Despliega el menú
Aragón

El nuevo alcalde de Villanueva denuncia los incumplimientos de la DGA con el instituto

El Consistorio ya ha gastado 181.000 euros en la sección, pero Educación no ha encargado ni el proyecto.

El próximo curso la sección tendrá aulas prefabricadas. La sección del instituto de Zuera habilitada en el centro deportivo de Villanueva de Gállego acoge a los alumnos de ESO.
El próximo curso la sección tendrá aulas prefabricadas. La sección del instituto de Zuera habilitada en el centro deportivo de Villanueva de Gállego acoge a los alumnos de ESO.
OLIVER DUCH

El nuevo alcalde de Villanueva de Gállego, Mariano Marcén, de Ciudadanos, denuncia los incumplimientos del Departamento de Educación de la DGA sobre la construcción de un instituto en este municipio. El regidor destaca que, mientras el Ayuntamiento ya ha gastado 181.000 euros en mantener una sección para que los alumnos de ESO no tengan que seguir desplazándose hasta Zuera, el Gobierno de Aragón ni siquiera ha encargado el proyecto del futuro centro. Por eso exige acelerar "todo lo posible" el proceso.

"El compromiso de la consejería era que el proyecto del instituto se redactase en 2014, pero estamos en 2015 y ni siquiera ha salido a licitación, aunque es verdad que en los presupuestos de este año hay un partida de 140.000 euros –critica Marcén–. Además, nos hemos encontrado con la sorpresa de que, para que el instituto se construya en la parcela que se cedió en 2011, el Consistorio tendría que hacer una inversión de varios cientos de miles de euros".

Los estudiantes de Villanueva siempre han tenido que cursar la educación secundaria en Zuera. Sin embargo, el fuerte crecimiento que ha experimentado la localidad en las dos últimas décadas ha provocado que en la actualidad tenga incluso más alumnos de que el municipio vecino. Por eso, y por los problemas de masificación que sufre el instituto zufariense, hace cuatro años el Ayuntamiento pidió y consiguió que en las instalaciones del centro deportivo se habilitase una sección para los estudiantes de ESO.

"Se puso en marcha en 2011 para los alumnos de primero y segundo, pero en 2013 se amplió para poder acoger a los de tercero y cuarto –explica el alcalde, que también es diputado provincial–. Lógicamente, eso ha ido incrementando los gastos que ha costeado el Ayuntamiento, porque ha habido que habilitar más aulas y autobuses y han crecido los costes de funcionamiento". Según los datos facilitados por la intervención, hasta la fecha el Consistorio ha asumido 95.000 euros en inversiones y otros 86.000 en gastos corrientes –ahora mismo, solo transportar a los alumnos desde el casco urbano de Villanueva hasta el centro deportivo cuesta unos 30.000 euros anuales–.

Este último año, en la sección han estudiado unos 160 jóvenes distribuidos en siete aulas –dos para primero, segundo y tercero y una para cuarto–. Sin embargo, de cara al próximo curso la previsión es que hagan falta dos clases más, por lo que el Departamento de Educación va a instalar aulas prefabricadas junto a los edificios del polideportivo y la piscina cubierta. "Además, ya nos han dicho que en septiembre de 2016 harán falta más clases todavía", recalca Marcén, que tiene asumido que en el mejor de los casos el instituto no se pondría en marcha hasta el curso 2017/2018. "Esperamos que lo puedan construir en dos años, pero es verdad que puede haber más retrasos", dice resignado.

Una inversión no prevista

A esta situación se le suma la "sorpresa" que se ha llevado el equipo de gobierno cuando Educación les ha comunicado que la parcela de 19.000 metros cuadrados que el Ayuntamiento cedió en 2011 para la construcción del instituto necesita unos trabajos de nivelación sin los cuales la DGA dice que no puede levantar el nuevo centro y tendrán que ser realizados por el Consistorio.

"Todavía hay que hacer los cálculos, pero la arquitecta ya nos ha dicho que ese movimiento de tierras podría costar unos 700.000 euros", explica Marcén. El representante de Ciudadanos dice "no entender" cómo la DGA no avisó antes de esta circunstancia. "Decidimos ceder esa parcela pensando que no teníamos que gastar ni un euro, si lo hubiésemos sabido igual habríamos elegido otra", lamenta el regidor villanovense.

Ante este imprevisto, el Ayuntamiento va a estudiar la posibilidad de que el instituto se construya en los terrenos del antiguo campo de fútbol, parte de los cuales podrían venderse para destinarlos a la construcción de viviendas y financiar así los costes que conllevaría esta opción –los suelos tendrían que urbanizarse–.

Marcén insiste en que la solución que se elija finalmente se negociará con el resto de grupos políticos. Además, confía en que Educación redacte el proyecto del instituto en paralelo a los trámites que sean necesarios a partir de ahora –nivelar la parcela cedida en 2011 o tramitar el cambio a los suelos del antiguo campo de fútbol y urbanizar esa zona–.

Etiquetas
Comentarios