Aragón
Suscríbete

Aragón acabará el año con más del doble del déficit exigido

Gimeno ha manifestado que la Comunidad podría acabar el año con un déficit del 1,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) "y posiblemente superar" este porcentaje, lo que supone más del doble del 0,7 % fijado

El consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno.
El consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno.
GUILLERMO MESTRE

El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, ha afirmado este jueves que la comunidad acumula un déficit de 591 millones de euros y espera que al final del ejercicio alcance y posiblemente supere el 1,5 por ciento del PIB, más del doble del 0,7 por ciento permitido.

Gimeno ha comparecido en la Comisión de Hacienda de las Cortes para informar de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), del que fue elegido vicepresidente, y ha indicado que según las previsiones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), -que ha calificado como los hombres de negro simpáticos- Aragón cerrará este año con un déficit entre el 1,2 y el 1,5 por ciento y es posible, ha dicho, que esté por encima.

Ha indicado que Aragón recibirá el próximo año 187 millones más como consecuencia del incremento de las entregas a cuenta y de la liquidación de 2014, pero esa cifra es para disminuir el déficit pero irá a "nómina", porque no está en el presupuesto. Ha explicado que junto con la mayoría de las comunidades, él ayer defendió que el Estado asumiera más carga en el déficit o que éste se distribuyera de otra manera para el conjunto de los años para las comunidades, pero el Gobierno "impuso su mayoría" y no ha habido cambios en los objetivos.

Ha remarcado que es "muy difícil" conseguir cerrar con el 0,7 % de déficit este ejercicio, que da por amortizado, que las medidas habrá que adoptarlas en 2016 y 2017 y que Aragón está entre las comunidades en la senda de alcanzar la estabilidad presupuestaria en 2018. Lo que sí se consiguió en el CPFF es que los planes económico-financieros se presenten en otoño, ha dicho Gimeno, quien ha incidido en que el déficit se cifra en 591 millones y en este momento no se puede pagar a proveedores sanitarios porque no hay partida presupuestaria, no porque no haya dinero, y lo que le preocupa es cómo resolver "este lío" a partir de septiembre, porque este año van a aumentar los gastos sociales.

Los grupos, en su turno, han valorado la elección de Gimeno como vicepresidente del CPFF porque eso puede venir bien a Aragón, en especial cuando se abra la reforma del sistema de financiación autonómica. Antonio Suárez, del PP, se ha mostrado "contento" porque ningún grupo pone ahora en cuestión la estabilidad presupuestaria y porque Gimeno sea el vicepresidente del CPFF y será el "ariete" en defensa de las autonomías que necesitan más que otras un nuevo sistema de financiación.

Ha resaltado, respecto al cumplimiento del déficit, que hasta mayo era del 0,46 %, por debajo de la media, y que hay que tener en cuenta las medidas que van a tener su efecto ahora y si el Gobierno actual va a adoptar otras como le dice la AIReF, al tiempo que le ha advertido de que el PP defenderá "a capa y espada" que no se suba la carga impositiva a los aragoneses. Alfredo Sancho, del PSOE, ha lamentado que el CPFF terminara "sin nada nuevo bajo el sol", ha calificado de noticia 'trampa' que Aragón vaya a recibir 187 millones más el año que viene porque son para reducir el déficit y ha insistido en que no es posible recortar más en gasto social y en que el PSOE apoyará medidas que supongan un aumento de ingresos sin incrementar la presión fiscal a las familias.

Marta de Santos, de Podemos, ha rechazado el actual modelo de financiación, porque ha generado enfrentamientos "tremendos" entre las comunidades y no responde a una estrategia de futuro, sino a "intereses partidistas", ha tachado de "cobarde" que el Estado haga que sean las autonomías las que "se aprieten el cinturón" y ha dicho sí a la estabilidad presupuestaria en el conjunto del país, pero no a costa de la educación, la sanidad y los servicios sociales. La aragonesista Elena Allué ha defendido la gestión del anterior Gobierno PP-PAR porque la situación "no es tan mala" y la AIReF reconoce que Aragón "ha hecho los deberes" en 2015 y no recomienda flexibilizar el objetivo de déficit porque tiene capacidad de cumplirlo.

Ha planteado a Gimeno si piensa "desoír" las recomendaciones para alcanzar el objetivo del 0,3 % el año que viene, que se puede lograr si llegan más ingresos, captando financiación de la UE y con mayor eficiencia en la gestión, pero su grupo se opondrá a que se consiga a costa a incrementar la presión fiscal a las clases medias. Ramiro Domínguez, de Ciudadanos, ha considerado que cumplir con un objetivo del 0,3 % el año que viene es "matemáticamente imposible", pero ha advertido a Gimeno de que tenga "cuidado" ante cualquier subida de impuestos, por si repercute a las familias y a las grandes empresas y capitales, y le ha sugerido que si "toca hacer alguna reducción", que procure no hacerla en educación, sanidad y servicios sociales.

Gregorio Briz, de CHA, ha opinado que no hay que "sublevarse" contra la estabilidad presupuestaria pero sí debatir por qué el déficit no se distribuye de otra forma, ya que el Estado está siendo "demasiado egoísta" y exigente en la petición de objetivos a las comunidades y el único "plan b" posible pasa por aumentar los ingresos con una reforma fiscal y con políticas de racionalidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión