Aragón
Suscríbete

Podemos se abstiene e impide que CHA tenga grupo propio

Gregorio Briz (CHA) ha llegado a pedir la dimisión de la vicepresidenta Violeta Barba (Podemos) cuyo nombramiento apoyaron en su día.

Luquin, Lambán, Soro y Echenique, en una foto de archivo
Luquin, Lambán, Soro y Echenique, en una foto de archivo
José Miguel Marco

El Pleno de las Cortes de Aragón ha rechazado que CHA e IU tengan grupo parlamentario propio en esta legislatura, al abstenerse Podemos en la propuesta de reforma del reglamento que proponían estos dos grupos, a la que solo se ha sumado el PSOE y que han rechazado PP, PAR y Ciudadanos.

En una dura intervención, el portavoz de CHA, Gregorio Briz, ha defendido en el pleno extraordinario la existencia de siete grupos para garantizar la pluralidad de la Cámara y compaginar así "eficacia, racionalidad y trabajo parlamentario", en una iniciativa que han presentado pensando en los efectos políticos y no económicos, ni en el beneficio de ningún partido.

"La democracia es un juego de consensos y de apoyo", ha dicho, y ha recordado a Podemos que su formación apoyó que Violeta Barba, de Podemos, fuera designada vicepresidenta primera de las Cortes, a la que ha pedido que dimita porque está sentada en un sillón "aristocrático".

Ha acusado a la formación violeta de recuperar "la pinza" de Julio Anguita para "cerrar" la voz a las fuerzas de izquierdas y de "utilizar las normas de la vieja política -como el reglamento- en función del momento procesal", lo que ha calificado de "munición" a la derecha para desestabilizar al gobierno.

Por su parte, la única diputada de IU, Patricia Luquin, ha reivindicado el respeto a las minorías como "uno de los pilares de la democracia" y ha lamentado que por primera vez en 30 años no estén todas las fuerzas políticas representadas por un grupo parlamentario.

"Hoy pierde la pluralidad y vuelven a ganar los que hacen las leyes", como la Ley D'Hont, y ha criticado que la fuerza "que ha hecho bandera de la participación", en referencia a Podemos, ahora les ponga "la mordaza".

El único apoyo que han encontrado estas dos formaciones ha venido del PSOE, cuyo diputado Florencio García Madrigal ha defendido una reforma en profundidad pero también la presentada hoy ya que sendos partidos tienen "urgencia" en materia de visibilidad, especialmente en este caso en el que CHA está en el gobierno, mientras que IU mantiene un papel de control parlamentario.

Por su parte, la portavoz de Podemos, Maru Díaz, ha expresado su "decepción" por que su primera intervención de la legislatura sea para hablar de una reforma que no influye en la vida de los ciudadanos.

"Nuestras instituciones juegan a un juego que no nos gusta" y un ejemplo "paradigmático" es este debate, ha añadido.

En este sentido, ha afirmado que lo que se ha planteado es que "a mitad del partido" tengan que cambiar las normas y no un debate en términos de democratización o de acercar la institución a la gente, además de recordar que la propuesta implicaría casi 200.000 euros de gasto.

Una postura "de sentido común" por tratarse de una reforma "ad hoc" y porque "la gente no tiene por qué pagar los malos resultados" de una formación política ni "la campaña de CHA", y ha afeado que se cuestione la legitimidad de las decisiones de su formación, así como ha recalcado que no han venido "a amordazar a nadie" ni "a ocupar la centralidad del tablero".

La diputada popular Mar Vaquero ha manifestado que "lejos de hablar de emergencia social" se trataba de una reforma puntual y "hecha a medida" de estos dos partidos.

Tras asegurar que no van "a poner palitos en la rueda" y que no estarían en contra de que se relajaran las condiciones para conformar grupo parlamentario, ha insistido en que "este no es el momento" y en que CHA e IU están "en el lugar en el que están porque los ciudadanos han decidido que así sea".

También se ha dirigido al presidente del Gobierno regional, Javier Lambán, a quien le ha dicho que "en menudo lío" se ha metido, ya que ha tenido que presenciar "el enfrentamiento gratuito" de los tres grupos que han apoyado su investidura, que han empezado "desafinando".

María Herero, del PAR, a pesar de su voto en contra, ha mostrado su "mano tendida" porque considera que han de tener voz y espacio propios y ha dicho que entiende que estén "cabreados" porque "sus amigos", en referencia a Podemos, "a la primera de cambio les han dejado tirados".

"Sí a la pluralidad de voces" pero no a la forma en la que se ha traído al Pleno, ha defendido.

En representación de Ciudadanos, su portavoz, Susana Gaspar, ha apoyado la modificación del reglamento, pero ha señalado que no cree que la prioridad se base en la reducción de diputados para formar grupo propio.

"La representación se la redujeron los ciudadanos a favor de la aparición de nuevas fuerzas políticas", ha dicho.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión