Aragón
Suscríbete

Tyronne: "Nunca olvidaré todo lo que viví el año pasado con el Huesca"

El canario vuelve a El Alcoraz tras ampliar su cesión, y lo hace con ilusión ante el desafío del salto de categoría.

Tyronne –izquierda– entrena junto a David Mainz.
Tyronne –izquierda– entrena junto a David Mainz.
javier broto

La afición oscense lo tenía claro desde el momento en el que el Huesca regresó a Segunda División, y "Tyronne quédate" fue uno de los gritos más repetidos en la celebración del ascenso, el pasado día 28 de junio. Por eso, desde que el club empezó a planificar la temporada, renovar al jugador canario era una de las grandes prioridades. Y las gestiones no han sido difíciles, pues la predisposición del jugador era continuar en el conjunto oscense, donde se le considera como uno de los héroes de la pasada campaña.

Por tanto, el protagonista ayer en la sala de prensa de El Alcoraz no necesitaba presentación. Tyronne del Pino compareció ante los medios de comunicación para hablar de su nueva cesión, tras regresar el pasado jueves a la que considera casi como su casa, El Alcoraz. "Siempre me he sentido muy cómodo en el Huesca, en el club y en la ciudad, donde me han tratado muy bien desde que llegué, y eso me ha permitido rendir como lo hice el pasado año. Es un orgullo poder seguir vistiendo esta camiseta, y espero poder devolver toda la confianza que han depositado en mí", explicaba el jugador, visiblemente más delgado, para justificar el haber elegido el conjunto oscense de nuevo para continuar creciendo como futbolista.

Una proyección que contemplan desde su club de origen, la UD Las Palmas, que ha querido ampliar su vínculo con Tyronne durante tres años más -hasta el 2019-, antes de cerrar su nueva cesión al Huesca. Un proceso que ha ralentizado un poco su vuelta a la ciudad, pero del que el jugador se siente muy satisfecho. "Me sorprendió bastante la confianza que implica hace un aumento de contrato tan largo, pero estoy muy contento".

Tyronne hizo referencia a todo el cariño que recibió la pasada campaña, al convertirse en uno de los favoritos de la afición. "Nunca olvidaré todo lo que viví el pasado año en Huesca, tanto deportivamente como por el cariño que recibí del público, y todo ese apoyo ha sido determinante para que quisiera quedarme otro año", decía, haciendo balance del curso que finiquitaron hace poco más de tres semanas. "Tanto en el plano personal como en el colectivo fue un año fantástico. Pude jugar muchos partidos e hice goles muy importantes -anotó en los dos encuentros contra el Huracán Valencia-".

Ahora, se enfrenta a un nuevo reto, el del salto de categoría, ya que aunque ha disputado algunos minutos en Segunda División con la UD Las Palmas, el rol que debe asumir en este Huesca es muy diferente, pero afronta con ilusión el desafío que se le presenta, el de ser uno de los referentes dentro del conjunto de Tevenet. "Tengo seguridad máxima en mí mismo ante un reto tan bonito. Me hacía falta un año como el pasado para sentirme bien y ganar en confianza", explicó.

El jugador valoró positivamente que se mantenga el bloque que consiguió el ascenso, ya que considera que continuar con el buen ambiente del vestuario puede ser clave para poder firmar un año tan bueno como el anterior. "El buen rollo era espectacular y conseguir que se mantenga ese grupo humano hace que tengamos mucho ganado". Respecto a los nuevos fichajes, vaticinó que van a aportar al conjunto mucha experiencia. "Es una categoría desconocida para la mayoría de los que formamos el equipo, pero con trabajo y humildad sabremos competir contra cualquiera. Tenemos que confiar en nosotros mismos e ir hasta el final".

El jugador ya entrenó el jueves en doble sesión, por la mañana con toda la plantilla y por la tarde junto a los dos últimos fichajes, Óscar Ramírez y Leo Franco. A pesar de haberse incorporado un poco más tarde, el jugador se encuentra bien físicamente. "Estos días son de mucha carga, pero son necesarios"

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión