Aragón
Suscríbete

Las Cámaras aragonesas se financiarán con un plan de cuotas voluntarias ligadas a servicios

El Club Cámara, que se iniciará en septiembre, ofrece una versión básica, una internacional y otra de empresa líder.

Sede de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza en la capital aragonesa.
Sede de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza en la capital aragonesa.
oliver duch

Las tres Cámaras de Comercio aragonesas –la de Zaragoza, la de Huesca y la de Teruel– estrenarán a partir del próximo mes de septiembre un nuevo modelo de financiación con el que pretenden captar aportaciones de las empresas mediante cuotas –de carácter voluntario– siempre ligadas a la prestación de los servicios que ofrece la institución. No es un capricho. Tras la desaparición en 2009 de la filiación obligatoria las cámaras españolas han pasado una larga travesía en el desierto en la que el desplome de su presupuesto les ha obligado a un drástico ajuste, plantilla incluida. El pasado año, la aprobación de una norma que detallaba cómo sería el futuro de su régimen económico permitía ver la luz al final de túnel.

La Ley básica de la Cámaras de Comercio de España –la aprobación de la aragonesa está pendiente del visto bueno del reglamento de régimen interior–, reconoce a estas instituciones como corporaciones de derecho público y las considera como prestadoras de funciones de carácter público-administrativo, pero no olvida las funciones privadas que libremente desarrollen para lo que las ‘obliga’ a nutrir su presupuesto de recursos captados en las empresas.

Es ahí donde se enmarca la estrategia Club Cámara, que bebe en las fuentes de un estudio realizado por Smartpoint, y que se presenta como una "plataforma de negocios" a través de la cual se ofertan servicios adecuados a las necesidades de cada tipo de empresas y por los que se cobrará un precio "ajustado a la situación actual de mercado", explican el director general de la Cámara de Zaragoza y la gerente de la Fundación Basilio Paraíso, José Miguel Sánchez e Isabel Lecina, respectivamente.

"Antes nos dirigíamos a todo el censo en su conjunto que estaba obligado a pagar, pero ahora para poder ofrecer unos servicios tenemos que crear grupos de interés interesados en los mismos", detalla Lecina. Por eso, y dado que este club tiene tres versiones, se ha segmentado dicho censo en función del "paquete de servicios" que se ofrece en cada categoría.

Tres categorías

Hay un Club Cámara básico. Con la mirada puesta en las pymes, autónomos, jóvenes empresas y emprendedores, este paquete de servicios, muchos de ellos ‘online’ para reducir costes, se centra especialmente en la digitalización de la empresa, mejora de la imagen, venta por internet, cualificación de personal o, entre otros el asesoramiento de aspectos legales. Cuesta 200 euros al mes, si bien la primera anualidad es gratuita para las empresas con menos de dos años de vida.

Hay un Club Cámara Internacional. Quizá el mas abierto, está dirigido a un amplio perfil de empresa, dado que, señala la gerente de la Fundación, esta institución "dispone de productos exclusivos y muy reconocidos tanto para la iniciación a la exportación como para la consolidación de empresas exportadoras". Es también, insisten sus responsables, el de mayor recorrido, porque en estos momentos el censo aragonés de empresas exportadoras es de más de 1.500 empresas "y su potencialidad todavía es mucho mayor". Su cuota es de 700 euros mensuales.

Y hay un Club de Empresa Líder. Como su nombre indica está pensado para atraer las grandes compañías, "que tradicionalmente siempre han formado parte de los órganos de la institución y han sido muy activas en su participación", destaca Lecina. Este club ofrece "no tanto servicios concretos porque la mayoría de ellas ya los tienen", sino más bien propuestas de representación, de ‘lobby’, de actos empresariales e institucionales "exclusivos" o de integración en grupos de trabajo sobre temas de influencia empresarial. Su cuota, que como las anteriores tiene consideración de consideración de gasto fiscalmente deducible tanto en el impuesto de sociedades como en el IRPF momento, está fijada, de momento, en 5.000 euros mensuales, aunque está cifra podría variar porque, como reconocen los responsables de la institución zaragozana, las cámaras de Huesca y Teruel la consideran un poco elevada.

"Una institución de futuro"

El nuevo modelo de financiación de la Cámara de Zaragoza ya obtuvo el visto bueno de su comité ejecutivo y el perceptivo apoyo del pleno, celebrado el pasado mes de mayo. El día 30 de junio finaliza el plazo de sugerencias, y el próximo día 3 se presentará en el pleno del Consejo Aragón de Cámaras, unos trámites que dejan el camino preparado para que en septiembre el Club Cámara sea una realidad.

"Queremos hacer una cámara de futuro para los próximos 15 años", insiste el director general, que recuerda que el objetivo, tal como recogía el plan de viabilidad de la institución zaragozana, es alcanzar en 2018 un presupuesto de 2,8 millones de euros de los que la mitad proceda de la prestación de servicios públicos y la otra mitad de las cuotas voluntarias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión