Despliega el menú
Aragón

Almodóvar se muestra "impresionado" por el paisaje del Pirineo en el rodaje de 'Silencio'

El director manchego graba estos días su película número 20 en las carreteras de Fanlo y Panticosa.

Pedro Almodóvar atiende a los periodistas, junto a Emma Suárez y Darío Grandinetti.
Pedro Almodóvar atiende a los periodistas, junto a Emma Suárez y Darío Grandinetti.
rafael gobantes

De la meseta manchega a las montañas del Pirineo. Pedro Almodóvar ha incorporado el Alto Aragón a su paisaje fílmico rodando estos días su nueva película, ‘Silencio’ (la número 20), en las angostas carreteras de Fanlo, las impresionantes laderas del acceso que sube serpenteante al balneario de Panticosa o el desfiladero de Monrepós. Un equipo de 68 personas de la productora El Deseo, encabezadas por el más internacional de los directores de cine españoles, graba en esos escenarios del 6 al 9 de julio parte del drama protagonizado por Emma Suárez y Adriana Ugarte.

El trasiego de las cámaras, los camiones de rodaje, los asistentes de caterin o el dron que ha captado las panorámicas de las montañas situadas entre Fanlo y Broto ocuparon ayer el parquin del polideportivo de Panticosa. Al grito de "¡Apaguen los móviles!", una cámara pegada a la luna de un coche capta en el interior la conversación entre Emma Suárez y el actor argentino Darío Grandinetti. A pocos metros, desde su furgoneta, Almodóvar visualizaba las imágenes. Poco después, todos se trasladaron a la carretera del balneario para rodar el final de la película, que simula el viaje de la pareja a Suiza.

El realizador manchego hizo un paréntesis para atender a la prensa, en un encuentro propiciado por Tu Huesca, la sociedad de gestión turística que coordina la oficina fílmica. "El Pirineo es impresionante, más de lo que me esperaba", declaró. Además de "la belleza evidente", lo que más le ha atraído es que haya "zonas solitarias en las que se puede llevar a cabo un tipo de vida al margen de todo, de la sociedad, de testigos... de un modo totalmente aislado e impune". Solo ha rodado exteriores y sobre todo pases de carreteras, ya que la película transcurre entre viajes.

El reparto es, como siempre, muy femenino. Lo encabeza Emma Suárez, que interpreta a Julieta, junto a Adriana Ugarte, Nathalie Poza (rodó el martes en Fanlo) o Michele Jenner. "Es un drama, la historia de una espera de la madre, una mujer que ha pasado por múltiples problemas y todos muy, muy desgarradores. Aunque no quiero que las protagonistas estén todo el tiempo llorando, sufren muchísimo", desveló, sin querer ir más allá. No hay espacio para el humor.

Almodóvar habló de la importancia de los paisajes en sus películas, "un personaje más". "El paisaje no es solo una cuestión estética, tiene entidad dramática", dijo, "especialmente en ‘Silencio’, ya que Julieta, con cada viaje, cambia de estado de ánimo". El Pirineo marca la distancia con Madrid, la llegada a un lugar insólito al que no está habituada y donde sufre en soledad.

Además de rodar en carreteras, la escena más importante de la película, la que provoca el problema de la protagonista, transcurre en una casa aislada de Fanlo, en el parque Nacional de Ordesa, desveló el director, donde nada ni nadie puede ayudarla. En realidad se trata de una vivienda de turismo rural, La Era Satué, situada al lado del bar Las Eras.

Para Emma Suárez, caracterizada con magulladuras en la cara y una venda en un brazo, ha sido "un regalo" trabajar con Almodóvar. La actriz, que el año pasado rodó otra película en el valle de Tena, anticipó que ‘Silencio’ es "dura". Su personaje simboliza el dolor, la soledad y la fatalidad del destino. Ella se estrena con Almodóvar, no así su pareja en la ficción, Darío Grandinetti, actor de ‘Hable con ella’.

En cuanto a sus expectativas ante el estreno en marzo, el realizador dijo que "un rodaje es una aventura extraordinaria y lo único que pienso es tener aliento para cada día enfrentarme a cada plano, pero no soy capaz de pensar más allá de la semana próxima". Está en su octava semana (quedan tres o cuatro) y se ha grabado también en Galicia, Toledo, Sevilla y Madrid.

Tranquilidad y mucho calor

Almodóvar se va satisfecho de un rodaje "tranquilo", con un único elemento discordante, el sol. Esperaba alejarse de las altas temperaturas de Madrid y se ha topado con la ola de calor. "Hemos encontrado poca gente y cuando había alguien que dudaba de si hacerse una foto, casi iba yo".

El director prefirió no hablar de la actualidad política, pese a que se le preguntó, porque la película concentra toda su atención. "No me queda una neurona libre para enterarme de casi nada más que del rodaje, me absorbe por entero. Todavía vengo de un país previo a las elecciones municipales", bromeó. No obstante, aclaró, "estoy muy contento por algunas cosas y sigo preocupado por las de siempre".

Etiquetas
Comentarios