Despliega el menú
Aragón

Institutos y familias encaran el curso en vilo por el incierto futuro de la ley Wert

La posible suspensión de la Lomce en Aragón genera esperanza, pero también dudas. Nadie sabe si el curso próximo comenzará con la nueva norma o seguirá con la LOE.

Incertidumbre, expectación y caos. Son los tres términos que mejor definen lo que la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) y las dudas sobre su futura aplicación o su previsible suspensión están generando en los centros educativos de Aragón. A día de hoy, nadie sabe, a ciencia cierta, qué norma se aplicará en septiembre en los colegios e institutos de la Comunidad. Lomce? LOE? Los partidos de izquierdas (PSOE, Podemos, CHA e IU), que se comprometieron antes de las elecciones autonómicas de mayo a suspender la aplicación de la ley Wert si tenían opción de gobernar, andan estos días dándole vueltas a la fórmula que les permita cumplir su promesa sin caer en una flagrante ilegalidad. Por su parte, familias, alumnos y sobre todo, los profesores y equipos directivos de los centros se mantienen expectantes y cautos ante la certeza de las cuatro formaciones políticas que aseguran que la norma se aplazará. En cualquier caso, el siguiente decálogo puede ayudar a entender el lío de la Lomce.
1¿Se aplicará la Lomce el curso próximo?

PSOE, Podemos, CHA e IU han llegado esta semana a un acuerdo para que una de las primeras decisiones que tome el nuevo Gobierno de Aragón sea dictar una orden para sustituir las dos, ya publicadas en el BOA, que regulan los nuevos currículos previstos por la Lomce para secundaria y bachillerato. En opinión de estos partidos, con esa orden se suspendería la implantación de la ley Wert en estos dos ciclos educativos en los que aún no ha comenzado a implantarse la reforma educativa y se sustituiría por lo que ha habido hasta ahora: la LOE.
2 ¿Es posible suspender la implantación de la ley Wert por decisión de un Gobierno autonómico? ¿No es la Lomce una ley orgánica?

La Lomce es una ley orgánica, de rango estatal, que solo puede derogarse por decisión mayoritaria del nuevo Parlamento nacional que se forme tras las elecciones generales de noviembre. Lo que están tratando de hacer las diferentes comunidades contrarias a la Lomce es ganar tiempo. Quieren evitar que comience su implantación allí donde aún no ha entrado y ver qué pasa tras los comicios. Pero los nuevos Ejecutivos autonómicos van a tener que hilar muy fino para poder cumplir con lo que han prometido a los ciudadanos (suspender la aplicación de la Lomce y que no se aplique el próximo curso) sin caer en la ilegalidad. En último término, serán los técnicos y los servicios jurídicos quienes tenga la última palabra y materialicen en la orden cómo lograr, sin saltarse la ley a la torera, lo que plantean los políticos.
3 ¿Solo se suspendería en secundaria y bachillerato?

Esa es la idea. Y no es un capricho. Son los ciclos educativos en los que debe comenzar a implantarse en Aragón durante el 2015-2016, por lo que es más fácil pararla en seco.

4 ¿Qué pasará con primaria?

En primaria ya está implantada. Durante el curso 2014-2015 se ha aplicado en los cursos impares (1º, 3º y 5º) y en 1º de la FP básica. A partir de septiembre entrará en el resto de los niveles (2º, 4º y 6º de primaria y 2º de FP básica) para completar su implantación. En este ciclo, y a estas alturas del proceso, parece complicado suspenderla y dejar su implantación a medias. Lo que plantean los partidos de izquierdas es dictar otra orden para primaria que modifique los criterios de evaluación que la Lomce prevé para este ciclo educativo.
5 ¿Qué piensa de esto la comunidad educativa?

Profesores y equipos directivos de los institutos, que serán los afectados tanto por la implantación de la Lomce el año próximo como por su probable suspensión, están esperanzados pero se mantienen precavidos y a la expectativa. Los equipos de secundaria y bachillerato han insistido reiteradamente que era imposible implantar la Lomce con la celeridad y los ritmos que exigen los plazos previstos por la ley por lo que su suspensión sería vista con alivio, ya que quitaría presión a los centros.

6 ¿Cómo afrontan, entonces, esta situación tan incierta?

Los términos que más repiten son incertidumbre e inquietud. Ante las dudas que les genera todo lo que está ocurriendo con la ley Wert, en los centros aragoneses se están duplicando los esfuerzos para intentar salir airosos tanto en un escenario Lomce como en otro LOE. Muchos de ellos van a intentar retrasar todo lo que puedan las matriculaciones de alumnos de secundaria y bachiller para dar tiempo a que se forme el nuevo gobierno y se vea cómo quedan las órdenes de suspensión de la Lomce. Otros, que por tamaño y organización interna suelen comenzar las inscripciones para el curso próximo antes del periodo fijado legalmente (que va del 13 al 20 de julio), han diseñado impresos que permiten la doble matrícula. De esta forma, familias y alumnos elegirán itinerarios y asignaturas tanto para el caso en que el curso comience en septiembre con aplicación Lomce o siga siendo LOE.
7¿Por qué dudan?

Los responsables de los centros no ven tan fácil que pueda suspenderse la Lomce y volver, sin más, a la LOE. Son conscientes de que la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa es una norma estatal que solo puede ser derogada desde Madrid: el núcleo, la esencia de la ley no puede ser modificada por una orden autonómica, solo se suspendería la puesta en marcha de los nuevos currículos diseñados por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón que se basan, y adaptan, dicha ley. Por tanto, hasta que no gobierne el nuevo Ejecutivo y este dicte las órdenes prometidas, que les marquen lo que deben hacer en septiembre, los responsables de los centros siguen trabajando con la previsión Lomce (para organizar los cupos de profesores y elaborar los horarios de cada materia y docente).
8 ¿Y las familias y los alumnos? ¿Qué pueden esperar que pase en septiembre?

Familias y alumnos están tan despistados y preocupados como el resto. Muchos habrán recibido cartas o circulares de sus centros explicándoles la situación y comunicándoles que, en realidad, todo es posible en septiembre. A la hora de hacer la preinscripción de matrícula habrán tenido que hacer, seguramente, dos elecciones; una por si empieza el curso con el currículo Lomce y otra por si se mantiene tal y como está ahora, con el de la LOE.
9 ¿Y qué pasa con los libros? ¿Tendrán que comprar nuevos textos?

Esta puede ser la mayor de las incógnitas. Es probable que no se sepa nada hasta bien entrado el verano o probablemente hasta el mismo inicio de curso, en septiembre. En primaria, como continúa la implantación de la Lomce, la decisión de cambiar o no los libros será, exclusivamente, del claustro de profesores, aunque previsiblemente algunos planteen cambiarlos, ya que la reforma educativa que prevé la ley Wert modifica algunas materias y sobre todo se altera la metodología y los estándares de evaluación de los niños. En secundaria y bachillerato el asunto es más complejo, ya que está en función de si se mantiene el currículo y las asignaturas LOE o se implanta la Lomce. Por otra parte, los equipos directivos han tenido un final de curso tan intenso que tampoco han tenido mucho tiempo para analizar los nuevos materiales presentados por las editoriales y reflexionar sobre si deben ser o no ser cambiados (para el caso de que se continúe con la implantación de la ley Wert).
10 ¿Y qué pasará con las reválidas? ¿Se mantendrá la Selectividad?

Esta es una inquietud que han mostrado las familias de los estudiantes que deben comenzar 1º de bachillerato durante el curso 2015-2016 y que serán los ‘conejillos de indias’ de la nueva evaluación que plantea la Lomce al finalizar bachiller. Si esta norma continúa su implantación, esos estudiantes deberán pasar en 2º de bachillerato una reválida para obtener el título. Para el curso 2016-2017, por ser el primero con esta nueva fórmula, la Lomce plantea que esta evaluación final solo contará como nota para el acceso a la Universidad, pero no será necesario superarla para obtener el título. En cualquier caso, la Selectividad está previsto que desaparezca en 2018.

Etiquetas
Comentarios