Despliega el menú
Aragón

El tiempo para operarse en traumatología y neurocirugía supera la media nacional

Para ser intervenido de artroscopia hay que aguardar hasta un mes más que en la media del país.

Un equipo de unos 15 cirujanos, anestesistas, enfermeros y auxiliares participaron en la operación.
El tiempo para operarse en traumatología y neurocirugía supera la media nacional
oliver duch

Los aragoneses que están pendientes de ser intervenidos en operaciones de traumatología y neurocirugía son los que más paciencia tienen que echarle a la hora de pasar por quirófano. De hecho, son estas dos especialidades las que dejan en peor lugar al sistema sanitario de la Comunidad en comparación con sus homólogos del resto del país.

Así se desprende de la comparativa entre el informe publicado este verano por el Ministerio con datos relativos a finales del 2014 y la primera actualización de las listas de espera hecha pública por la nueva Consejería de Sanidad de la DGA, perteneciente al mes de junio, que tras llegar al cargo después de las elecciones del 24 de mayo ha decidido recuperar el baremo por el cual se publican los días medios de espera, y no solo el número de pacientes que llevan esperando más de seis meses una intervención.

De este modo, mientras en Aragón un paciente pendiente de una operación de neurocirugía tiene que esperar una media de 167 días, en el conjunto del resto de autonomías la demora se reduce a 158, nueve días menos. Idéntico panorama al que tienen los que esperan una operación de trauma, donde el periodo hasta pasar por quirófano en Aragón se eleva hasta los 121 días, diez más que la media nacional.

Los datos resultan llamativos porque de hecho son estas dos especialidades las únicas en las que el Salud presenta peores ratios que el conjunto del país. Así, se dan otras especialidades donde los centros aragoneses son prácticamente el doble de rápidos a la hora de atender las operaciones, aunque en este caso son intervenciones mucho menos requeridas. Tal es el caso de la cirugía plástica, donde la espera en Aragón es de 'tan solo' 71 días por los 131 de la media nacional, o los 28 que hay que esperar para una cirugía torácica frente a los 70 de todo el Sistema Nacional de Salud.

La principal causa que produce este desfase es, según explicó incluso el anterior Ejecutivo, el gran número de intervenciones de este tipo que se realizan, en especial en las afecciones de traumatología, muchas veces relacionadas con el envejecimiento de la población.

Sin ir más lejos, los pacientes que a mitad de este año llevaban seis meses esperando una operación de traumatología suponían el 56% del total (1.024 pacientes), porcentaje que en el total de las autonomías se reduce a apenas el 27%.

Del mismo modo, en intervenciones como las artroscopias las esperas en Aragón se elevan hasta en un mes más que la media nacional (121 días en Aragón por los 93 del total de las CC. AA.), situación que también se reproduce en las operaciones de juanetes donde también se espera de media 27 días más.

Hasta la fecha estos datos no eran comparables con el total nacional desde junio de 2013, momento en el que el anterior Ejecutivo dejó de actualizar las estadísticas de listas de espera y al refrescarlas varios meses después cambió su publicación para mostrar únicamente el número de pacientes que llevaban más de seis meses esperando su cita con el quirófano.Polémica por el cambio de la contabilización

Ahora, con la llegada del PSOE al gobierno, desde la Consejería se explica que se ha decidido retomar el método anterior al “encontrarlo más adecuado”. Pese a esto, el cambio no ha llegado exento de polémica ya que además de añadir este nuevo indicador de días de espera, también se han añadido al conteo 1.061 pacientes, una cifra que en total duplica la que había dado el anterior Ejecutivo solo tres meses antes.

Este radical aumento se debe, según explican desde la DGA, a que ahora se incluyen también en el listado los pacientes que han sido derivados a centros privados así como aquellos que, pese a haber pasado ya todas las fases previas, aún no habían pasado por quirófano. Al conocerse este nuevo criterio, el PP, a través de su portavoz en Sanidad Carmen María Susín, aseguró sentirse “extrañado” por el cambio en la contabilización, afirmando además que el método usado durante la anterior legislatura era idéntico al que había mantenido el Gobierno también socialista de Marcelino Iglesias.

Según explicó la portavoz popular en un comunicado, con el anterior sistema los pacientes que estaban siendo sometidos a un tratamiento previo a una intervención -como quimioterapia o radioterapia- y no pueden ser aún operados, "no se contabilizan en las listas de espera, al igual que los que han sido derivados a instituciones sanitarias privadas o aquellos que van a ser sometidos a cirugía menor o de carácter ambulatorio", ha advertido Susín.

Por ello considera "muy sospechoso" que el nuevo gobierno que preside Javier Lambán realice un cambio en los criterios de contabilización y se pregunta si es "una estrategia para manipular la verdad y desprestigiar al gobierno anterior".

Desde Marea Blanca ven positivo que el nuevo Gobierno haya proporcionado unos datos que a priori parecen “más reales” que los anteriores, aunque señalan que debido a los cambios ahora habrá que “estar atentos para ver la evolución”. En todo caso, desde la plataforma avisan de que el conteo de las listas de espera “admite muchos matices” y que la cifra publicada podría ser aún mayor si se tuvieran en cuenta aquellos pacientes que ya saben que van a tener que ser intervenidos pero que siguen pendientes de la primera cita con el especialista, lo que en el argot sanitario se denomina el 'buzón', y que no aparecen en las estadísticas.

Etiquetas
Comentarios