Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El desdoblamiento de la N-II sigue bloqueado y tampoco hay previstas obras de mejora

Los alcaldes del tramo entre Alfajarín y Fraga reclaman al menos crear accesos más seguros. Los Presupuestos del Estado para 2016 reservan 2 millones para los proyectos, atascados hace años.

La N-II soporta un gran volumen de tráfico pesado, como se observa en esta imagen tomada ayer.
La N-II soporta un gran volumen de tráfico pesado, como se observa en esta imagen tomada ayer.
aránzazu navarro

Mientras las primeras obras en la N–232 están por fin a punto de comenzar, en la otra carretera aragonesa pendiente de desdoblar, la N-II, apenas hay avances. El borrador de los Presupuestos Generales para 2016 solo reserva dos millones para impulsar la redacción de los proyectos que, según las cuentas de 2015, ya deberían estar licitados o adjudicados. El único tramo pendiente de convertir en autovía del eje Madrid-Barcelona tiene 90 kilómetros y va de Alfajarín a Fraga.

Su desdoblamiento es una reivindicación histórica, ya que en la última década se ha cobrado más de un centenar de vidas. Y aunque la liberalización parcial del peaje de la AP-2 ha reducido el número de accidentes y de muertes en los últimos años, los alcaldes siguen reclamando medidas a corto plazo y con un coste asumible para mejorar la seguridad, a la vista del retraso que sigue acumulando el desdoblamiento, descartado desde 2009 entre Alfajarín y Pina por las afecciones en la huerta. Para los otros 65 kilómetros hasta Fraga, se aprobó 2014 el estudio informativo tras desbloquear la declaración de impacto ambiental, atascada durante años.

Por un lado, la mayoría apuesta por la liberalización total de la autopista, en línea con la propuesta de la DGA de rescatarla antes del fin de la concesión en 2021, pero también demandan mejores accesos, obras de mantenimiento e incluso radares para garantizar la seguridad.

"Nos parece absurdo que no liberen la autopista, ya que eso haría que, sin una gran inversión como la que se necesita para desdoblar la carretera, se evitasen muertes", dice el alcalde de Villafranca, Roberto González (PAR), que lamentó que los pueblos del corredor de la N-II, que "se juegan la vida a diario", están olvidados.

La alcaldesa de Pina, Marisa Fanlo (CHA), también pide tener en cuenta la rentabilidad social de liberar el peaje. Y denuncia que "mientras dicen que hay partidas para el desdoblamiento, que luego no ejecutan, tampoco invierten en mejoras para la N-II como un tercer carril o la señalización". Su queja es compartida por el resto de ediles, como el socialista Miguel Luis Lapeña, de Fraga, que valora que la DGA haya unido en esta lucha a todos los alcaldes y confía en que se logre la liberalización y el rescate de la AP-2 "porque se necesita una solución urgente y esa sería la más rápida". Pero advierte de que "eso no significa que se descuide el mantenimiento de la carretera, porque hay muchísimo tráfico de vehículos de paso y también de vecinos, y la seguridad tiene que prevalecer".

"Por lo menos que se gaste el dinero que haya, en obras o en mantenimiento. La N-II está muy desatendida", sentencia el regidor de Osera de Ebro, José Luis Périz (PP), que pide que al menos se mejore el acceso a la localidad. "Hay mucho peligro porque tenemos que parar en medio de la calzada y en curva", recuerda.

Su homólogo de Bujaraloz, Carmelo Rozas, del PAR, define el estado de la carretera como "un desastre" y se suma a la reivindicación de que "ejecuten lo que está en los Presupuestos". Afirma que pedirá la instalación de un radar para evitar que los camiones "pasen a 100 km/h por la travesía". Y se queja de la basura que dejan los chóferes que duermen en la zona. "Estamos aborrecidos", asegura.

Mientras, la alcaldesa popular de Candasnos, Gemma Delpueyo, también reclama "que hagan algo ya". Reconoce que la liberalización de la autopista sería la medida "más cómoda", pero duda de que sea factible.

Carlos Javier Lerín, alcalde de Peñalba (PP), apoya el rescate de la autopista "si viniera acompañada de los accesos a los pueblos". Admite que los peajes blandos son una buena medida, pero "no surten el efecto deseado" y ve "lejanísimo" el desdoblamiento. Además, tacha de "sinsentido" que se pueda cruzar España entera por autovía "salvo este tramo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión