Aragón
Suscríbete

Olona propone a los fruticultores aragoneses aunar su oferta para vender a mejor precio

El consejero de Desarrollo Rural destaca la "urgencia" de potenciar las organizaciones de productores. El Gobierno habilitará créditos a bajo interés para facilitar liquidez a los agricultores afectados por el veto ruso.

Un trabajador en un campo de melocotoneros en el Bajo Cinca.
Un trabajador en un campo de melocotoneros en el Bajo Cinca.
Patricia puértolas

El Boletín Oficial de Aragón publicará en los próximos días la orden del Gobierno de Aragón que permitirá a los fruticultores aragoneses acceder a créditos bonificados con los que disponer de liquidez. Y además se espera que la Unión Europea apruebe "de forma inminente" un fondo de crisis para que las ayudas por retirar producto para su transformación en zumo con destino a la beneficencia no tengan que financiarse con los fondos operativos de la Organización Común de Mercado, es decir, con cargo al sector.

Son las dos medidas "de urgencia" anunciadas ayer por el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, a los representantes de las organizaciones agrarias, con los que mantuvo su primera reunión para abordar la complicada situación que atraviesa el sector frutícola por el cierre de las fronteras rusas.

Pero el consejero fue más allá. Insistió en que el complicado escenario al que se enfrenta el sector no es coyuntural. Su debilidad está en su estructura, caracterizada por la "atomización y la dispersión" de la oferta y, en consecuencia, por su escasa capacidad para negociar ante los grandes operadores. "He puesto el acento en el problema estructural que tiene el sector, que por otra parte es uno de los más dinámicos, en el sentido de la necesidad urgente de abordar la mejora y potenciación de las organizaciones de productores (OPFH) para que cumplan su función de concentración de oferta", dijo Olona. Y es que en Aragón existen 37 OPFH, pero el 40% de los productores está al margen de las mismas.

Para el consejero esta es la "herramienta" más idónea con la que plantarle cara al desplome de los precios, pero para eso es imprescindible que "se utilicen con eficacia". Según Olona, actualmente las organizaciones de productores aragonesas están más centradas en facilitar inversiones a los agricultores, "que son muy importantes", pero no están sirviendo y abordando el reto de la concentración de la oferta, "que es para lo que están creadas".

Olona reconoció que si no son atractivas para los agricultores "por algo será", y es en ese algo en lo que el consejero aseguró que quiere trabajar con el sector con el objetivo esencial de conseguir mejores precios.

Pesimismo sindical

La propuesta del consejero caló en los representantes de las organizaciones agrarias que participaron en la reunión, que sin embargo no ocultaron el pesimismo en el que se halla inmerso el sector. Uno tras otro reconocieron que hay que buscar "soluciones estructurales". Y admitieron que hay que mejorar la función de las OPFH para ganar músculo ante las "grandes cadenas de distribución", a las que responsabilizaron del desplome de los precios.

"No se entiende que en un año en el que la producción es menor y en el que las temperaturas han propiciado un mayor consumo el precio vaya a la baja. Eso no se entiende en ningún sistema capitalista", destacó Manuel Rausa, de UAGA.

Casi con las mismas palabras describió la situación Ramón Portolés, representante de Asaja, que advirtió, con un tono casi catastrófico, de que "esto no tiene solución porque es una situación latente que va conducir al sector a la desaparición o a una reestructuración salvaje, ya que este producto sano y saludable está siendo devaluado desde un planteamiento economicista". El pesimismo de Asaja fue tal que Portolés llegó a reconocer que "somos conscientes de que dramáticamente hay muy pocas posibilidades de arreglar esta situación".

José Manuel Roche, de UPA, también se mostró convencido de que el problema del sector es estructural, que se ha visto agravado por el veto ruso. Lo ilustró con un ejemplo. "A comienzos de campaña el precio del melocotón y la nectarina estaba a 60 céntimos el kilo al productor y en el momento en que Rusia anunció la ampliación del bloqueo un año más bajó a 25 o 30 céntimos", dijo Roche, que insistió, como el resto de representantes sindicales, en que esta cotización está totalmente "injustificada" en una campaña con una producción inferior en España y en Europa, y en la que la climatología ha animado el consumo. "Por eso aquí el problema es más de fondo y tenemos que buscar una solución estructural", añadió.

También desde Araga, Miguel Ángel Gómez defendió la necesidad de fortalecer las OPFH y conseguir no solo comercializar la producción, sino también industrializarla.

Un pesimismo que Olona aseguró no haber percibido en la reunión y que no compartió el consejero, que se mostró "optimista" aun reconociendo que el "problema es muy complejo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión