Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

En montaña, planifica con antelación, equípate bien y vigila los cambios de tiempo

La temporada estival trae a Aragón amantes de la naturaleza de todas partes.Pero un día de descanso en la montaña puede complicarse si no se toman precaucione.

Javier Giménez, rescatado junto a sus nietos el pasado martes, fue trasladado al ambulatorio.
Javier Giménez, rescatado junto a sus nietos el pasado martes, fue trasladado al ambulatorio.
javier broto

La llegada del verano y el buen tiempo atrae a las montañas aragonesas a un buen número de turistas y excursionistas interesados en actividades como el barranquismo, el senderismo o la escalada. El problema surge cuando no se planifican lo suficiente. Por eso, el primer consejo que da el teniente Darío Álvarez de la Cal, jefe de los grupos de rescate de montaña de la Guardia Civil, es "preparar la actividad desde casa".

Un factor importante a tener en cuenta en esos preparativos previos es el clima. "Siempre hay que comprobar la meteorología. Si puede haber tormenta o altas temperaturas, igual es mejor dejar para otro día la actividad", apunta el teniente Álvarez.

Sin embargo, incluso aunque las previsiones del tiempo sean óptimas para realizar deportes al aire libre, la montaña puede ser muy "cambiante", recuerda Darío. Por eso es importante llevar siempre un chubasquero, incluso cuando el día haya amanecido soleado. También es importante llevar comida y "sobre todo, líquidos en abundancia", destaca Álvarez. Además, cuando se va a la sierra es fundamental madrugar. "La hora de salida no son las diez de la mañana, es al amanecer, incluso a las cinco o las seis", puntualiza el teniente.

En caso de extravío

A pesar de todas estas recomendaciones, incluso los montañeros más avezados pueden verse atrapados por una tormenta. En esos casos hay dos opciones: si es fácil al punto de origen, es la mejor opción. Pero si no hay ninguna posibilidad de desandar el camino o se encuentra desorientado, es imprescindible conservar la calma y no seguir caminando. El teniente Álvarez explica por qué es peor andar sin sentido: "la visibilidad suele ser mala, por lo que puede caer por un barranco".

Así que una vez que el desafortunado excursionista cae en la cuenta de que se ha perdido, es prioritario dar aviso a los servicios de emergencia, bien sea llamando al 112 o al 062. Se haya conseguido o no establecer contacto, el siguiente paso es resguardarse de la lluvia y montar un "punto caliente". El jefe del grupo de montaña recuerda que lo mejor es una manta térmica, que es algo "barato" y que ocupa "muy poco espacio". Sin embargo, cualquier fuente de calor puede valer, incluso una vela. De cara a facilitar el rescate es importante estar atento a los sonidos que emitan los efectivos de emergencias implicados en la búsqueda. En caso de escuchar el helicóptero, los silbatos o los gritos hay que salir a una zona no arbolada, que sea visible, "no vaya a ser que pasemos y no los localicemos", avisa Darío.

En cuanto a las temperaturas, algo especialmente relevante dada la ola de calor de las últimas semanas, a veces lo mejor es "pasar el día en las pozas más relajados, y dejar el ascenso de un pico o una ruta más dura para otro día", resume el teniente.

El protocolo de respuesta

Cuando los servicios de emergencia reciben un aviso, lo primero que se hace es desviar la alerta a la zona correspondiente, por ejemplo a los efectivos destinados en Jaca, Benasque o Boltaña. A continuación se trata de contactar directamente con las personas que han solicitado ayuda, o, si es imposible, con familiares y conocidos que puedan aportar datos sobre la ruta planificada. Tras recabar esta información, se inicia un dispositivo de búsqueda en el que se incluye un helicóptero medicalizado para poder practicar atención primaria en el mismo lugar del accidente.

Aunque hasta septiembre no se conocerá el balance de rescates de montaña realizado por la Guardia Civil, fuentes del cuerpo informan de que, hasta ahora, en la provincia de Huesca el número de intervenciones es "más o menos equiparable" a las realizadas en el mismo periodo del 2014. La temporada estival de ese año se saldó con 259 salvamentos a cargo de los grupos de montaña oscenses, mientras que en Teruel solo hubo una intervención y en Zaragoza ninguna.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión