Despliega el menú
Aragón

Los tres detenidos por el crimen de Fuentes Claras declararán mañana ante el juez

La población, conmocionada por la posible vinculación de una vecina con la muerte de Luis Esteban.

Un vecino, ayer junto a la casa de la mujer detenida, a pocos metros de la de la víctima.
Un vecino, ayer junto a la casa de la mujer detenida, a pocos metros de la de la víctima.
Jorge escudero

Las tres personas detenidas el pasado martes por su presunta vinculación con el asesinato del vecino de Fuentes Claras Luis Esteban pasarán a disposición judicial mañana, 3 de julio. Los encausados, que ayer permanecían en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de la capital turolense y de los cuales se desconoce su grado de implicación en el suceso, serán conducidos en un vehículo policial hasta el Juzgado de Calamocha, al ser este el órgano territorial competente para desarrollar las diligencias de investigación.

Los detenidos, una mujer que limpiaba en la casa del fallecido y cuidó de su madre anciana hasta que esta ingresó en una residencia, así como su esposo y un hermano de este, todos de origen marroquí, comenzarán a prestar declaración en el despacho del juez de Calamocha sobre las 10.30, según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) en un comunicado. Testificarán después de haberlo hecho ya ante la Guardia Civil en las horas siguientes a su detención.

Vecinos de la localidad explicaron ayer que el marido "desapareció" del pueblo el día después del suceso –Esteban fue encontrado muerto en su casa el pasado 23 de febrero–, dejando a su esposa y a sus dos hijos de corta edad, "y solo volvía muy de vez en cuando". La mujer fue detenida en Fuentes Claras tras un registro de su vivienda, situada a menos de 30 metros de la de la víctima. Los dos hombres fueron localizados en Albacete, donde estaban trabajando.

Muchos habitantes de Fuentes Claras se mostraban ayer conmocionados por los últimos acontecimientos. "Esto ha sido un shock tremendo. Primero, la muerte de un vecino tan querido como Luis, y ahora, que una vecina conocida por todos y a la que todo el mundo ha ayudado en lo que ha podido pueda estar relacionada con el suceso", manifestó una mujer cliente del bar de la localidad.

En la calle, un grupo de vecinos confesaba que "nadie imaginaba que fuesen a detener a gente tan cercana. Nos hemos quedado helados". Todos ellos reclamaron que "quien sea culpable, que pague de verdad por ello; no queremos que salgan de la cárcel a los cuatro días". "Nos hemos llevado una sorpresa terrible", dijo otro hombre. La muerte de Luis Esteban, de 52 años, que regentaba un comercio de alimentación, impresionó a todos sus convecinos. Su cuerpo fue encontrado en el interior de la vivienda maniatado y con signos de haber recibido una brutal paliza. Los delincuentes se llevaron de la casa la caja fuerte en la que la víctima guardaba su dinero.

Etiquetas
Comentarios