Aragón
Suscríbete

El juez envía a prisión a los padres detenidos por intentar matar a su bebé de dos meses

El niño continúa ingresado en el Hospital Infantil con fracturas y lesiones de pronóstico grave.
Investigan si la agresión puede estar relacionada con un rito bereber, como ya ocurrió con otra pareja.

La pareja reside en un piso de este edificio de la avenida de Santa Isabel de Zaragoza.
El juez envía a prisión a los padres detenidos por intentar matar a su bebé de dos meses
francisco jiménez

El matrimonio detenido por causar presuntamente graves lesiones a su bebé de tan solo dos meses ingresó ayer en prisión imputado por un delito de asesinato en grado de tentativa. El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza, Eduardo López Causapé, ayer en funciones de guardia, tomó esta decisión a media tarde después de haber estado valorando las declaraciones que habían prestado por la mañana los progenitores del niño. Ambos, de origen marroquí, declararon asistidos por una intérprete y un letrado de oficio, el cual rehusó hacer declaraciones al salir del juzgado.

Los padres, Rachid y Bouchra, de 36 y 31 años, respectivamente, fueron detenidos el pasado jueves por agentes del Grupo de Homicidios, tres días después de que se hubieran presentado en el centro de salud del barrio de Santa Isabel, donde residen, para que atendieran al pequeño. Al examinarlo, la pediatra del ambulatorio se percató de que su estado era grave y lo remitió al HospitalInfantil, donde permanece ingresado. Al cierre de esta edición, el pronóstico seguía siendo grave, aunque estable.

Según informaron fuentes policiales, los médicos del centro sanitario detectaron que el bebé presentaba múltiples fracturas, algunas de ellas producidas de forma continuada a lo largo del tiempo, y, de acuerdo con el protocolo establecido para estos casos, decidieron informar al juzgado y a la Policía.

Los agentes del Grupo de Homicidios abrieron una investigación que concluyó con la detención de los padres como presuntos responsables de un delito de asesinato en grado de tentativa. Entre otras cosas, averiguaron que en abril de 2014 otra hija del matrimonio murió con tan solo 26 días de vida. La criatura, a la que también llevaron al servicio de pediatría del ambulatorio de Santa Isabel, presentaba un golpe en la cabeza que se había producido, al parecer, al caérsele al padre de los brazos. La muerte se calificó entonces como accidental y el caso se cerró como un desgraciado suceso. Ahora, al repetirse la historia, los agentes de Homicidios han decidido abrir de nuevo aquel caso para corroborar que realmente se trató de un accidente y no de un homicidio.

Retirada de la tutela

Como medida preventiva, al matrimonio se le ha retirado la tutela de otra hija de dos años de edad, que ha quedado a cargo de la Subdirección Provincial de Protección a la Infancia y Tutela del Instituto Aragonés de Servicios Sociales. Esta pequeña no presenta signos de malos tratos y su estado de salud es bueno.

El caso de esta pareja es muy similar al protagonizado por otra, también de origen marroquí, en noviembre de 2014. Los agentes abrieron una investigación al tener conocimiento del fallecimiento de una niña de tres meses en circunstancias extrañas pero, sobre todo, al averiguar que en julio de 2011 el matrimonio había perdido a otra pequeña de la misma edad en una aparente muerte súbita. Igualmente, esta pareja tenía otra niña de casi dos años, que les fue retirada por precaución por los servicios sociales y, semanas después, entregada a una de sus tías residente en Zaragoza.

El informe forense reveló que la pequeña de tres meses había muerto por asfixia y que se trataba de una muerte violenta causada por un mecanismo de sofocación, producido al taparle las vías respiratorias al mismo tiempo que le comprimían el tórax. A pesar de que la madre de la niña, Ikram B., de 26 años, negó haber maltratado a sus hijas, la juez la envió a prisión, donde permanece a la espera de ser juzgada por dos delitos de homicidio y un tercero en grado de tentativa. Su marido no fue imputado.

Entonces se barajó la posibilidad de que la causa de la muerte estuviera en un ritual bereber que la madre practicó sobre sus hijas, en la creencia de que podían ser poseídas por un demonio que entra por la boca antes de que les salgan los dientes, y por eso se la tapaba sin tener en cuenta las consecuencias. En el caso actual se investiga si puede ser algo similar, ya que las dos mujeres son de la zona del Rif y tienen el mismo origen cultural.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión