Aragón
Suscríbete

Lambán mantendrá nueve consejerías y separará Sanidad y Servicios Sociales

A la espera de confirmar los pactos de investidura, el líder del PSOE última la estructura de la DGA. Habrá que ver cómo encaja CHA si al final entra en el Ejecutivo autonómico.

Javier ?Lambán, antes de participar en las Cortes en una reunión con Podemos, CHA e IU.
Javier ?Lambán, antes de participar en las Cortes en una reunión con Podemos, CHA e IU.
josé miguel marc

Con los acuerdos prácticamente cerrados (a la espera de IU hoy), el líder socialista, Javier Lambán, ultima ya la estructura del futuro Gobierno de Aragón, que será paritario. Salvo sorpresas, mantendrá las nueve consejerías del actual Ejecutivo de Rudi, pero variará su distribución. Y una de las razones tiene que ver con el objetivo de dotar de mayor peso dentro del gobierno a las políticas sociales. Para eso, según fuentes del PSOE, se volverán a separar Sanidad y Servicios Sociales (en la época de Marcelino Iglesias ya existía esta división).

No en vano, uno de los compromisos tanto del PSOE como del resto de partidos de izquierdas durante los días de negociación ha sido el de "reconstruir lo destruido por el gobierno PP-PAR" y en concreto, "el estado del bienestar (sanidad, educación y servicios sociales)". Los pactos del PSOE con Podemos y CHA incluyen medidas encaminadas a crear una renta social básica, activar un plan contra las listas de espera, a dotar de mayor presupuesto a las becas de comedor (también durante el verano) y a ampliar la consignación del salario social, entre otras. Todas estas cuestiones deberán ponerlas en marcha los nuevos consejeros de Sanidad y de Servicios Sociales, que podrían estar vinculados con el ámbito sanitario y social. Hay que recordar que Rudi apostó con el nombramiento de Ricardo Oliván por un perfil más vinculado a la gestión económica que sanitaria.

Esta separación supondrá que haya que fusionar alguna de las consejerías actuales para mantener la cifra de nueve áreas. Y en ese caso, podría tocarle a Economía e Industria. Ambos departamentos iniciaron la pasada legislatura juntos, bajo la titularidad de Francisco Bono, pero la entrada del PAR en el Ejecutivo propició su separación para que Industria pudiera ser asumida por el aragonesista Arturo Aliaga. En principio, no se descarta que esta consejería la pueda ocupar alguna persona procedente del mundo de la empresa.

Lo que sí parece claro es que la consejería de Hacienda y de Economía continuarán separadas. Hacienda volverá a ser un área clave y una de las primeras medidas que tendrá que afrontar será la de dar encaje –en un presupuesto muy ajustado y sin apenas margen– a todos los compromisos adquiridos durante el proceso de negociación y que, fundamentalmente, tienen que ver con el gasto social. También deberá volver a redactar un plan de ajuste tras el incumplimiento del déficit de 2014. Lambán estaría buscando a alguien con un perfil más político y en las quinielas se ha situado al exvicealcalde y exconcejal de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Gimeno. No obstante, no se descarta que ocupe otro cargo en la estructura autonómica.

Entre los nombres que suenan para ocupar un puesto en el Consejo de Gobierno destaca también el del profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Alberto Sabio, que dirigió la tesis del propio Lambán y es secretario de Ideas y Programas en la Ejecutiva regional. Podría incorporarse a Cultura. Aunque su intención es no desmontar el grupo parlamentario, también podrían saltar de la Aljafería al Pignatelli uno o dos diputados.

Ante la posibilidad de que CHA entre a formar parte del Gobierno, los socialistas le darían cabida bien en Consejo de Gobierno o en los segundos niveles.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión