Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El Zaragoza que viene

Ranko Popovic modela un equipo basado en la posesión, el toque y la intensidad en la recuperación. Ayer fue la jornada más severa de entrenamiento.

Manu Herrera y Javi Álamo encabezan una serie de carrera continua.
Manu Herrera y Javi Álamo encabezan una serie de carrera continua.
javier broto

Transcurridos cinco días de pretemporada, un total de ocho sesiones de trabajo, al Real Zaragoza se le comienzan a apreciar los primeros trazos del juego. Ranko Popovic se ha propuesto modelar un equipo coherente con el discurso con el que llegó al club: que tenga la pelota como razón de ser. Su idea de juego va cogiendo temperatura en estos primeros entrenamientos. Si algo está destacando, es la versatilidad de las sesiones.

Hay físico, pero está bien camuflado en las tareas con balón. Hasta ayer no hubo una sesión verdaderamente dura y severa. Durante la mañana, Roberto Cabellud, el preparador físico, sometió a los jugadores (divididos en cinco grupos) a un trabajo de resistencia que solo la moderada temperatura impidió que se convirtiera en un baño de lamentos. Siete kilómetros de carrera a intervalos con breves recuperaciones en los que destacó el fondo físico de Lolo. "Desde fuera puede parecer una carnicería, pero es un trabajo individual. Cada uno da lo que puede. Nos ha servido para seguir la línea de progresión fijada", indica Cabellud.

El preparador físico, arquitecto de la pretemporada, fija cuatro objetivos para esta fase del curso: "Físico, técnico-táctico, social –hacer un buen grupo humano que nos permita luchar por objetivos– y psicológico –que el grupo sea compacto y fuerte–".

Desde el punto de vista técnico y táctico, aspectos gobernados por Popovic, la pretemporada tiene un enfoque muy claro: potenciar un modelo de juego basado en la posesión, el toque, la verticalidad arriba y un ritmo alto de actividad. Los rondos son un elemento principal en las sesiones. No faltan nunca. Tampoco las posesiones o juegos similares, siempre con maniquís que simulan a un adversario, para que el jugador tenga referencias posicionales del rival. Popovic está insistiendo en que estas tareas sean complejas, para que el futbolista, especialmente los recién llegados, esté obligado a pensar y ejecutar a mucha velocidad.

Conceptos como "el jugador libre", "el tercer hombre", "recibir de cara", "las progresiones"... vertebran los ejercicios con balón, muy abundantes en los entrenamientos realizados hasta el momento, una cuestión que está siendo muy bien recibida por la plantilla. "La gente está con muchas ganas. Nadie ha llegado con un estado de forma alarmante", subraya Cabellud. "Condiciona que el año pasado no se hiciera pretemporada, pero en el fútbol de hoy, por suerte o por desgracia, es muy difícil trabajar con el grueso de la plantilla desde el inicio. No obstante, estoy muy contento de entrenar con tantos jugadores (25)".

La intensidad

Popovic también insiste en la alta actividad del equipo en la recuperación, tras la pérdida. "Ranko ha indicado que quiere un conjunto con mucha intensidad durante los 90 minutos y estamos trabajando el físico para ello", apunta Cabellud. "La intención –prosigue el preparador físico– es que estemos fuertes en las diez primeras jornadas porque esos diez primeros partidos pueden empujarnos durante los otros 32".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión