Aragón
Suscríbete

Carreteras instalará semáforos en los túneles de Plan para el paso de autobuses y camiones

Será una medida provisional ante la limitación de altura a vehículos pesados. Dos autocares de un campamento de verano circularon ayer escoltados.

Un vehículo de Protección Civil escoltó ayer a los dos autobuses con niños de colonias que se dirigían a Gistaín.
Un vehículo de Protección Civil escoltó ayer a los dos autobuses con niños de colonias que se dirigían a Gistaín.
heraldo

La Dirección General de Carreteras de la DGA instalará semáforos en los túneles de La Inclusa, única puerta de entrada por carretera a los municipios de Plan, San Juan de Plan y Gistaín, en el valle de Chistau, para normalizar el paso de camiones y autobuses. Actualmente está prohibida la entrada de vehículos pesados de más de 3,30 metros de altura, ya que las dimensiones de los túneles los obligan a ir por el centro de la calzada, con el consiguiente riesgo en caso de cruzarse con otro vehículo.

La semaforización para dar paso alternativo será una medida provisional mientras se redacta el estudio informativo de mejora de la carretera autonómica A-2609, donde está el desfiladero de La Inclusa, con cuatro túneles. De forma más inmediata, la única solución que plantea la administración es que los conductores den aviso a la Guardia Civil advirtiendo de que van a circular, ya que una señal de prohibición limita la altura.

De esta forma ha reaccionado el Gobierno de Aragón a las críticas expresadas el pasado martes por el Ayuntamiento de Plan contra las restricciones de paso, sobre todo para los autobuses, en un valle turístico como este. La gota que colmó el vaso de su paciencia es la autorización, a modo de ‘salvoconducto’, solicitada por un transportista de Zaragoza, para poder llevar a un grupo de niños a unas colonias a Gistaín, ya que quería saltarse la limitación de gálibo, como hacen la mayoría de conductores.

El servicio de Protección Civil de la comarca de Sobrarbe escoltó ayer a los dos autobuses que trasladaban a los menores al campamento. A las 13.00 se cortó el tráfico en la A-2609, hasta que pasaron los túneles. El operativo se repitió a la vuelta, cuando habían dejado a los niños, y habrá que hacer lo mismo el día 15 al finalizar las colonias.

Más de 20 vehículos diarios

La presencia de la señal de prohibición y de una baliza indicativa unos metros antes no impide que cada día pasen camiones y autocares, incluido el servicio de transporte escolar, ya que de lo contrario la vida del valle se vería seriamente afectada. Según datos de la propia Dirección General de Carreteras, la intensidad media diaria es de 323 vehículos, de los que más de 20 (un 6,8%) son vehículos pesados.

El director general, Miguel Ángel Arminio, no entiende que ahora se plantee el problema cuando la baliza lleva meses puesta. Confía en resolverlo con el proyecto de semaforización de los túneles. En estos momentos se estudia la instalación de un detector para que la luz roja se encienda solo al paso de vehículos de más de 3.30 metros. Eso permitiría cortar el tráfico en el interior y que el camión o el autobús transitaran por el centro de la calzada, donde la altura es de 4 metros. "Si el semáforo actúa siempre, para el tráfico que hay en esa carretera, los conductores se quejarían de los parones", declaró, y aseguró que es un proyecto "que está lanzado y se resolverá en breve".

En paralelo, el Gobierno de Aragón ha adjudicado provisionalmente (falta la firma definitiva del contrato) la redacción del estudio informativo de mejora de la carretera para conectarla además con la comarca de la Ribagorza a través de Chía, lo que daría otra salida al valle de Chistau. Una de las posibilidades es agrandar los túneles de La Inclusa, en función de lo que determinen los estudios geotécnicos. Hay una alternativa más cara para perforar un nuevo paso, pero su longitud, más de un kilómetro de largo, lo haría muy costoso.

Camiones atascados

El director general de Carreteras reconoce que pasar sin un permiso especial, como tramitaron ayer los dos autobuses de Zaragoza, es una infracción sancionable, pero aclaró que la Guardia Civil es permisiva porque conoce el problema. "No es que hagan la vista gorda, pero saben cuál es la dificultad. Ante un aviso previo no sancionan, incluso si pueden paran el tráfico al otro lado", explicó.

La baliza informativa que indica sobre la carretera la altura máxima permitida, se colocó con el Plan Impulsa para que los camiones supieran qué se iban a encontrar al llegar a los túneles, ya que algunos se habían quedado atascados e incluso tenían que deshinchar las ruedas para salir.

Por su parte, el Ayuntamiento de Plan señaló ayer que tiene el respaldo de los otros dos municipios del valle. "Esperaremos a que se constituya el nuevo Gobierno de Aragón para plantearle la revindicación y también queremos contar con la Diputación de Huesca y la Comarca de Sobrarbe, que siempre nos han apoyado", declaró el teniente de alcalde, Miguel Lacambra.

Un informe enviado por el Ayuntamiento de Plan a Carreteras advertía de que el escaso gálibo provoca la pérdida de carga de los camiones por impacto contra el techo o los laterales, lo que obliga al cierre temporal, y por tanto incomunica el valle. También resulta complicado y peligroso el paso de peatones, ciclistas o del ganado, ya que por aquí discurre la vía pecuaria. Además, el autobús escolar hace el trayecto dos veces al día y el paso por los túneles supone un problema puesto que no se puede cruzar con otro vehículo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión