Aragón
Suscríbete por 1€

El Real Zaragoza busca salida a los descartes

El club aragonés trata de agilizar una solución en el mercado para los jugadores sin sitio en la próxima plantilla por razones económicas o deportivas.

Martín González, en la sala de prensa de La Romareda.
Martín González, en la sala de prensa de La Romareda.
guillermo mestre

El Real Zaragoza trata en estos primeros días de mercado de resolver las situaciones de aquellos futbolistas que deben dejar el club en las próximas semanas. Hay dos cuestiones básicas que explican esta estrategia de acción del área deportiva: la primera, despejarle a Popovic la plantilla para que el técnico serbio arranque el próximo día 14 de julio la pretemporada con un grupo de jugadores que se asemeje lo máximo posible al que dispondrá cuando comience mediado agosto la campaña. Y la segunda cuestión es la masa salarial: del mismo modo que hace once meses el club tuvo que agilizar salidas para reducir el gasto de plantilla hasta allí donde permitía La Liga antes de lanzarse a contratar jugadores con cierta libertad de maniobra, este verano está sujeto a unas coordenadas similares. El club debe solucionar algunas salidas que condicionan los pasos previstos en el mercado.

Hay dos bloques diferenciados: los futbolistas cuyas condiciones salariales son incompatibles con la realidad del club para la próxima temporada y los futbolistas cuya relación coste-rendimiento deportivo-rol en la plantilla presenta desequilibrios.

En el primer grupo, el Zaragoza busca salida para Javi Álamo, Abraham y José Fernández. Sus salarios son inasumibles. Acabada su cesión al Éibar, Abraham es desde hoy, de nuevo, jugador del Zaragoza y está citado el día 14 si no se soluciona su situación. El lateral izquierdo cobra más de medio millón de euros anuales. En esas condiciones, su continuidad es inviable, por eso, el Zaragoza espera a que algún club pueda convencerle en lo deportivo y lo económico. En ese caso, el club valorará una nueva cesión (le quedan dos años más) o incluso la rescición de contrato. La cesión también es una herramienta que podría facilitar la salida de Javi Álamo, quien el año pasado ya aceptó una rebaja salarial para continuar. Este año no la habrá, en parte también porque deportivamente no termina de convencer. Álamo tiene pactados en torno a 400.000 euros (más lo acordado por sus rebajas anteriores). En Segunda, tiene un destino complicado. El extranjero y, sobre todo, Las Palmas pueden abrirse como soluciones. También la cesión puede allanar la salida de Fernández, aunque el interés del Córdoba, que tiene el 50% de los derechos económicos del lateral, puede derivar en un acuerdo intermedio.

También se trabaja con sus agentes las salidas de otros futbolistas cuyo coste, se entiende, está alejado del rendimiento que han ofrecido o de su posición jerárquica en la plantilla, aspectos que dificultan la planificación del próximo proyecto. Son los casos de Rubén, Lolo y Alcolea. Al portero canterano se le va tratar de encontrar una cesión. Con Rubén y Lolo, en cambio, las soluciones parecen más complicadas. Ambos tienen un año más de contrato y la salida, en estos momentos, pasa por sendos acuerdos para rescindir sus contratos, medida que, en el caso de exigir una contraprestación, repercutiría negativamente sobre el total de dinero disponible para salarios. Por ello, no debe descartarse, incluso, que permanezcan en la entidad si a finales de agosto no se definen sus desvinculaciones. Además, los canteranos Whalley yAdán Pérez también pueden salir a préstamo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión