Despliega el menú
Aragón

Sabiñánigo da un mes de plazo a la propiedad para vallar la fábrica de Inquinosa

El alcalde se reunió ayer con el consejero Olona, que asegura que el problema del lindano es una de sus prioridades.

El Ayuntamiento de Sabiñánigo ha dado un plazo de un mes a la propiedad de la antigua fábrica de Inquinosa para que valle convenientemente el perímetro y garantice la seguridad del que es uno de los principales focos de contaminación por lindano –que se produjo en esas instalaciones entre 1975 y 1989–, junto con los vertederos de Bailín y Sardas, situados en su entorno.

Según explicó el alcalde serrablés, Jesús Lasierra, el Consistorio ha enviado el requerimiento y está a la espera de que se ejecute la orden. De lo contrario, pedirán autorización a los titulares para que el Ayuntamiento acometa los trabajos de forma subsidiaria y de no obtenerlo, solicitarán un permiso judicial con el que poder actuar"a la mayor brevedad posible".

Lasierra recordó que la anterior corporación ya se dirigió a las empresas propietarias de los terrenos (Inquinosa, dueña de dos parcelas, y la inmobiliaria Urmarast, titular del resto) para informarle de la necesidad de tomar medidas para evitar problemas, dado que el inmueble y su entorno suponen un peligro para la salud pública. El vallado perimetral es deficiente y hasta carece de puerta trasera, que no se ha repuesto tras ser robada.

El alcalde reconoce que los dueños"no han hecho nada hasta ahora", pero confía en que atiendan la petición porque"hay que invertir una pequeña cantidad".

Mientras continúan los trámites, Lasierra se reunió ayer en Zaragoza con el nuevo consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, para transmitirle "la inquietud y el sentir del Ayuntamiento y de la ciudadanía"."No hay que esconderlo, pero tampoco dramatizar", señaló. El primer edil le ofreció su colaboración y le instó a"ir al Gobierno central y a la Unión Europea para buscar fondos y poner en marcha nuevas actuaciones", si bien el encuentro fue una primera toma de contacto y no se concretaron medidas.

Eso sí, se ha descartado seguir adelante con el convenio que debían firmar la DGA y el Ayuntamiento para derribar y descontaminar la factoría. La Dirección General de Calidad Ambiental envió al Consistorio un borrador poco antes de las elecciones, pero el alcalde decidió esperar a que se constituyera la nueva corporación. Ayer, Olona –que como decano del Colegio de Ingenieros Agrónomos participó en la comisión de expertos constituida por el anterior consejero, Modesto Lobón– consideró que"no se puede plantear un convenio que traslade el problema al Ayuntamiento ni dejarlo solo". Añadió que este es uno de los temas más urgentes de los que se ocupará y mostró su intención de"trabajar y pelear para conseguir recursos del Gobierno central y de Europa".

Etiquetas
Comentarios