Aragón
Suscríbete

Muere un joven africano tras sufrir un fallo cardiaco y caer a la piscina de Albelda

Falleció el viernes por la noche después de jugar un partido de fútbol.
Residía en Bañolas (Gerona), pero estaba en Tamarite como temporero.

Un joven procedente de un país centroafricano, de unos 20 años, que trabajaba como temporero en Tamarite de Litera falleció entre las 22.30 y las 23.00 del pasado viernes en las piscinas municipales de Albelda, después de haber disputado un partido de fútbol con unos compañeros. En un primer momento, y dado que el cuerpo fue hallado en el interior del vaso, se pensó que la causa había sido ahogamiento, puesto que el joven no sabía nadar y sus amigos lo sabían, pero una vez realizada la autopsia, ayer tarde, el forense determinó que la causa de la muerte fue por una valvulopatía congénita que, al parecer, no se le había detectado con anterioridad.

Según el relato de testigos presenciales, el joven fallecido había disputado un partido de fútbol de entrenamiento con miembros del Club Atlético Albelda y otros jóvenes. Al finalizar, el grupo decidió ir a tomar un bocadillo y darse un chapuzón a las piscinas municipales de Albelda. Al parecer, el joven centroafricano, de nombre Mamadou, como no sabía nadar, optó por sentarse en el borde del vaso.

Eso es lo último que recuerdan quienes estaban presente en las instalaciones, que no se percataron de su falta hasta que decidieron marcharse, pasadas las once de la noche, y al buscarlo vieron que se hallaba flotando en el interior de la piscina. Los mismos compañeros, lo sacaron del agua e intentaron reanimarlo durante más de una hora, pensando que se trataba de un ahogamiento, a pesar de que nadie había oído ningún chapoteo ni petición de socorro en ningún momento.

Por este motivo, las primeras informaciones hablaban de un joven ahogado, pero la autopsia que le fue realizada ayer tarde determinó que el fallecido padecía una valvulopatía congénita que le provocó la muerte. Esta lesión se suele detectar en la niñez, pero el origen del joven probablemente es la causa por la que se supone desconocía su dolencia, que se puede ver agravada por el ejercicio intenso y el finado era muy aficionado al fútbol.

Algunas fuentes, señalaron que el forense ya había adelantado esta hipótesis cuando se personó en las piscinas para hacerse cargo del cuerpo del joven africano, sobre todo después de escuchar el relato de los hechos. El joven, residente en la localidad catalana de Bañolas, se había desplazado hasta Tamarite de Litera para trabajar en la temporada de la recogida de la fruta, como había hecho en años anteriores, ya que tenía algunos familiares en la zona. De hecho, mañana mismo comenzaba a trabajar en una empresa agrícola de Tamarite de Litera que le había hecho contrato a través de la Oficina de Coordinación Laboral de la localidad, que también le proporcionaba vivienda en colaboración con el Ayuntamiento de la población, como a otros trabajadores temporales.

Un minuto de silencio

Las diligencias del caso son competencia del Juzgado número 1 de Monzón, quien será el encargado de llevar a cabo la investigación de los hechos. En la localidad de Albelda, el hecho ha causado consternación y durante la tarde de ayer se guardó un minuto de silencio por Mamadou en el transcurso de un torneo de fútbol sala que se celebraba en las piscinas municipales donde este perdió la vida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión