Aragón
Suscríbete

El Caixaforum desentraña en una muestra interactiva secretos y curiosidades de los números.

La exposición, abierta hasta el 10 de enero, explica en diversos niveles de abstracción las distintas familias numéricas.

Unos visitantes observan en una pantalla el desarrollo irregular del número 'e', de la familia de los irracionales.
Unos visitantes observan en una pantalla el desarrollo irregular del número 'e', de la familia de los irracionales.
guillermo mestre

¿Qué es el número Googol? ¿Por qué se fijó la docena como cantidad estándar? ¿Dónde surgió el cero y para qué? ¿Qué tiene que ver una ecuación irresoluble con las telecomunicaciones? ¿O un número imaginario con una máquina que distorsiona la voz? ¿Sabe cuál es su peso en toneladas? ¿Tiene usted un ombligo de oro?

A estas y otras cuestiones trata de responder la exposición ‘Num3ros de buena familia. Su utilidad en la vida cotidiana’, que desde hoy y hasta el 10 de enero de 2016 puede verse en el Caixaforum de Zaragoza. Se trata de la primera que este espacio, que acaba de cumplir un año de vida en la capital aragonesa, dedica a la ciencia, un campo del saber que La Caixa tiene gran empeño en "imbricar con la sociedad" y abrir a grandes públicos. "Los números son un tema complejo, pero necesario, porque están en todas partes", dijo ayer en la presentación Ignacio López, director del departamento de Ciencia de la Fundación La Caixa. "El objetivo de la muestra es romper la idea de complejidad de las matemáticas, sobre todo en los escolares, acercar lo más fresco y amable de los números", añadió.

Para ello, la exposición se articula en torno a las diferentes familias de números en un grado creciente de complejidad y abstracción. Los ejemplos prácticos e interactivos ayudan a facilitar la compresión de las explicaciones.

La familia de números que da la bienvenida al visitante son los naturales, es decir, el uno, el dos, el tres... Los que cuentan y ordenan y han acompañado al hombre en sus primeros y más rudimentarios cálculos. "Es el momento en que se empieza a distinguir uno de muchos", explicó López. Su importancia se representa con aparatos que ayudan a contar cosas, como cuentakilómetros, contadores de la luz, ábacos o hasta rosarios.

El cero vino de la India

El siguiente nivel lleva al visitante hasta los números enteros, fundamentales a la hora de establecer referencias. Aparece el cero (inventado en la India) y con él la posibilidad de comparar, así como de llevar a cabo actividades tan cotidianas como medir la temperatura, contar en negativo o establecer numéricamente lo que no se tiene (por ejemplo, las deudas).

Otro apartado reproduce aquel metro de platino iridiado que estableció el sistema métrico decimal, con el 10 como referente absoluto.

Los números racionales suponen el siguiente escalón en la visita. Permiten repartir y comparar. Establecer escalas. Aparecen los decimales y, con ellos, los patrones. Estos números abren la puerta a mundos mucho más arcanos para el lego en las matemáticas y, a la par, fascinantes.

La parte final de la exposición arroja luz sobre los números reales, claves en los cálculos más sofisticados. Un panel explica curiosidades de uno de los más famosos:pi. Pero también se ocupa del número de oro, presente en las proporciones del Partenón y hasta en las tarjetas de crédito.

De allí, a los números complejos, representados por la única ecuación que recoge la exposición:la irresoluble raíz cuadrada de -1. Esta familia numérica, la de los complejos o imaginarios, es la que está ahora mismo presente en la mayoría de los avances tecnológicos y de telecomunicaciones.

La muestra termina con una amplia orla de números especiales, populares o curiosos como el número Googol (que inventaron unos niños), los neperianos, los primos, los cuadrados...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión