Aragón
Suscríbete

Merecido bronce

Torrens guía a España hasta el podio en el Eurobasket femenino ante Bielorrusia. El zaragozano Víctor Lapeña se cuelga la medalla como segundo técnico del equipo.

La selección española de baloncesto celebra la medalla de bronce.
La selección española de baloncesto celebra la medalla de bronce.
TIBOR ILLYES/EFE

Lejos de quedarse con la ‘final de consolación’, las jugadoras españolas salieron en la lucha por el tercer puesto ante Bielorrusia con muchas ganas de lograr una medalla de bronce. El equipo de Lucas Mondelo, y del aragonés Víctor Lapeña como segundo técnico, se apoyó en sus principales estrellas para llevarse un disputado encuentro, que finalizó con un marcador de 58-74, sentenciado por las defensas y el lanzamiento exterior.

Las dos selecciones salieron muy centradas en parar a las principales amenazas del partido: Astou Ndour, en España, y Yelena Leuchanka, en Bielorrusia. Con los dos equipos volcados bajo el aro para parar a las dos jugadoras interiores, ambos combinados buscaron el acierto exterior, aunque solo las bielorrusas encontraron las canastas desde más allá del arco. Ziuzkova logró abrir distancia con dos triples casi consecutivos, mientras que Mondelo no pudo contar con Marta Xargay, que se cargó muy rápido con dos faltas.

La gerundense, quizás molesta por los pocos minutos que pudo jugar en el primer cuarto, salió muy enchufada nada más arrancar el segundo, y lideró un parcial de 9-0 que colocó por delante a España. El acierto exterior permitió abrir un poco las defensas y dejó que las españolas encontraran a Ndour en la pintura. A partir de aquí, fueron Ndour, Xargay y Alba Torrens las que se encargaron de evitar que España perdiera la ventaja lograda. Así, el combinado nacional finalizó el segundo parcial con un estrecho margen de 30-34.

Después del descanso, España encontró la fluidez en ataque y el acierto en el lanzamiento que había perdido en la semifinal contra Francia y en los dos primeros cuartos del encuentro contra Bielorrusia. Alba Torrens, algo más discreta en la primera mitad, se echó al equipo a la espalda y empezó a abrir brecha de verdad.

Con la defensa aún bien cerrada sobre Leuchanka para evitar que la gran estrella bielorrusa mantuviera el pulso con las de Mondelo, las jugadoras españolas comenzaron a gustarse en ataque. De tres en tres, Torrens no concedió ni un segundo de respiro a sus rivales; Xargay continuó con el festival que había empezado al final de la primera mitad, y Ndour siguió sometiendo a sus rivales en la pintura.

Sin querer desperdiciar la ventaja de 11 puntos al empezar el último periodo, las españolas controlaron en todo momento el tempo del partido en el tramo final y no dieron esperanza a su rival. Dominando ampliamente en defensa y con el trío anotador aún muy metido en la parcela ofensiva, poco pudo hacer Bielorrusia.

El triunfo de las jugadoras de Mondelo supone un bronce para un combinado que termina el Eurobasket con una única derrota en nueve partidos: la fatídica semifinal ante Francia. España deja un muy buen sabor, aunque el regusto final sea un metal que parece poco para el gran desempeño que mostraron las jugadoras de la elástica roja.

La presea supone, además, la novena en los últimos 15 certámenes a los que se ha presentado la selección española. Algo aún más impresionante teniendo en cuenta que entre medias ha habido un relevo generacional que ha sido mucho menos traumático de lo que podía parecer en un principio. Las tres jugadoras que han guiado al combinado español hasta el tercer puesto –Torrens, Xargay y Ndour– cuentan con 25, 24 y 20 años, respectivamente. Se auguran muy buenos momentos para el baloncesto femenino en el futuro, aunque el presente ya sea espectacular, con un bronce que sabe a mucho más

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión