Despliega el menú
Aragón

La Fundación cumple un año

El 17 de julio de 2014 se firmó ante notario la histórica acta de constitución del patronato que permitió evitar in extremis la desaparición del Real Zaragoza.

Christian Lapetra firma el documento de constitución, junto a Fernando Sainz de Varanda y en presencia del notario Honorio Romero.
Christian Lapetra firma el documento de constitución, junto a Fernando Sainz de Varanda y en presencia del notario Honorio Romero.
oliver duch

Hoy hace un año que nació la Fundación Zaragoza 2032, el patronato a través del que un grupo de empresarios aragoneses se movilizó para intentar salvar al Real Zaragoza de la liquidación como SAD y, por consiguiente, de su prácticamente segura desaparición. Junto a César Alierta, asomaron en esta iniciativa la familia Yarza, Carlos Iribarren y Juan Forcén. Posteriormente, se unió al grupo de patronos Félix Longás, en representación de La Zaragozana.

Esta iniciativa significó, entonces, el esperanzador colofón a un caótico verano en el que, durante tres largos meses, el proceso de venta del paquete accionarial del anterior propietario, Agapito Iglesias, atrajo al arruinado viejo club zaragocista a peculiares personajes y grupos inversionistas. Gentes cuya solvencia nunca quedó contrastada y que, en un maremágnum sin precedentes y cargado de polémicas y conductas improcedentes, llevaron a todo el zaragocismo a un grado de desazón y desesperación jamás conocido.

Frente a ese panorama, aparecieron los actuales responsables del club. El acta de constitución fue rubricada por Christian Lapetra, hijo del legendario jugador de Los Magníficos Carlos Lapetra –posteriormente designado presidente–, Fernando Sainz de Varanda Alierta, abogado, hijo de quien fuera alcalde la ciudad Ramón Sainz de Varanda y sobrino de César Alierta, y Fernando de Yarza Mompeón. El despacho del notario Honorio Romero acogió un acto que ha terminado por ser crucial para la supervivencia del Real Zaragoza.

De inmediato, los patronos de la Fundación Zaragoza 2032 hicieron efectivo un préstamo participativo de 8 millones de euros a favor del Real Zaragoza, perentorio en aquellas fechas límite para hacer frente a las obligaciones de pago que la SAD debía acometer para poder ser inscrita en la Segunda División española y no perder los derechos federativos. De dicha operación se dio cuenta a Javier Tebas, presidente de la Liga de FútbolProfesional, para que diera luz verde a la inclusión del Real Zaragoza en el sorteo del calendario de liga, circunstancia que no hubiese ocurrido de no llegar el citado aval financiero.

Una vez taponada esa inmediata y letal vía de agua, los patronos comenzaron un frenético día a día que, durante todo este año, les ha llevado a llevar a cabo decenas de reuniones con la Agencia Tributaria, diversos pasos de índole societaria en el Consejo de Administración necesarios para dotar de viabilidad a la sociedad a medio plazo, la reconstrucción prácticamente total del área deportiva en tiempo récord y, de manera inevitable, la aportación de mayor capital para solventar los múltiples agujeros económicos heredados del pasado y que generan un presente todavía lleno de trabas y de lenta solución.

A las pocas horas del nacimiento de la Fundación Zaragoza 2032, que, por el prestigio y la solvencia de los empresarios que la sustentan, contó de inmediato con el respaldo de las instituciones políticas y de los entes deportivos y futbolísticos nacionales, Agapito Iglesias ejerció su derecho de retroacción de las acciones que, semanas antes, había vendido a otro grupo de industriales. Y las vendió simbólicamente por un euro, tal y como dejó escrito en un comunicado público.

La Fundación, una vez se convirtió en accionista mayoritaria del club, manifestó públicamente que su objetivo era "reconstruir el Real Zaragoza desde sus cimientos para lograr devolver a la entidad al lugar que se merece, entre los mejores del fútbol español". Y en esa tarea está empeñada, justo en el inicio de su segundo año al frente de la entidad y tras haberse quedado a solo 7 minutos del ascenso a Primera División en la promoción ante Las Palmas. De nuevo, esta vez sin las premuras de tiempo del vertiginoso verano pasado, el ascenso es de nuevo el objetivo prioritario.

Etiquetas
Comentarios