Aragón

Un joven recibe una paliza que le provoca dos fracturas en la mandíbula en Navaleno

El socorrista de la localidad pinariega, que se encuentra a la espera de una operación, fue agredido por tres personas en las fiestas.

Sergio Rivas, vecino de Soria pero que trabajaba como socorrista de las piscinas de Navaleno, de 21 años de edad, se encuentra ingresado en el hospital de Valladodid a la espera de ser operado de dos fracturas en la mandíbula a causa de la brutal paliza que le propinaron tres sujetos en la madrugada del lunes durante las fiestas de la localidad, según confirmó este miércoles a HERALDO José María Rivas, el padre de la víctima.

Los acontecimientos sucedieron en un lugar cercano a la zona de las peñas a las que Sergio se había acercado a tomar unas copas con unos amigos. Según el relato del padre de la víctima, en el momento de la agresión, su hijo "se encontraba solo en un lugar cercano a los chiringuitos cuando tres o cuatro sujetos se acercaron a su encuentro y empezaron a golpearlo hasta fracturarle la mandíbula y dejarlo inconsciente".

Al parecer, uno de los agresores tendría entre 27 y 30 años y sería vecino de San Leonardo, según la identificación de alguno de los vecinos de la zona, mientras que los otros, presumiblemente, serían de Huerta del Rey, indicó José María Rivas de acuerdo a la información otorgada por las personas que se encontraban en el lugar de los hechos. Tras el incidente, Sergio fue trasladado al centro de salud de Navaleno y de allí al Hospital Santa Bárbara de Soria donde, tras el reconocimiento médico y la verificación de la gravedad de su estado fue derivado al hospital de Valladolid.

Actualmente la víctima se encuentra consciente, estable y a la espera de que le practiquen una operación en la mandíbula.

La víctima no quiere "dar detalles de lo ocurrido", indicó a este periódico desde el centro donde permanece ingresado, aunque aseguró que no puede identificar a los agresores.

Este miércoles, el padre de Sergio interpuso oficialmente la denuncia a la Guardia Civil. "Solo quiero que haya justicia para mi hijo y que los autores paguen por lo que han hecho", demandó.

Mientras tanto, la Guardia Civil se encuentra investigando los detalles del suceso y tomado declaraciones a los testigos, pero hasta el momento no ha realizado detenciones.

- Más información en la edición impresa

Etiquetas
Comentarios