Aragón
Suscríbete

Hamilton domina y Pérez da el susto

Buenas sensaciones para Sainz y Alonso en los entrenamientos del Gran Premio de Hungría.

Vuelco espectacular. Checo Pérez sufrió la rotura de la suspensión trasera derecha de su monoplaza, que acabó volcado tras perder el control antes de la antepenúltima curva del trazado húngaro, en un accidente aparatoso del que, por fortuna, el bravo piloto, de 25 años, salió ileso.

El británico Lewis Hamilton (Mercedes), doble campeón mundial Fórmula Uno, mantuvo ayer su dominio y lideró la primera jornada de ensayos libres para el Gran Premio de Hungría, donde el mexicano Sergio Pérez (Force India) dio el susto al accidentarse, en el primer homenaje al malogrado Jules Bianchi.

Hamilton, que lidera el Mundial con 194 puntos, diecisiete más que su compañero y rival alemán Nico Rosberg, dominó ambas sesiones en el Hungaroring, circuito en el que ha logrado cuatro de sus 38 victorias en F1 y en el que ayer marcó el mejor tiempo en el ensayo vespertino, en el que se marcaron los cronos más bajos del día, con neumático de compuesto blando.

El inglés, que el año pasado logró su segunda corona mundial después de la que obtuvo en 2008 con McLaren, cubrió, en su mejor giro, los 4.381 metros del circuito de Hungaroring, en un minuto, 23 segundos y 949 milésimas.

Exactamente 351 menos que el ruso Daniil Kvyat (Red Bull), que, junto a su compañero australiano Daniel Ricciardo, ganador el año pasado en Hungría y tercero ayer –antes de quemar un motor usado que forzó, con bandera roja, la interrupción del ensayo vespertino–, se coló entre ambos Mercedes, en una sesión en la que Rosberg fue cuarto, a siete décimas de su antagonista.

La jornada comenzó marcada por los mensajes de recuerdo al francés Jules Bianchi, de 25 años, víctima de un brutal accidente el pasado mes de octubre en el circuito de Suzuka, durante el Gran Premio de Japón, que le mantuvo en coma hasta el pasado sábado, cuando falleció en Niza (Francia). Donde se encontraba después de ser trasladado allí en noviembre desde un hospital de Yokkaichi (en la prefectura de Mie), en el que había permanecido durante las semanas posteriores a su trágico percance.

El talentoso piloto galo, que el año pasado había logrado la proeza de sumar dos puntos en Mónaco a bordo de un Marussia –uno de los monoplazas más flojos de la parrilla–, sufrió en Suzuka un impacto de 254 puntos de fuerza G, según se informó durante las pasadas horas, por lo que nunca llegó a salir del coma en el que se encontraba cuando falleció.

Todos los pilotos y escuderías recordaron con mensajes en cascos, monos y monoplazas al malogrado piloto francés y cuando su recuerdo aún estaba en mente de todos, el mexicano Sergio Pérez protagonizó el susto de la jornada al quedarse boca abajo dentro de su Force India, tras romperse de forma extraña la suspensión trasera derecha de su monoplaza.

Por fortuna, Checo, que admitió haber sido el principal asustado, salió por pie propio del coche, que hubo de ser reparado y examinado minuciosamente, en busca de respuestas, por lo que el mexicano, octavo en la primera sesión, no salió en la segunda.

Tampoco lo hizo su compañero alemán Nico Hulkenberg, en una sesión en la que los españoles Carlos Sainz y Fernando Alonso acabaron sexto y octavo, respectivamente, en la tabla de tiempos. Alonso marcó el octavo tiempo en las afueras de la calurosa Budapest, donde en 2003 firmó la primera de sus 32 victorias en el Gran Circo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión