Despliega el menú
Aragón

"San Juan de la Peña representa lo que es Aragón"

Félix Longás.Hermano mayor de la Real Hermandad de San Juan de la Peña.

Longás, un amante de la naturaleza y el turismo.
Longás, un amante de la naturaleza y el turismo.
asier alcorta

A usted que suele ir en traje, ¿qué le da la capa? ¿Superpoderes?

La capa de la Hermandad de San Juan de la Peña en realidad es un hábito talar, la prenda con la que en la Edad Media los peregrinos se cubrían tanto del frío como del calor. El profesor Redondo de la Universidad de Zaragoza nos ayudó a confeccionarla con arreglo a la época hace unos doce años.

Y se ha convertido en uno de sus distintivos.

Junto a nuestra medalla, una cruz de Malta fileteada en oro con dos cuarteles: el Agnus Dei y el Santo Grial, que se piensa que San Lorenzo llevó a Huesca. Después, hay constancia de que estuvo en San Juan de la Peña entre 1100 y 1399, antes de viajar a la Aljafería y, posteriormente, a Valencia.

La natalidad no es alta en España, pero en su Hermandad sí van a aumentar la familia.

Mañana investimos a 25 caballeros y damas. Somos unos 525, que creemos que el monasterio representa lo que realmente es Aragón: el monasterio viejo está asentado en roca firme, inamovible. Y el alto está abierto al valle, a Europa... a la esperanza y la ilusión del futuro.

San Juan era un predicador. ¿Qué predican ustedes?

Nuestro compromiso es fomentar el conocimiento de San Juan de la Peña, lo que supone como centro de espiritualidad, lugar de nacimiento del Reino de Aragón y seña de identidad de la Comunidad. Y lo hacemos a través de nuestro ciclo de conferencias, que lleva ya once ediciones, visitas culturales o excursiones a enclaves importantes de la historia.

¿Es que hay quien no lo conoce?

Todavía poco. Para otras comunidades y otros países sería la envidia. Es un lugar espectacular, en el que merece la pena perderse y soñar lo que queremos para nuestra vida y para mejorar Aragón, como hicieron inicialmente los reyes que ahí descansan: Ramiro I, Sancho Ramírez y Pedro I.

Hemos empezado por la capa. ¿Hay que ser un superhéroe para llevar una empresa tan grande?

No, hay que prepararse bien, tener vocación de servicio y trabajar mucho. Yo no sé hacer las cosas sin esfuerzo y sin emoción. Uno debe ilusionarse y ser capaz de ilusionar a quienes le acompañan.

Dirigir una fábrica de cerveza, ¿le hace la persona más envidiada del país, por no decir del mundo?

La verdad es que es muy bonito. Allá donde vas, ¡tienes tema de conversación siempre! Aparte, nuestra empresa es de las que más participan en actividades sociales, culturales y deportivas.

¿Qué hace que una empresa centenaria se mantenga tan joven?

Renovarse constantemente. Como en el caso de San Juan, tenemos una historia muy importante. Pero lo importante es mirar hacia adelante y transformar la realidad cada día para mejorarla.

¿Qué cosas le ponen a usted bien, además de la cerveza?

Soy un enamorado de Aragón, me precio de haberlo andado y me gusta perderme en la naturaleza y fundirme con la gente. Viajo por el mundo, pero en Aragón soy feliz.

¿Con quién se va usted de cañas?

Con los amigos y las gentes de los pueblos que visito. Soy muy social y mi presencia en la hostelería es algo habitual. Tomar cañas forma parte de nuestra propia cultura.

¿Y cuál de todas es la caña?

La que tomas tras una buena excursión. Por ejemplo, cuando subes a la Cola de Caballo de Ordesa y pones a enfriar unas latas en el agua. Eso es una maravilla.

Preside la Asociación de Industrias de la Alimentación.

Nuestra industria alimentaria es uno de los subsectores más pujantes, pero hay que potenciarlo mucho más. Necesitamos apoyo de los Gobiernos, no solo en intenciones, sino en realidades.

¿Y tiene que probarlo todo?

No, pero procuro conocerlo. Voy a comprar a los súper a ver qué hay.

Una curiosidad, ¿es de los que pasan en ámbar?

Alguna vez, ¡pero casi nunca!

Etiquetas
Comentarios