Aragón
Suscríbete

Primeros pasos para recuperar las salinas de Arcos, incluidas entre las ocho mejores del país

Ayer se presentó un estudio de reuperación de la ermita, uno de los edificios del complejo industrial.

Sal cristalizada
Sal cristalizada
antonio garcia

El Ayuntamiento de Arcos ha hecho una clara apuesta por la recuperación de las salinas, incluidas entre las ocho más singulares de España y declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) desde hace cinco años, como un importante recurso turístico para el pueblo. Ayer se presentaron en la localidad un estudio sobre las salinas de interior protegidas, de Katia Hueso Kortekaas, y el proyecto de conservación de la ermita de los Dolores –una de las edificaciones de complejo– por parte de los propietarios, lo que ha reavivado el interés del Consistorio y de los vecinos por rescatar este recurso patrimonial del olvido y de la ruina.

El alcalde, José Luis Alvir, reanudará en breve negociaciones con los titulares de las instalaciones para tratar de buscar una solución que permita ponerlo en valor. Esta es una idea que se baraja desde hace varios años, sin embargo la iniciativa se había quedado en punto muerto. Ahora, tras la próxima apertura de Galáctica, el centro de difusión y práctica de la astronomía, el proyecto ha cobrado nuevo impulso.

José Luis Alvir señaló que la recuperación del complejo turístico supondría un "importante complemento para Galáctica y de gran interés para dinamizar la economía local y de la comarca". "Son salinas que tienen detrás mucha historia", agregó.

Manifestó que se podría acceder a diferentes vías para que la restauración de este patrimonio no fuera excesivamente gravosa. "No hay estudios sobre el coste, entre otras razones, porque las salinas son de propiedad particular y hasta ahora no se ha promovido un estudio en este sentido, pero pensamos que se abren posibilidades para que no hubiera que invertir demasiado", explicaba Alvir. Según apuntó, desde campos de trabajo, hasta prácticas para universitarios, las salinas pueden ser objeto de diversas actividades que permitan su reconstrucción. "Hace unos años tuvimos, incluso, un ofrecimiento de la Universidad Politécnica de Valencia, para redactar la restauración de los edificios, como proyectos fin de carrera", destacó Alvir.

Los vecinos de Arcos se muestras muy sensibilizados con la posible recuperación de las salinas, que consideran parte de la identidad del pueblo. De hecho, a la presentación de los estudios de ayer, organizada por la Asociación Cultural La Sabina, asistieron un centenar de personas.

Francisco Cubel, portavoz de la Asociación, resaltó los hilos afectivos que unen estas instalaciones con la población de Arcos, en la que prácticamente todos los vecinos "han tenido algún familiar trabajando en las salinas". Fue hasta los años sesenta del siglo pasado, cuando comenzó el declive del que fuera hasta los años ochenta un importante foco de empleo para la localidad.

Cubel consideró necesaria la colaboración de instituciones, colectivos diversos y propietarios para sacar adelante el proyecto de puesta en valor del asentamiento salino. En parecidos términos se expresó la investigadora Katia Hueso. Considera difícil llevar a cabo acciones para poner en valor un patrimonio tan complejo como el de las salinas, "si no ha voluntad conjunta de todas las partes implicadas". Señaló que la declaración BIC no garantiza la recuperación del patrimonio, sino su protección "que a menudo queda solo en el papel".

A su juicio, no resulta fácil decir a priori si el complejo puede resultar rentable como reclamo turístico, pero admitió que "resultaría una sinergia atractiva esa combinación entre lo terrestre de la sal y lo estelar del centro de Galáctica".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión