lubia), al que acusan de mentir ampliamente en sus explicaciones. Incluso, lamentan, de despreciar al colectivo.

En materia salarial, uno de los tres vértices de unas negociaciones que tras más de diez encuentros no llegan a puntos concretos de acuerdo, Hernández indicó que las retribuciones medias de los capataces en 2014 fueron de 19.935 euros, distribuidas en 14 pagas de 1.425 euros, y las de los especialistas de 17.757 euros, 1.425 al mes. Fuentes de la plantilla lamentan que el responsable empresarial mostrara "datos falsos" de los salarios. En primer lugar, dicen, respecto al número de retribuciones: "Debería saber que los trabajadores de las BRIF recibimos 16 pagas al año y no 14". En segundo lugar, las discrepancias de la parte social llegan en las cuantías: "Los brigadistas percibimos una media de 16.100 euros anuales. Ni mucho menos los casi 18.000 euros que indica la empresa. Y por supuesto que no alcanzamos los 1.425 euros mensuales. Hay algunos meses en los que a duras penas sobrepasamos los 800 euros". Para demostrarlo, los trabajadores detallaron la nómina anual percibida por uno de los 500 brigadistas de una diez bases existentes en España. En la misma, firmada por el propio Hernández, se aprecia que el saldo anual de un empleado se fijó en 16.262 euros durante 2014. Con todo, la plantilla remarca que la cuestión salarial no es su principal prioridad en las negociaciones. La categoría de bombero profesional, que profesionaliza y distingue su labor además de que ahondaría en la formación, y la segunda actividad son más trascendentales para su futuro. Sobre todo, agregan, la segunda de las cuestiones puesto que quieren tener garantizada su carrera profesional cuando por edad ya no estén capacitados físicamente para actuar en la primera línea contra el fuego. O en caso de sufrir un accidente laboral.

La firma insiste en que el aumento salarial que propone la representación de los trabajadores es desproporcionado y no razonable. Según dijo el director, Tragsa está dispuesta a aplicar un incremento máximo del 8,5% cuando lo permitan los presupuestos generales, porque "de otra manera sería nulo y no aplicable". Los trabajadores defienden que insertar un incremento del 30% en las nóminas, como reclaman, significa en la práctica sumar unos 200 euros mensuales. "Un 30% puede sonar demasiado pero hay que tener en cuenta sobre qué se aplica este porcentaje. No es lo mismo un 30% en pagas como las nuestras de 900 euros mensuales que en los 100.000 euros que llegan a percibir al año algunos de los directivos de Tragsa", indican fuentes de los especialistas.

En otro sentido, las BRIF acusan a José Hernández Marijuan no ofrecer los datos correctos de seguimiento a la huelga. El cargo lo cifra en el 78% de la plantilla mientras que los trabajadores aseguran que "no baja del 85%" a la vez que piden tener en cuenta los "abusivos" servicios mínimos estipulados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama). La firma los sitúan en un 55% por la mañana y un 75% por la tarde, cifras de las que la plantilla recela. "Hay turnos matinales en los que hay ocho personas".

Los brigadistas mantuvieron asambleas el miércoles en todas las sedes para analizar el desarrollo de las jornadas de huelga y marcar la postura reivindicativa a mantener en los próximos meses. En Lubia se acordó mantener los paros indefinidos durante al menos las próximas semanas. Agosto se completará con huelga y en septiembre se volverá a analizar la situación. Secundar la iniciativa supone un fuerte desgaste para los bolsillos de los trabajadores. Y es que las acciones se prolongan durante ya casi un mes. No obstante, los brigadistas también acordaron que independientemente de la postura que se tome dentro de un par de semanas, la campaña de movilizaciones se mantendrá. Incluso se intensificará, dice la plantilla, si el conflicto laboral se eterniza. La voluntad de los trabajadores es mantener la lucha hasta alcanzar sus objetivos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión