Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Balcones al norte, ¿qué plantar?

No siempre tenemos un rincón soleado y el viento puede ser un enemigo. Pero hay soluciones.

Pensar en el verano. Si el balcón no responde de ninguna manera, se puede reservar para el verano. El norte es muy fresco y un mobiliario plegable hará el resto.
Pensar en el verano. Si el balcón no responde de ninguna manera, se puede reservar para el verano. El norte es muy fresco y un mobiliario plegable hará el resto.
PINTEREST

Son muchos los que se quejan de que reciben mucho sol a su balcón, y en realidad son los más afortunados. La mayoría de flores que se ven en parterres y jardines quieren calor y mucha luz:geráneos, gazanias, petunias, margaritas... Lo difícil es disfrutar de las plantas cuando la orientación es diferente, sobre todo si nuestro rincón está orientado al norte.

En otras tierras quizá esto no suponga tanto problema, pero en gran parte de Aragón tenemos un problema añadido:el viento es fortísimo y los balcones orientados al norte reciben rachas tan fuertes que se rompen la mayoría de plantas que pretendemos cultivar. Pero hay trucos para que el balcón no sea un páramo y podamos disfrutar de él. El primero será aprovechar la pared que tapa los vientos del oeste:ese será el lugar más adecuado donde poner las trepadoras como la hiedra o la parra o, en el caso de que haya al menos un poco de sol, madreselva. A sus pies se situarán las macetas con las flores, que serán más de las que pensamos. Se pueden plantar, por ejemplo, ciclámenes en invierno, así como caléndulas o prímulas. En verano, será un lugar perfecto para algún dondiego, alegrías o pasiflora.

Puede ocurrir que el balcón esté orientado al norte y ni siquiera reciba mucha luz. En ese caso lo mejor es asumir la situación y optar por las posibilidades que dan los áridos, porque unas macetas decorativas cubiertas de grava blanca en la que plantar crasas o pequeñas palmeras serán la mejor opción. La buena noticia es que cuanto más bajo esté nuestro piso menos se verá azotado por el viento fuerte, por lo que pueden prosperar muchas más plantas. Esta idea es también válida para los pisos en un bajo que tienen apenas un pequeño patio con poca luz natural:un ventanal nos ayudará a convertir ese rincón en un cuadro natural donde crear preciosas combinaciones.

¿Y qué ocurre si nada funciona, si las plantas se mueren igual, si el cierzo de febrero y marzo nos destroza siempre lo plantado? Pues optaremos por convertir ese rincón en un lugar de ocio veraniego. Si elegimos muebles plegables, se pueden guardar en los meses más fríos y dejar el balcón despejado. Cuando llega al fin la primavera se sacan los muebles y se disfruta de un rincón único: mientras los dueños de rincones soleados se mueren de calor, nosotros estaremos tan agusto en nuestro balcón al norte.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión