Aragón
Suscríbete

Pablo Abián "Siempre he creído en mis posibilidades"

No hay respiro para el olímpico bilbilitano, que el pasado domingo subió a lo más alto del podio de los I Juegos Europeos de Bakú y hoy mismo parte hacia Rusia.

El olímpico bilbilitano Pablo Abián, ayer en Madrid.
El olímpico bilbilitano Pablo Abián, ayer en Madrid.
enrique cidoncha

Pablo Abián saborea su madurez deportiva en una especialidad que le lleva de aquí para allá, como el volante que sale lanzado a una velocidad endiablada de su raqueta. El olímpico bilbilitano, con 30 años recién cumplidos, exhibe la mejor de sus sonrisas: el domingo se proclamó campeón de los I Juegos Europeos celebrados en Bakú (Azerbaiyán) y, sin descanso, viaja hoy a Rusia para participar en una Challenge Internacional, la White Nights 2015, en el comienzo de la cuenta atrás para su gran reto, los Juegos de Río 2016.

-Su nombre ya figura en la historia del palmarés de los primeros Juegos Europeos. ¿Qué sintió cuando ganó en la final al danés Emil Holst y se colgó el oro?

-Fue un cúmulo de emociones y una inmensa alegría. Estaba con mucha tensión en esa final, con un partido tan igualado... Pero después, cuando pasaron unos minutos, valoré más lo conseguido. Se lo quería dedicar a mucha gente, en especial a los que me han ayudado a llegar a Bakú: a mis padres, porque han estado a mi lado en todos los momentos, buenos y difíciles, y, sobre todo, a mi hermano Javier, que lleva más de un año siendo mi entrenador y su trabajo se ve recompensado con estos resultados. Sin olvidar a mi club, el IES La Orden de Huelva, por todo el respaldo deportivo.

-El título de campeón fue el premio a un torneo muy regular.

-He sido muy competitivo desde el principio, encuadrado en un grupo muy difícil, y he conseguido pasar de ronda partido a partido, remontando marcadores desfavorables y reponiéndome a las adversidades. Siempre he creído en mis posibilidades.

-Atraviesa un momento dulce. El pasado mes se adjudicó el prestigioso Internacional de España y ahora paladea el éxito de unos Juegos con aroma olímpico.

-El Internacional fue muy importante porque es de los primeros torneos que suman para la clasificación olímpica y logré 4.000 valiosos puntos. Pero estos Juegos Europeos son especiales, quedan para la historia. Era la primera edición que se realizaba y estoy muy orgulloso del rendimiento que he dado en todo el campeonato.

-Sus hermanos mayores, Javier y María, le ‘engañaron’ para que se apasionara con los volantes en el club que fundó su padre Antonio, la Agrupación Deportiva San Íñigo de Calatayud.

-Guardo muy buenos recuerdos de los inicios. El bádminton es un deporte diferente que hasta que no lo practicas no te das cuenta de lo divertido que es y de lo que engancha. Lo primero que digo es que la gente se anime a practicarlo, porque a mí me atrapó y me ha permitido vivir experiencias únicas.

-Lleva quince años en la élite nacional e internacional en los que se ha forjado como un jugador con carácter.

-Soy muy luchador, no doy un punto por perdido, y mi fuerte es la defensa. Pero soy consciente de que tengo que seguir mejorando en todos los ámbitos, sobre todo en el juego de ataque. Pero sí que es cierto que me benefician puntos largos para poder desgastar al contrario.

-Tiene mucho mérito el conseguir su currículum –es el número uno de España desde 2006 y ocupa el puesto 43 en el ranquin mundial– en un deporte que en España le ha costado dejarse ver.

-El bádminton en España sigue siendo un deporte muy minoritario, habría que trabajar muchísimo para que creciera en todos los ámbitos. Los resultados a mí me están acompañando y lo importante es seguir en esta línea.

-Su trayectoria no ha sido un camino de rosas después de los Juegos de Londres 2012.

-Sí, mi situación ha sido muy compleja. He pasado por momentos muy complicados y solamente la familia y los amigos más cercanos saben todo lo que he sufrido, lo mal que lo he pasado y las situaciones tan amargas que he padecido. Pero, poco a poco, he conseguido salir adelante, trabajando día a día y, al final, los resultados han llegado. Pero sí que es cierto que la falta de apoyo por parte de la Federación Española de Bádminton y el trato que he recibido no han sido buenos y me han repercutido como persona y jugador.

-Ha llegado a decir que vivía en una "situación de desamparo".

-Mi situación no se puede comparar con otros jugadores, como Carolina Marín. Lo único que digo es lo que vivo y sufro, es la realidad tal cual. Pero ahora me quiero centrar en esta victoria, disfrutarla la máximo posible.

-Empieza la cuenta atrás para Río 2016. Tras Pekín y Londres, ¿se ve disputando sus terceros Juegos Olímpicos?

-Espero que sí. Es mi ilusión. Hasta el 1 de mayo de 2016 está abierto el periodo de clasificación y queda un último empujón.Lo importante es centrarse en los últimos torneos del calendario. Ahora marcho a Rusia, luego entreno dos semanas en España y vuelvo de nuevo a Rusia (Vladivostok) para un GP (Gran Prix Russian Open 2015) para tratar de ganar partidos e incrementar los puntos para el ranquin. Después tengo el Mundial absoluto en Indonesia (Yakarta), donde tengo ganas de intentar dar el máximo de mí y hacer un buen papel esperando tener suerte en el sorteo. Aún queda un largo camino para Río de Janeiro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión